Todas las historias de Víctor Claramunt

unnamed-1

Los fashion film son cortometrajes o vídeo publicitarios encargados por una marca de moda. Roman Polanski o Agnès Varda han dirigido alguno de ellos. También el valenciano Víctor Claramunt, que desde su productora 3Tristesteasers ha facturado el multipremiado Breaking rules. Una joya a todos los niveles (guión, producción, puesta en escena, interpretación,…) que no tiene nada que envidiar a piezas con presupuestos desorbitados.

Breaking rules es un fashion film de impecable factura que has realizado para la empresa de calzado valenciana Bibi Lou. ¿De dónde nace la idea del cortometraje?

Breaking rules nace tras unas reuniones con el departamento de marketing de Bibi Lou, con la intención de “romper alguna norma”. Desde el principio se concibió la campaña Primavera/Verano 15 como la suma de un fashion film y unas fotos para el catálogo. En ellos se expandiría la información porque cuentan la misma historia, pero de diferente forma visual. Estuvimos barajando diferentes historias que contar, y llegamos a la conclusión de que Bibi Lou aun no había “nacido” para los medios. ¿Por qué no colocar la historia en un momento de maduración? La historia siempre se situó en un internado (en las diferentes versiones) donde las chicas, una de las normas que se saltarían sería el no llevar el uniforme. Cuando la idea estuvo avanzada hubo dos versiones diferentes de guión, una que pasaba dentro del internado y otra que pasaba fuera. Nos decidimos por el interior para dar la sensación de opresión. Hasta el momento en el que llegan a la playa, donde al no haber techo, la sensación de libertad es máxima.

En Breaking rules la contradicción entre lo que se ve y lo que se oye es el hilo conductor de la película. ¿Son los contrastes la mejor manera de impactar?

Los contrastes siempre son buenos. El hilo conductor de la historia siempre se pensó de esta manera, una voz que marcaría unas normas (personaje al que no le vemos la cara), y un grupo de chicas que fueran rompiéndolas. Las chicas deberían ser rubia y morena (otra vez, contraste) y deberían tener un perfil muy diferenciado: Elise (rubia) es más segura, fuerte, decidida; y Clara (morena) es mas cobarde, nerviosa y dubitativa. Los contrastes hacen que veas la cosas desde  todos los prismas posibles. No hay buenos o malos, sólo tienen puntos de vista diferentes.

Visualmente la película es muy potente, cada plano podría formar parte de un editorial de moda ¿tenías en mente a algún fotógrafo de moda?

Realmente no. No acudo a fotógrafos de moda directamente como referencia; ya que seguramente, el trabajo tendría cierto “punto” conocido. Me baso en experiencias propias, en imágenes que me gustaría ver a mí en pantalla.

Breaking Rules ya cuenta con un capítulo dos: Empathy, con guión también escrito a medias con Ingrid Gené. ¿Cuáles son las ventajas de escribir a cuatro manos?

Escribir a cuatro manos no es nada fácil. Cada uno tiene que saber renunciar a algo, y ser consciente que lo que el otro aporta es en beneficio de la historia. En este tándem, Ingrid Gené aporta el punto de cordura y yo el punto de locura. Hacemos diferentes brainstormings, después pasa a mí, donde todo se convierte en imágenes, y luego volvemos a hacer reuniones para las últimas decisiones. Todos mis trabajos van acompañados de un storyboard exhaustivo, describiendo cada uno de los planos.

Te gusta rodearte del mismo equipo creativo: Guillem Oliver (fotografía), Vualá Design (dirección de Arte)…

Creo que lo mas importante que existe alrededor del trabajo es que ames lo que haces, y que te rodees de la gente que te haga sentirte bien. Siempre me rodeo de gente con la que me siento a gusto. Desde hace años tengo mi productora-agencia 3Tristesteasers y suelo trabajar con Ryu Media, con Rafa, Eduardo y Jose a la cabeza. Junto con ellos repiten prácticamente todo el equipo en cada uno de los trabajos, Guillem Oliver como D.O.P. (director de fotografía), Vualá Design en la dirección de Arte… Con Ryu Media la colaboración es total y su implicación es parte importante de cada proyecto. Con Guillem el trabajo de fotografía lo convierte en algo sencillo a la vista del resto. Nunca da por perdido un plano y lucha para conseguir lo mejor para cada historia. Al terminar el trabajo, él se encarga también del color. Vualá Design (Arancha Rodríguez y MªJesús Tarazona), trabajan incansablemente para darme todas las locuras que les pido. Cabe destacar la mesa gigante rodante en Breaking rules que ellas construyeron, pura delicia. Hay infinidad de pequeños detalles los que hacen enriquecer las historias.

¿El fashion film te permite más licencias creativas que otros formatos cinematográficos?

El fashion film permite desatar todas las locuras que llevas dentro. Es una forma de expresión artística “total”. No existe el género fashion film, es simplemente un nombre que engloba a una serie de films con ciertas características pero esta película puede ser de cualquier género: comedia, drama, acción…

Has trabajado para grandes marcas ¿que es lo más importante a la hora de ponerse en la piel del cliente?

El cliente es igual sea una empresa pequeña o sea una empresa grande: inesperado. Cuando tú crees que todo está genial, no gusta la idea, y cuando tienes tus dudas el cliente está contentísimo. Siempre, antes de realizar cualquier trabajo, hago un estudio de mercado, y un estudio del cliente al cual voy a presentarle la idea. Creo que lo mas importante a la hora de enfrentarse a ello es estudiar todo lo referente a la marca. Luego, al soltar la idea al público final, esta se convierte en algo que no dominas ni esperas. Breaking rules se pensó para llegar un pequeño número de festivales; si fuera posible, que también fuera seleccionado en alguno, y todavía me sorprende como se ha convertido en algo “más grande”

Una de tus señas de identidad es que los rodajes los realizas en la Comunidad y con presupuestos ajustados. ¿Esto cambiaría si manejaras presupuestos mayores? ¿La técnica es la que consigue que Valencia sea todos los lugares del mundo o es la imaginación?

Siempre ruedo en la Comunidad Valencia y con presupuestos ajustados. Eso, obviamente, cambia al manejar presupuestos más grandes siempre y cuando la historia lo necesite. Valencia es un gran lugar para rodar, tenemos incontables horas de sol, un atardecer increible, mar, montaña, ciudad… La Comunidad Valenciana se convierte en cualquier lugar poniendo técnica e imaginación a la par. Cuento una anécdota de que en una pieza realizada para Playstation comienza con unos chicos corriendo por unos tejados, un texto en grande indica Seattle… Mucha gente me preguntó como lo había logrado, nada mas simple que rodar en un edificio en Valencia y añadir el texto. El resto lo hace nuestro cerebro.

Firmas los guiones y la dirección de la mayoría de tus películas, ¿ese control es necesario para estar satisfecho con el resultado?

Por ahora he firmado tanto guión, como dirección y montaje de todos mis trabajos. El control es necesario para lograr lo que andas buscando. He de reconocer que me cuesta delegar un poco, pero con el tiempo no dudo que iré soltando partes. Aun así hay muchas partes de la producción que dejo libertad total al creativo. El sonido es una de ellas. Me gusta que la gente aporte sus ideas. Que tenga el control no implica que sea un “tirano”, todo el mundo puede aportar.

¿Tu formación y experiencia como diseñador gráfico hace que te fijes especialmente en la producción artística de tus películas?

Sin duda. Todos los trabajos que he realizado tienen un mimo hacia la dirección artística, desde un spot realizado para la Fox hasta Breaking Rules. En ninguna de mis piezas existe una “pared” al azar, todo está elegido y meditado desde el punto de vista artístico. Así como los elementos, por muy pequeños que sean, desde un vaso con zumo de naranja hasta la mesa que las chicas arrastran y a su vez parece una diana de circo.

Te mueves con comodidad absoluta en los films publicitarios que en realidad son cortos de ficción, ¿hay proyectos de pasar al largo formato?

El camino hacia el corto es lógico y más tarde ya veremos. Creo que el lenguaje del fashion film está muy cerca al de un cortometraje. Me interesa hacer ficción y pronto veremos algo. Tendrá el toque de todas las piezas realizadas pero sin ninguna marca detrás.

¿Qué cine te interesa como espectador?

Adoro el cine y lo he hecho desde toda mi vida. En Bilbao iba al cine las matinales del domingo donde descubrí la que para mi sería mi película fetiche: En busca del arca perdida. Spielberg es un referente total en las piezas que hago y tengo una admiración por su obra. Sus buenas películas son innumerables: E.T, Minority Report, Salvar al soldado Ryan,  A.I… De todas se puede sacar algo. También me encanta Martin Scorsese con Goodfelas (Uno de los nuestros) a la cabeza, seguramente mi película favorita. Nunca me canso de ver a Tarantino, Nolan, Cuarón, Wes Anderson (este tal vez demasiado imitado por mucha gente pero su estilo es maravilloso), y el cine de animación de calidad: Toy Story, Del revés, Montruos S.A., Rango…. Generalmente, me gusta el cine “Hollywood” de calidad, como Gravity o la última de Mad Max: Fury Road. Pero siempre, acudo a las películas más pequeñas donde se descubren verdaderas joyas: Drive, It follows, …

¿Nos puedes desvelar algún guión que tengas en el horizonte?

Un corto de terror con una cuidada estética y, por supuesto, estilismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.