Contingentes y necesarios

Tenderete 6. Foto: Eva M. Rosúa.

Tenderete 6. Foto: Eva M. Rosúa.

Valencia siempre ha sido una ciudad de dos velocidades, la oficial y la otra. La que se dejaba obnubilar por los deficitarios grandes eventos y la que construía y creaba, a partir de puntos en común que compartir, sin pensar en las apariencias. La superficial y la interesante. La que recibía dinero público y la que tenía que hacer maravillas con un no-presupuesto. Curiosamente, esa segunda siempre ha sido (y es) más sugestiva. El Tenderete pertenece a ella.

El Festival de Autoedición gráfica y sonora de Valencia cumple diez ediciones. Y lo hace fiel a su filosofía inicial, creciendo, pero sin perder ni un gramo de su razón de ser. Fanzines, cómics, ilustraciones, discos, mesas redondas, talleres, conciertos, exposiciones,… todo tiene cabida en un programa (que podéis consultar en la web del festival) completísimo. En esta ocasión, Tenderete estuvo ubicado en la LN3 de Las Naves los días 12 y 13 de junio.

Aprovechando que ya son diez las veces (dos por año) que se ha puesto en pie, hemos escogido a diez personas, vinculadas con el festival desde hace tiempo, para que contestaran a unas preguntas con la intención de radiografiar este imprescindible evento.

  1. — Una imagen (o un recuerdo, o un momento) de las nueve ediciones del Tenderete que resuman su espíritu.
  2. ¿Por qué crees que es necesaria la existencia de un evento como el Tenderete?
  3. ¿A quién te gustaría ver algún día participando en el Tenderete?

 

Ada Diez

Ilustradora y 50% de Hits With Tits

  1. — Recuerdo como en una ocasión, si no me equivoco la tercera edición, hubo problemas con la policía, no se si sería por la bebida, por los vecinos, por el ruido de los conciertos… y el local donde tenía lugar Tenderete se cerró, haciendo imposible que se continuara allí al día siguiente. Me impresionó la capacidad de reacción por parte de la organización y la solidaridad de todos los participantes que se mostró para encontrar y trasladar todo el espíritu DIY rápidamente. Tenderete es único e imparable, y es gracias a todo el equipo humano que lo sustenta.
  2. — Cualquier evento, más en la ciudad de Valencia que parece que estemos en resistencia constante, que cree puentes entre distintas ciudades, proyectos y te permita conocer lo que se cuece ya no solo en tu entorno, sino más alla de las fronteras de donde vives e incluso españolas, fomente la cultura, fomente la base de la creación con actitud autoedición, para mí uno de los pilares fundamentales para todo aquel con ganas de aprender más de una forma de hacer, es una forma de vida cuya existencia es muy necesaria.
  3. — Reconozco que siempre consiguen sorprenderme con los invitados, se mueven muchísimo desde Tenderete. Tal vez me resultaría muy curioso que participara Daniel Johnston, ver cuánto hay de mito y cuánto de real en su forma de hacer y que opinión le merecería Tenderete.

Don Rogelio J.

Dibujante, músico y tatuador, Ediciones Calamidad

  1. — Recuerdo una noche, de una edición indeterminada, de todos los que organizamos Tenderete, más un montón de participantes y amigos, recogiendo la basura del espacio y adecentando el sitio para el día siguiente, contentos y felices.
  2. — ¿Y por qué no?
  3. — De las cosas más interesantes del Tenderete para mí son los invitados. Son descubrimientos realmente interesantes. Así que lo que realmente quiero ver son lo nuevo que me va a ofrecer este año.

Elías Taño

Ilustrador, Arròs Negre

  1. — Esta imagen de aquel mítico video del Parras es la mejor síntesis creo yo del espíritu del festival.Parras
  2. — En realidad es totalmente prescindible. Lo que pasa es que es divertido hacerlo, porque así los dibujantes y otra fauna nocturna nos encontramos durante unas horas, y nos exponemos públicamente, ya que a fin de cuentas ¡el Tenderete no es más que un ejercicio de exhibicionismo!
  3. — A varios latinoamericanos, pero por decir uno: Jesús Cossio. Y por decir 2: Inés Estrada. Y 3: Marco Tóxico.

Alejandro Álvarez

La Pinacoteca de Radio, Fanzineología, Mob Rule

  1. — El Tenderete es tan amplio en contenido humano que me cuesta trabajo seleccionar una sola imagen, recuerdo o momento, pero, quizá el buen rollo sería la talante del festival, su espíritu; es lo que sin duda se respira en cada edición.
  2. — Se habla de Cultura por todos lados; todo mundo habla de la cultura y sus vertientes, cultura aquí y cultura allá…, siempre cultura, por lo tanto es necesario que exista la cultura que se gestiona por el impulso del ya conocido D.I.Y. Es indispensable en una sociedad y creo, indiscutiblemente que la enriquece.
  3. — Definitivamente, a Pakito Bolino.

Luis Demano

Ilustrador

  1. — En la edición que hicimos en la antigua Sala Mutante, el perro de un chaval se cagó, por iniciativa propia, en el asiento del copiloto de un coche de policía, mientras los agentes del orden estaban dentro del Tenderete haciendo amago de multarnos. Paradójicamente al final no nos multaron, pero al día siguiente tuvimos que hacerlo en La Residencia. Fue un momento muy divertido (risas).
  2. — ¿Conoces algún otro evento cultural donde un perro se haya cagado en un coche del orden? Pues por cosas como estas Tenderete es muy necesario, aunque nosotros seamos contingentes. Que un perro deposite sus heces en el tapizado de un mullido asiento policial hace posible que la Tierra siga girando sobre su eje moral.
  3. — Me gustaría, más allá de nombres propios, seguir viendo a chavalada joven y desconocida trayendo sus alucinantes trabajos y haciendo volar mi cabeza. El relevo generacional es fundamental en un proyecto como Tenderete.
Tenderete 7. Foto: Eva M. Rosúa.

Tenderete 7. Foto: Eva M. Rosúa.

Paco Inclán

Revista Bostezo

  1. — Por citar alguno, me gustó mucho encontrarme en una charla con un editor venido de Letonia (David Schilter, de Kus Komikss) con el que compartimos parecidos planteamientos sobre por qué publicar en formato impreso en el siglo XXI. Resume la proyección abierta e internacional que tiene el Tenderete. Cómo han ido sorteando las dificultades para hacer un festival atractivo para el público. Frente a otros eventos que han caído en ciertas rutinas y desidia, el Tenderete se ha ido reinventando en cada una de sus ediciones. Ha ido creciendo de manera exponencial y orgánica. Cuando cerraron la Mostra de Cinema del Mediterrani, la exalcaldesa Rita Barberá alegó que no podían asumir los 1.700.000 de euros que costaba cada edición. Joder, con ese dinero podrían haberse montado medio millón de Tenderetes, puede que más. Lo que ha sucedido en esta ciudad es delirante: las autoridades despilfarrando millonadas mientras algunos colectivos han mantenido en pie eventos más interesantes sin apenas recursos.
  2. — A sus organizadores habría que aplaudirles hasta que nos sangraran las manos por el tesón y la constancia que han demostrado en estas primeras nueve ediciones. El Tenderete es un encuentro fresco y saludable, referencia para otros de similares características que han surgido en la Península. Funciona como gremio de publicaciones independientes que unidas cobran más fuerza. Esa idea de gremio me gusta: cuanto mejor le vaya a cada uno de nosotros mejor nos irá a todos. Es cuestión de mantener un buen estado de energía colectiva, de contagiarse mutuamente el entusiasmo y las ganas de seguir dando el callo. El Tenderete cumple esa función. Y encima el público responde y muestra interés.
  3. — Más que alguien en concreto, podría ser una retrospectiva histórica de lo que ha supuesto para una ciudad como Valencia la edición de publicaciones libres, independientes, aperiódicas, mordaces, efímeras, sarcásticas. La tradición impresa que tiene esta ciudad, el vínculo con su pasado editorial, los fanzines de antaño. Hay un interesante estudio del historiador José Enrique Peláez-Malagón sobre revistas ilustradas valencianas que se publicaron durante el siglo XIX. En su mayoría, son publicaciones que manifiestan un espíritu crítico, humorístico, mordaz que todavía persiste. Al final la vanguardia no será otra cosa que echar la mirada atrás, a la época anterior a los cuarenta años de franquismo. Pasa con las Fallas, con las publicaciones, con la cultura en general. Últimamente pienso mucho en esto.

Esteban Hernández

Dibujante e ilustrador

  1. — En una de las ediciones tuve que ir a por más copias de Spleen. Se agotó un paquete de 24 ejemplares.
  2. — Algo tiene que equilibrar lo adverso.
  3. — Prefiero dejarme sorprender.

Marta Pina

Ilustradora, Industrias Lentas

  1. — El momento del sorteo de la cesta sonográfica refleja el apoyo de todos con Tenderete: los participantes donan material para que la cesta sea jugosa y los asistentes compran boletos para la rifa con la esperanza de ganar el premio gordo.
  2. — Porque permite visibilizar pequeños grandes proyectos sin intermediarios a través del mercadillo y la programación de actividades, conciertos, charlas y exposiciones relacionadas con la autoedición en todas sus variantes. Todo ello con un ambiente festivo sin perder la compostura (o sí…).
  3. — A Chimo Bayo vendiendo sesiones piratas en cassette para modernos… No, en serio, con cada nueva edición de Tenderete descubro gente y trabajos impresionantes. Me conformo con que siga así.

IMG_0138


Martín López

Ilustrador, Ediciones Valiente

  1. — Varias. Casi todas catastróficas:
    Tenderete 8, calorazo en la segunda planta de La Llimera, en el momento de mayor afluencia se va la luz por sobrecarga de ventiladores.
    Tenderete 9, Luis Demano, durante la charla de El Naufraguito, por querer darle mejor iluminación al conferenciante, apaga todas las luces del escenario.
    Tenderete 3, mientras nos entrevistan para el documental de Mon Magán, “Grapas”, en la puerta de La Mutante, llega la policía y chapa el chiringuito.
  2. — Porque Valencia es muy aburrida y necesitamos hacer cosas no-falleras para no aburrirnos.
  3. — La lista es larga, pero por mencionar solo algunos: los franceses de Le Dernier Cri, los eslavenos de Stripburguer, los mexicanos de Joc Doc o los alemanes de Palefroi. Aunque con algunos pueden haber sorpresa pronto.

David Brieva

Café con Vistas

  1. — Edición veraniega en Tenderete 8, ventiladores en todos los rincones actuando por encima de sus posibilidades, calor infernal y escaso espacio para moverse. Torrentes de gente abriéndose paso con dificultad a pesar de a las condiciones para mirar, comentar y comprar autoedición. Eso es Tenderete.
  2. — Tenderete es un fenómeno excepcional en la geografía española. Valencia es la única ciudad de gran tamaño que no cuenta con un evento de cómic potente, lugares en los que históricamente ha tenido su hueco (con diferentes suertes) la autoedición, o frente de los cuales han aparecido alternativas (como el GRAF) que se alejan de las propuestas mainstream. En Valencia la apuesta alternativa de Tenderete no solo es necesaria por rellenar el espacio que corresponde a la propuestas mas diferentes y marginales, sino que llena un vacío mucho mas profundo. La continuidad y la calidad de la apuesta que es Tenderete ha hecho que se convierta, con los años, no solo en uno de los festivales más importantes de autoedición europeos, sino en el principal evento de cómic de la ciudad.
  3. — Tres peticiones gráficas: el maravilloso Kaz (aprovechando una visita de Autsaider Cómics), el genio Olivier Schrauwen (en una escapada de Fulgencio Pimentel) y el gran Benjamin Marra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.