El Congreso en el que quedarse a vivir

Ilustrafic

Foto: @sarabirds.

Sí, las cosas se pueden hacer muy bien, rematadamente bien. Aunque en en esta ciudad haya ocasiones en que parezca lo contrario, es posible. Ilustrafic es el mejor ejemplo. El Congreso Internacional de Ilustración, Arte y Cultura Visual, de periodicidad bianual, empezó a andar en 2013 con una nómina de invitados de nota: Nate Williams, El Roto, Mario Tascón, Gemma Correll, Paula Bonet o Jean Jullien fueron algunos de los ponentes. En esta segunda edición (del 1 al 3 de octubre en la facultad de Bellas Artes) el programa vuelve a estar a la altura, con nombres como Ben Newman, Geneviève Gauckler o Sam Arthur. No es exagerado decir que es el evento profesional de todos los que se celebran en Valencia con la participación más importante, atendiendo al nivel de los invitados.

Es el caso del mencionado Sam Arthur. Si te has cruzado con alguna referencia de Nobrow Press lo entenderás todo. Libros que son una declaración de amor a la creatividad y una luna de miel infinita con la ilustración. Ben Newman es uno de los autores que ha publicado allí, además de ser su director de arte (y el responsable del cartel de Ilustrafic de este año). Su galería de animales humanizados, de alto colorido y formas poligonales, son la carta de presentación de un autor que ha trabajado para la Tate Modern, el New York Times o Google. Clientes que comparte con otra de las ponentes, la italiana Olimpia Zagnoli, apasionada por las canciones de los T.Rex y la parte más efervescente de la carta Pantone. Lo suyo sería algo así como post-pop si es que esto existiera. Europeos también son, de Berlín exactamente, Golden Cosmos, que lucen tal versatilidad de estilos (eso sí, bien integrados en su marca y con un aroma clásico que los hace irresistibles) que cuesta creer que sólo sean dos. Los que sí que son varios son los personajes nacidos de la mente de la francesa Geneviève Gauckler para diversos formatos. Una suerte de mezcla imposible de Hora de Aventuras, Happy Tree Friends y una versión steampunk de la factoría Aardman. El británico Nicolas Burrows cierra el cupo de conferenciantes foráneos. Una especie de niño mayor cuyos trabajos provocan adicción. Sus collages con miles de formas y pretendido aspecto infantil reivindican el poder de la imagen por ella misma.

En el apartado nacional, Lo Siento Studio (Borja Martínez y Gerard Miró) deberían explicar su facilidad para realizar diseños que supuran belleza y elegancia a partes iguales, sin importar que su destino sea una botella de vino, un paquete de pasta o el logo de un bar. También, catalán, es Carles Porta, encargado desde hace casi veinte años de la imagen del festival Animac, y capaz de crear mundos llenos de seres tan extraños como adorables y mucha Naturaleza de raíces extravagantes. Aunque para esto último, el humor de Miguel Noguera, que habrá que comprobar si no viene en taxi desde Marte. Es, posiblemente, el más mediático de los participantes, pero no por ello menos interesante. Humorista, escritor y dibujante, su intervención será la que más carcajadas arranque con toda seguridad. El pack de los ponentes que se podrán seguir sin traductor simultáneo lo completan los vastos conocimientos de Álvaro Pons (al que siempre es un placer leer o escuchar) sobre cómics, ilustración y derivados; y la diseñadora colombiana (pero de la que ya se puede decir ese tópico de barcelonesa de adopción) Catalina Estrada que rinde homenaje al folklore latinoamericano con su reinterpretación del mismo.

Pero no sólo de conferencias vive Ilustrafic. Durante los tres días, además de convivir por los pasillos o en el bar de la facultad con los invitados, también se procederá a la lecturas de comunicados, alguna que otra mesa redonda, concierto de clausura, un mercadillo  y unos showrooms con demostraciones de Julio Antonio Blasco, Malota, Milimbo, Rafa Mölck y O’Porcelaine. Para más información y horarios definitivos, consultar la web del certamen.

Ilustrafic 2013 en Verlanga:

Ilustrafic. Un congreso

Cuando los ilustradores dominaron la tierra

Hasta el infinito y más allá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.