Estrenamos el trailer de “Las Fabulosas Canciones para Desaparecer”

las-fabulosas

Alexandría, una Musa cansada de ser víctima de su condición, quiere encontrar su voz mediante la música. Algo que tiene totalmente prohibido, ya que los Musos y las Musas solo deben limitarse a inspirar. Álex cruzará su camino con Santi y Elio, un variopinto grupo de antimúsicos que trabajan en un karaoke. El mundo de Álex cambiará desde entonces, al igual que el de Elio y Santi que, huyendo de cualquier deseo de reconocimiento, tendrán que enfrentarse a un universo mágico lleno de canciones pop.

Este es el argumento de “Las fabulosas canciones para desaparecer”, el musical de la compañía CanallaCo y el músico Tórtel, que se representará en el Espai Mutant, de Las Naves, del 10 al 13 de noviembre. Hoy, en Verlanga, estrenamos, en exclusiva, el trailer de la obra:

“Las fabulosas canciones para desaparecer” versa sobre qué hacemos aquí (si es que hacemos algo) y sobre lo difícil que es ser dueño de nuestro propio destino. Sobre artistas que aspiran únicamente a contar historias sin querer llamar la atención y sobre viajes a la Luna sin perderse a uno mismo en el trayecto…

Son las intenciones de la obra, pero queremos saber más. Arrancamos a Nacho López Murria, autor y director, y a Jorge Pérez (Tórtel), de ensayos y reuniones y les sometemos a un pequeño cuestionario para conocer mejor lo que están tramando.

¿Qué es “Las fabulosas canciones para desaparecer”?

Nacho.- ¿Es una tragedia? ¿Es una comedia? ¿Es un musical? ¿Es una obra de teatro? ¿Es un compendio de todo?

Jorge.- Una obra de teatro, con canciones, que habla de los valientes intentos de una chica por burlar su propio destino, de la opción de hacer música sin querer ser popular y de algunas alucinaciones estrafalarias.

¿Qué no es?

J.- No es un Auto Sacramental.

N.- No sabemos aún qué no es. Sabemos que es algo que estamos disfrutando y que esperamos que el público disfrute tanto o igual que nosotros.

¿A qué suena “Las fabulosas canciones para desaparecer”?

N.- Transcurre en un karaoke, así que, el sonido es decadente pero pulcro. Las canciones son pegadizas, los estribillos son ágiles y directos…

J.- Suena a una armónica gigante soplada por el viento.

¿A qué no suena?

J.- A una pelea de gatos.

N.- No suena a una cisterna.

¿A qué se parece “Las fabulosas canciones para desaparecer”?

N.- Aunque no es un musical donde están todo el tiempo cantando y beba mucho del estilo de todo lo último que hemos hecho hasta el momento, con esa esencia pop, hemos querido mantener líneas muy clásicas en cuanto a estructura de musicales. Al igual que en las canciones y lo que aportan y en qué momento deben sonar.

J.- Se parece a una secta extraña y maravillosa que vive en una playa.

¿A qué no se parece?

J.- No se parece a ningún disco de Tórtel ni a ninguna obra de Nacho L. Murria.

N.- ¿A Sonrisas y lágrimas?

¿A quién le gustará?

N.- A mi padre y espero que a mucha gente más. También le gustará a toda la gente que son seguidores de la cultura en términos generales (cinéfilos, teatreros, comiqueros, seriéfilos, amantes de la música, etc.) Siempre intentamos marcar una estética muy clara y junto a Tórtel esa estética se realza.

J.- A los que buscan deseo y placer.

¿A quién no?

J.- A los que disfrutan de los cruceros de lujo.

N.- Pues a mi archienemigo, a programadores que no quieren entender que hay muchas compañías “jóvenes” que dejan de ser jóvenes, a los que se dedican al arte y no saben reírse de los estereotipos de “artista”, y no sé… Puede que a mí tampoco me guste.

Un comentario

  1. Pingback: Cinco fabulosas pistas para desaparecer | Verlanga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.