Escenarios

Te van a faltar dedos para contar los planes teatrales de esta semana

«Pasionaria». Foto: Alex Font.

➡️ La cartelera teatral valenciana vuelve a exhibir músculo y propuestas de todo tipo para que quedarse en casa sea imposible. El coreógrafo Marcos Morau (Premio Nacional de Danza) vuelve a su ciudad, al Teatre El Musical (2 y 3 de marzo), con Pasionaria, última pieza de La Veronal, que mira al futuro, a eso que llamamos progreso, con preocupación y precaución, desplegando un universo propio e hipnótico como suele ser habitual en la compañía barcelonesa.

➡️ En la Sala Russafa hay un estreno absoluto. El de Si duele no es amor (del 1 al 3 de marzo), una obra de La Dramática Producciones que gira en torno a la violencia de género, pero con una mirada diacrónica, que sitúa en un solar a los protagonistas: Juana la Loca, Felipe el Hermoso y un tercer personaje, esta vez del siglo XXI y que es transgénero.

➡️ Esta semana, además, hay doble oportunidad para repescar (o volver a ver) sendas producciones valencianas que acumulan parabienes críticos y aplausos del público. En el Talia (del 27 de febrero al 10 de marzo), La Celestina, adaptación del clásico de Fernando Rojas por Jaume Policarpo, con la garantía de Bambalina Teatro Practicable y Pau Gregori y Águeda Llorca en el escenario dando vida a Calisto y Melibea, con los recursos propios de los títeres y el teatro de objetos. En la Sala Ultramar (del 28 de febrero al 3 de marzo, sin función el viernes 1), Classe, en la que Xavier Puchades traduce y adapta un texto de Guillermo Calderón, que pone frente a frente a un profesor (Àngel Fígols) y una alumna suya (Arianne Algarra). Puchades contó en Verlanga lo que es y lo que no es la obra. Lo podéis leer aquí.

➡️ Tres montajes repiten en la cartelera. Plagi en el Teatre Micalet (hasta este domingo, 3 de marzo), un texto firmado por Rodolf Sirera (con un estupendo Diego Braguinsky) que transpira teatro y ganas de jugar con el público por todos sus poros y del que hablamos en Verlanga en este artículo. Tirant en el Teatre Rialto (hasta el 10 de marzo), una puesta al día del clásico valenciano dirigida por Eva Zapico a ritmo de beatbox. Precisamente sobre cómo suena la obra charlamos con Kike Gasu, responsable de la música y el espacio sonoro de la misma, en esta entrevista. La Familia Addams sigue repartiendo sonrisas y entretenimiento del bueno en el Teatro Olympia (hasta el 17 de marzo). Un estupendo musical en el que brillan las interpretaciones de Carmen Conesa, Xavi Mira, Lydia Fairen o el valenciano Andrés Navarro, con quien conversamos sobre este estrafalario clan, entre otras cosas, aquí.

➡️ Como decíamos en el primer párrafo si algo caracteriza la oferta escénica en València es su variedad. De la danza experimental de Fantasmata (La Mutant, 2 de marzo), en la que la coreógrafa valenciana Cristina Núñez reflexiona sobre la relación entre el tiempo y el cuerpo; a un espectáculo sobre la memoria y la identidad, Missing (Teatro Principal, del 1 al 3 de marzo), firmado por Amit Lahav y con el aval que supone el sello Ikebanah Artes Escénicas; pasando por Tatuaje. Homenaje a Doña Concha Piquer (Teatro Flumen, del 1 al 8 de marzo, además de los días 22 y 23 del mismo mes), un recorrido por la vida de la inmortal artista dirigido por José Saiz.

➡️ No se vayan todavía que aún hay más nombres propios en la cartelera. Por ejemplo, Josefina Aldecoa, de quien Paula Llorens adapta e interpreta su novela Historia de una maestra (Sala Matilde Salvador, 27 y 20 de febrero). O el tándem Carlos Amador – Toni Agustí que en 5 lobitos (Carme Teatre (del 28 de febrero al 3 de marzo), y a partir de la sentencia de La Manada, «consideran y poetizan sobre diferentes matices relacionados con la violencia de género, los poderes fácticos y la propia evolución o no de la sociedad actual». O Lars Norén, dramaturgo sueco que está detrás de Placeres íntimos (La Rambleta, 1 y 2 de marzo), una tragicomedia sobre el desgaste de la pareja, intepretada por rostros conocidos como los de Toni Acosta, la valenciana Cristina Alcazar, Francisco Boira y Javi Coll. O La Coja Dansa, que en enSÒRDIDor (Espai Inestable, del 1 al 3 de marzo) hablan «del potencial del ruido como generador de nuevas verdades y nuevos paradigmas».

➡️ Dos propuestas tan diferentes entre sí como interesantes cierran las opciones escénicas de la semana. Las secuelas que deja para la vida adulta, los abusos sexuales sufridos en la infancia, es el eje sobre el que se vertebra No se lo digas a nadie (Teatro Círculo, del 1 al 3 de marzo), de Victoria Enguídanos. Y cinco payasas (Amaia Prieto, Aranxa Cerrillo, Carmen Golfe, Esther Pérez y Joana Alfonso) improvisando en el escenario a partir de las peticiones del público son el motor de Velada Desclowntrolada (Sporting Club Ruzafa, 3 de marzo).

➡️ Os dejamos con vídeos de aquellas producciones que los tienen, para que os ayuden a la hora de elegir entre la numerosa oferta.