Un argentino en Valencia

El dramaturgo Alejandro Tantanian ha participado durante dos semanas en la segunda edición de las residencias teatrales Creador.es, celebradas en Valencia, donde impartió el taller “El bosque de textos”. Durante esos días, además, aprovechó para conocer la ciudad. Así nos lo cuenta en este texto escrito para Verlanga:

Foto: Jose Marin.

Foto: Jose Marin.

Acaban de pasar, sí, ya dos semanas. Enormes, intensas. El tiempo pareció escurrirse entre los dedos, tan rápido, tan inapresable. Pero pese a su celeridad pudo dejar marca, supo dejar marca. Esta fue mi primera vez en Valencia y, confieso, que me capturó: perderse en las calles del barrio del Carmen, ahogar la vista en el mar mientras el sol hace su laborioso trabajo y en medio de toda esa belleza el trabajo con los dieciseis autores participantes de Creador.es. La experiencia fue absolutamente enriquecedora para mí, poder compartir la creación de 16 materiales – asomarse a las formas que se despliegan, acompañar esos procesos creativos fue una aventura única. Permitir la corriente de esos 16 autores, fomentar el intercambio, trazar puentes, construir lazos, conocer gente, entender sus obsesiones, sus dudas, abrirse paso en la maraña extraordinaria del lenguaje, compartir un idioma y descubrir las diferencias que cada país tiene con lo que llamamos  (para ponernos de acuerdo en algo, claro) español. Todo eso supo ser Valencia. También supo ser un espacio para pensar, para perderme en sus calles y pensar, leer y entender algunas cosas que por personales me las guardo, pero que la ciudad supo entregarme de manera secreta. En Valencia fui feliz,  y eso no se olvida como no se olvidarán, estoy seguro, todas esas mañanas compartidas. Vaya también en este brevísimo texto mi enorme, sincero, profundo agradecimiento a todo el equipo de Creador.es (Gabi, Rosa, Lucía, Esther),  pilares fundamentales para que la felicidad, como un rayo, sepa producirse. Ya tengo la valija preparada, parto hacia Madrid, pero sabré volver. Seguro. Valencia no te abandona.

Alejandro Tantanian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.