La puerta está abierta

Fotos: Eva M. Rosúa.

Fotos: Eva M. Rosúa.

Mari Luz Vidal es fotógrafa y Andrew Trotter es interiorista. Ambos son los directores de Openhouse, una revista que nace como prolongación de la iniciativa de abrir su casa a distintos tipos de eventos y, que en estos momentos, resulta imposible calcular hasta (y hacia) donde puede crecer. Es el propio Andrew quien cuenta la historia, con tintes de comedia hilarante, en la propia publicación. Bilbao-Cuba-Barcelona, un incendio de madrugada, de nuevo Barcelona, un piso nuevo, vivienda compartida y la idea de hacer una exposición en la propia casa. Esa sería la escaleta de su relación. A la muestra fotográfica le siguió una cena japonesa. Openhouse Project ya era una realidad. La casa de Mari Luz y Andrew pasaba a formar parte (una vez a la semana o con cita previa) de las opciones culturales de la ciudad condal. Y como en esta narración, una cosa parece llevar a otra, surgió la idea de trasladar el proyecto al papel. “Después de 2 años abriendo nuestra casa al público, con diferentes actividades como exposiciones de fotografía, sushi parties y conciertos de música clásica con cena, empezamos a interesarnos por otra gente de todo el mundo que realizaba cosas parecidas, con la idea de generar una red de “casas abiertas” a modo de blog, en nuestra propia web. Pero yo que soy fotógrafa y que siempre he estado metida en el mundo editorial y Andrew que también valora muchísimo el objeto físico con especial cuidado en el diseño, decidimos que era suficientemente bonito e interesante como para publicarlo en papel, así que nos lanzamos en esta aventura”, explica Mari Luz.

Openhouse 02

El resultado es una elegante publicación (en la línea del diseño de Kinfolk), en la que conviven en perfecta armonía los testimonios de, por ejemplo, el cocinero Andoni Luis Aduriz, la diseñadora Mira Schröeder o el arquitecto Jacobo Valentí y el abogado Luis Sendino. Perfiles distintos, pero con el nexo común de abrir las puertas de sus casa o negocios a los ojos de los demás. Unos contenidos variados, pero que mantienen una coherencia editorial imprescindible para que una revista no parezca el catálogo de un supermercado. “El contenido lo teníamos claro desde el principio, nos interesa quien abre su espacio privado a gente desconocida para realizar actividades relacionadas con la gastronomía el arte o el diseño. No necesariamente tiene que ser una casa, puede ser un estudio o despacho, se trata del hecho de compartir una actividad en una espacio privado. Así que este es el criterio con el que seleccionamos los reportajes. Este es el tema central, que además acompañados con 2 secciones fijas, una es una entrevista a un chef “de prestigio” que nos cuenta qué le gusta cocinar en su casa para sus amigos y familia, y la otra sección, es una casa de un arquitecto “conocido” que se puede visitar, porque organizan visitas guiadas“, cuenta Mari Luz.

Openhouse 04

Pero no sólo de contenidos viven las revistas. Y dos apasionados de la imagen como Mari Luz y Andrew lo han debido tener muy en cuenta. Openhouse cuida mucho ese aspecto. Da la sensación que en su diseño y maquetación se ha puesto el mismo esmero que a la hora de decorar una casa. Porque es así, en ocasiones, mientras se (h)ojea la publicación, se tiene la sensación de estar entrando (a su vez) en una vivienda de paredes blancas, líneas refinadas, espacios abiertos, detallismo con buen gusto,… En este delicioso menú, la calidad de las fotografías (muchas de ellas firmadas por Vidal) dispara la calidad hasta límites incalculables. “Pusimos mucho empeño y muchísimo trabajo”, confiesa Mari Luz, “yo soy fotógrafa, así que la imagen toma un papel muy importante y queríamos cuidarlo mucho. Le damos unas 14 páginas a cada reportaje, así que es una gozada editar el material y tener espacio para una doble pagina o foto a pagina completa… Andrew es interiorista y diseñador de objetos, con lo cual también coincidíamos en la misma línea de cuidar el diseño y cerramos el proceso con Xabi y Nagore de TGA+ASOCIADOS los diseñadores gráficos de la revista, con quienes hemos trabajado evidentemente codo con codo y entre los 4 y después de muchas horas de trabajo, hemos conseguido este resultado, del que estamos muy orgullosos”.

Openhouse 03

Pero lo más importante de Openhouse es que detrás de todo hay personas con algo que contar. Y no importa su lugar de procedencia. La revista no busca el exotismo porque sí, sino historias de gente con nombres y apellidos (Niki Robinson, Jo Nagasaka, Stefano Paleari o Riccardo Casiraghi), con inquietudes culturales, eludiendo el postureo en pos de iniciativas en las que la palabra sinergia es algo más que una declaración de intenciones. Y para que esas experiencias lleguen lo menos contaminadas posible, en una decisión valiente (y poco extendida), optan porque cada texto tenga dos versiones, una en inglés y otra en el idioma en el que se expresan los invitados, potenciando con ello la sensación de estar presente entre las paredes de las viviendas fotografiadas. “Siempre partimos de la idea que la revista tiene que ser internacional y en inglés, porque evidentemente buscamos hacer esta red de casas abiertas de todo el mundo, pero hacer una entrevista en Italia o aquí en España y tener que traducirla al inglés y sólo publicarla en inglés, nos parecía una pena. Valoramos muchísimo que cada uno se pueda expresar en su propio idioma, quizás porque Andrew es inglés y yo murciana, así que en casa mezclamos inglés y castellano en cada frase. Y aunque esto supone más trabajo para nosotros, decidimos que tenía que ser multilingüe y dar cabida a todos los idiomas”, aclara Mari Luz.

Los proyectos se amontonan en la cabeza de los dos responsables: “Respecto a la revista, trabajando a tope con los próximos contenidos y sobre todo con la distribución que va creciendo a buen ritmo. Este mes presentaremos la revista en la semana del diseño de Londres junto a los diseñadores James Plumb, y en breve también en Paris. Y respecto Openhouse Project, planteando nuevas actividades en un nuevo espacio en Barcelona que presentaremos dentro de poco”. Hasta que lleguen, pasen por la Librería Dadá y llévensela a casa.

Logo_dadaMuVIM
Guillem de Castro 8. 46001 Valencia
Telf: (+34) 963 515 138
www.libreriadada.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.