Revistas

Luciendo maillot amarillo

Volata
Fotos: Eva M. Rosúa.

Editar una revista es como correr una gran prueba ciclista. Digamos que hace falta un jefe de filas, pero sin la ayuda de una escuadra compacta y multidisciplinar es casi imposible hacerlo con éxito. Volata no es una excepción. Olga Ábalos (directora), Isaac Vilalta (redactor jefe) y Bernat Manzano (director comercial), no se conocían, y sin embargo han acabado formando un equipo que ríanse ustedes del Movistar. Fueron amigos comúnes los que les pusieron en contacto viendo que tenían en la cabeza proyectos similares. Después de un año y medio de reuniones y reflexiones, el resultado ya se puede tocar con los manos.

En Volata no busquen clasificaciones, previas o recorridos de las carreras del calendario ciclista. “Siempre tuvimos muy clara lo que queríamos en Volata. Hay muchas publicaciones y/o blogs que te ofrecen los resultados al minutos, te mantienen al día de las novedades, productos, …  Nosotros queremos ofrecer al lector una revista atemporal, dónde descubra historias, personajes o lugares de una manera cercana y cocida a fuego lento. Pretendemos que el lector, a través de nuestros textos, fotografías o ilustraciones, disfrute de una manera pausada y casi reflexiva”, explica Bernat Manzano.

Y ese objetivo es algo que consiguen desde las primeras páginas. Textos sobre la Paris-Roubaix y la I Guerra Mundial, sobre la ciudad en la que nació Eddy Merckx, sobre el interesantísimo documental “A sunday in hell” o sobre el controvertido ciclista Guido Canevarolo dan la bienvenida al lector, como los entrantes deliciosos que presagian un buen menú. Volata (que, en principio, tendrá periodicidad trimestral) no nace como una respuesta a los malos tiempos que vive este deporte por los escándalos de dopaje que le han salpicado. Sus responsables aman esta disciplina, sudan encima de las bicis e intentan no perderse ninguna carrera. La revista no es más que una prolongación de todo ello.

Volata 02

Exquisitamente diseñada, con unas fotografías magníficas y un tratamiento cuidado de los contenidos, resulta difícil no caer en la tentación de colocarle la etiqueta de “la Panenka del ciclismo”. Además, dos de los responsables de la publicación futbolera (Àlex López y Toni Padilla) forman parte del comité asesor de Volata, así que la pregunta sobre la relación entre ambas es obligada: “Llegamos a Panenka porque sin gustarnos el fútbol, considerábamos que el enfoque era genial. La verdad es que desde el principio mostraron mucho interés por el proyecto y nos han ayudado en todo lo que les hemos preguntado (y más). En cierto modo, nos gusta pensar que Volata es prima hermana de Panenka”, aclara Manzano.

Y como en Panenka, en Volata priman las historias. Nos descubren el vergel ciclista en que se ha convertido la ciudad de Girona (a la que dedican un amplio dossier central), entrevistan generosamente al profesional Dan Martin, profundizan en la biografía del Garmin-Sharp, toman el pulso al bike polo (femenino, en este caso), resumen el Campeonato de España de Ciclocross con unas hipnóticas fotos de Hollis Duncan o miran hacia el pasado y el futuro a través de la marca de ropa Inverse. En definitiva,intentan abarcar todo lo que envuelve al deporte de las dos ruedas. “Uno de nuestros objetivos es tratar el ciclismo en toda su amplitud de manera transversal. En lo que llevamos de aventura hemos conocido mucha gente (de los más diversos sectores) apasionados por el ciclismo. Nos encanta que un ilustrador nos proponga temas. O que un músico se nos declare fan de un ciclista. O conocer a un fotógrafo coleccionista de puertos. Cada miembro o colaborador de Volata ofrece una visión particular de lo que es (y cómo vive) el ciclismo”, especifica nuestro interlocutor.

Volata 03

Entre las firmas de la revista llama, especialmente, la atención la de Miguel Ángel Blanca, cantante del grupo Manos de Topo, que firma la sección “Crónicas de un ciclista ocasional”. “Yo estudié con Miguel Ángel y hemos hecho infinidad de proyectos juntos. Nunca ha entendido mi pasión por el ciclismo y un día, entre cañas, surgió la idea; ¿Cómo vive alguien al que no le gusta el ciclismo el mundo de los velocípedos? Empezó a pensar, y se dio cuenta que su vida estaba repleta de anécdotas con bicicletas o ciclistas cerca”.

La revista nació mirándose en el espejo de otras aventuras ya asentadas como Rouleur (Reino Unido), Bahamontes (Bélgica), Pédale (Francia) o Simpson (Reino Unido), aunque uno de sus principales logros es, curiosamente, despertar el interés, también, de gente a la que no le atrae el ciclismo, señal de que el apartado periodístico está aprobado y con nota. “Nos encanta que gente que jamás ha visto una etapa del Tour nos haga estos comentarios. Al final, muchas de las historias que tratamos en Volata, transcienden al mundo del ciclismo. Y las buenas historias, da igual que fondo tengan como adorno”. 

Volata, y por supuesto Panenka, las pueden comprar en la Librería Dadá.

Logo_dadaMuVIM
Guillem de Castro 8. 46001 Valencia
Telf: (+34) 963 515 138
www.libreriadada.com