¡Viva el papel!

Foto: Eva M. Rosúa.

Foto: Eva M. Rosúa.

Los mismos agoreros de siempre certificaron hace ya unos años que los medios de comunicación en papel se morían. Antes habían vaticinado lo mismo sobre los libros. Hoy en día surgen editoriales nuevas casi todos los meses y las publicaciones empiezan a inundar quioscos y librerías. Resulta curioso que cuanto más homogéneo, aburrido y previsible es el panorama de las cabeceras diarias, más interesante y variado es el de las revistas. En Valencia, afortunadamente, no somos una excepción y el nivel es muy alto. Bostezo, Canibaal, Lletraferit y VA! son claro ejemplo de ellos. Interesantes, distintas y necesarias. Ayudando a que esta ciudad no quede sepultada por la caspa.

BOSTEZO

Bostezo

5 años. 9 números. Portadas para Javier Krahe o Mario Conde. Monográficos sobre la locura, el mal o la antropología de los genitales. Revista de Arte y Pensamiento se autoproclaman. Falta añadir que, además, Bostezo tiene mucho sentido del humor. Su última entrega incluye un dossier sobre el fracaso. Imposible no quererles y leerles con avidez y atención. Responde Paco Inclán.

¿Qué es Bostezo?
¿Y tú me lo preguntas? ¡Bostezo eres tú!

¿Cómo y por qué surge la revista?
Siempre había querido citar a Paqui Santos: «Bostezo surge del deseo, no de la necesidad». El espíritu bostezo nace en Godella en el año 1994 con un fanzine que se llamaba Mi padre tiene ladillas pero no se lo digas a nadie. Luego vinieron Militronchos, Finzine, La Tapadera, etc. El producto actual es una evolución editorial de estos últimos veinte años. Algunos de los que allí estábamos seguimos embarcados. Y durante el trayecto se ha ido sumando más gente. Hace poco Carlos Madrid dejaba aquí en Verlanga unas palabras sobre Bostezo: «una combinación entre reflexión, entretenimiento y gamberrismo». Me gustaría pensar que los lectores perciben esto, pero no depende de nosotros. Lo cierto es que el hecho de ser periféricos, pobres y feos nos dio desde el principio una libertad donde nos sentimos cómodos y que pretendemos trasladar también a los contenidos. Y eso quizás sea un por qué. O un para qué. No lo sé.

¿Quienes forman parte de la misma?
Pues nos gustaría pensar que muchas personas entre colaboradores, lectores, suscriptores, mecenas, anunciantes, miembros del consejo de redacción, detractores, etc. Al final una revista pertenece a sus lectores. Pensamos que sin lectores no hay revista, aunque en el caso de Bostezo hubo un largo período que no los hubo y seguimos estando ahí. Es ahora cuando nos llegan ecos de que hay una minoría que empieza a leerla. Y conocemos el caso de un lector que afirma leérsela entera, lo cual nos genera mucha responsabilidad. Hace poco Inés Plasencia nos dejó otra cita: «detrás de toda gran revista siempre hay un gran mujer». Y es que una revista se compone de una suma de muchas energías, aunque a algunos nos toque dar la cara o llevarla al polígono industrial de Beniparrell donde la imprimen. Y sí: no todos los que estamos detrás de esto llevamos barba.

¿Qué sistema de trabajo seguís? ¿Pedís artículos sobre temas concretos o hacéis una selección de los que recibís?
Trabajamos mucho pero a veces dudo si lo hacemos de manera productiva. Elegimos un tema, lo dejamos reposar, lo vamos hablando en los bares mientras trabajamos otros monográficos, nuestro redactor en jefe David Barberá se lee en su kindle toda la bibliografía existente sobre el asunto y llega un momento en el que ya toca y nos metemos a fondo para encontrar los colaboradores adecuados que nos ayuden a entenderlo. Luego la cosa pasa a la dirección de arte, Sergi Inclán & Montse de Mateo, que contactan con los artistas que ilustrarán los textos del número, luego al diseñador Andrés García y luego a la correctora Sonia Vives, a la que hacemos entrega del archivo llamado Bostezoultraredefinitivo3. Luego comenzamos un vaivén tortuoso donde el archivo pasa sucesivamente por manos del diseñador, la correctora, el editor, el impresor, el diseñador, la correctora, el diseñador, el editor, el impresor, la correctora, el diseñador, etc. Mientras todo esto sucede Héctor Arnau envía la última de las versiones definitivas de Batiscafo, el excelso suplemento literario de la revista.

Respecto a la otra pregunta solemos contactar directamente con los colaboradores con los que nos gustaría contar pero al mismo tiempo escuchamos a otros que se van proponiendo. No siempre encaja el enfoque o lo que andamos buscando, pero a veces sí. En Bostezo estamos encantados de haber podido publicar a un buen puñado de amigos y amigas, y no por el hecho serlo.

¿Cuál es el principal problema al que se enfrenta alguien que edita una revista?
En nuestro caso creo que es acercarse mínimamente a la revista que tenemos en mente. Nunca será suficiente. En un plano más logístico, hemos tenido que abandonar la posibilidad de establecer una periodicidad rígida. No queremos correr detrás del tiempo y, además, nuestra capacidad de producción es limitada. Al principio dijimos que seríamos trimestrales, luego que Bostezo era una revista trimestral que salía cada seis meses. Ahora, como apunta Jesús Ge, salimos cada no-sé-mestre. Eso, a nivel práctico, ocasiona algunos inconvenientes con la distribución, las suscripciones, las ventas, la publicidad, la visibilidad, etc. Es por ello que, si me dejáis hacer campaña, la forma de contribuir a la supervivencia de la revista es suscribiéndose a ella, confiando en que te llegará ateamente a casa.

¿Cómo ves el panorama cultural valenciano?
A veces tengo la sensación de que habitamos en una especie de aldea gala que resiste al invasor. Sabes de gente, amigos, movimientos, Víctor Monterey, librerías, actividades, editoriales que te reconcilian con la realidad cultural y social que, por lo demás, es muy deprimente (lágrimas). A veces dices: ostras, merece la pena vivir aquí, estar luchando aquí. Pero no siempre se despierta uno tan optimista. Hay un éxodo valenciano de gente muy válida que se está yendo porque no encuentra espacio donde poder desarrollar sus conocimientos. Es una diáspora de naturaleza económica, pero también política y cultural: cuando más se idiotiza una sociedad más fácil es engañarla. Es recomendable leer “Las culturas fracasadas” de José Antonio Marina para entender las claves de nuestro fracaso colectivo. La enquistada corrupción política es la losa que nos tenemos que quitar de encima si queremos que algo cambie. Podríamos quejarnos más, pero gastamos casi toda la energía en tratar de aportar algo que creemos saludable. Como dijimos hace poco en una charla en La Nau: «En Valencia hacemos las cosas a nuestra manera porque ya no hay otra manera de hacerlas».

¿Y el panorama de las revistas en papel en toda España?
Estupendo. Hay calidad y diversidad. Las revistas son el reflejo de una época, un encuentro de diversos enfoques, una escuela de vida, conocimientos, lugares y gentes. No creo que tengan el reconocimiento que se merecen. Comparadas con los libros estamos peor, que es como establecer una comparación entre el muerto y el degollado. Es preocupante que un Estado no se haga cargo de  salvaguardar, a través de sus bibliotecas, el patrimonio cultural e histórico que atesoran las revistas. La colección de Bostezo solo está actualmente en el catálogo de tres bibliotecas públicas: la de la calle Hospital de Valencia, la del Museu Valencià d’Etnologia y la de la Diputación de Vizcaya. Y en la última Feria del Libro de Valencia nadie decidió exponerla en ningún stand. Resulta paradójico que este año hayamos estado presentes en la feria del libro de la capital de Guinea Ecuatorial pero no en la de nuestra ciudad. Así lo tenemos más jodido si cabe. (creo que me he salido de la pregunta) Por resumir: las revistas son las hermanas pobres de los pobres libros. Hay muchas e interesantes pero sus canales de distribución y difusión son complicados.

¿Portada /artículo imposible hasta el momento? (imposible porque se os haya resistido)
En Bostezo le damos mucha importancia a las entrevistas, tratamos de llegar lo más lejos posible y a veces no conseguimos lo que pretendíamos. Existe una especie de currículum oculto que se mide por la talla de las instituciones que has conseguido que te han rechacen. Por poner ejemplo: hay gente que nunca tendremos el mérito de que nos rechacen para la Real Academia de la Lengua o el Cervantes. En ese sentido tenemos el orgullo de decir que hemos conseguido ser rechazados por personajes de la talla de George Akerloff (premio Nobel de Economía), Fernando Arrabal o Alejandro Jodorowsky. Sin embargo, en nuestro debe, tenemos que reconocer que no hemos podido conseguir la negativa de otros como Jonathan Franzen, José Mourinho o Rafael Blasco; nos fue imposible encontrar la manera de acceder a ellos para que nos dieran portazo. En lugar de Blasco entrevistamos a Alicia de Miguel, por aquel entonces portavoz del PP en las Cortes Valencianas, uno de los muchos momentos intensos que hemos vivido con Bostezo. Preguntadle a José Bravo, que nos acompañó como fotógrafo.

PD: Por cierto, me alegro de que no hayáis preguntado sobre el futuro de las revistas en papel. Vivimos al día y hasta esto nos cuesta.


CANIBAAL

Canibaal

Que Chema Madoz les cediera una imagen suya para la portada de su segundo número es la mejor garantía de que están haciendo bien (muy bien) su trabajo. En el interior, tantas propuestas como acicates para su deleite. Canibaal acaba siendo como una gran fiesta en la que disfrutar y ser feliz con Jacobo Siruela, Ana Curra, Patricio Fernández Chadwick o Joan Brossa. Responde Ximo Rochera.

¿Qué es Canibaal?
Canibaal es una propuesta arriesgada, pero también es un compromiso con aquello que pensamos que es necesario transmitir a las personas; Canibaal es poesía en los peores momentos para la poesía (aunque pensándolo bien, ésos son los mejores).

¿Cómo y por qué surge la revista?
Esta es una respuesta obligada en nuestras presentaciones. Surge por una necesidad de expresión, por amistad y coincidencia de pasiones y fundamentalmente gracias a Leopoldo Gómez Rochera (tío lejano de Ximo Rochera, o sea mío) que me lega una pequeña herencia con la que iniciar el proyecto.

¿Quiénes forman parte de la misma?

Aldo Alcota: director de arte
Sergio Pinto Briones: director literario
Fran Amador: director de redacción
Ximo Rochera: director y editor

¿Qué sistema de trabajo seguís? ¿Pedís artículos sobre temas concretos o hacéis una selección de los que recibís?
Fundamentalmente pedimos las colaboraciones, aunque tenemos abierta en la web una sección para recibir textos. Cada uno de los colaboradores lo hace altruistamente, la mayoría de las veces suelen ser textos inéditos, o por lo menos en España. Cada uno de ellos nos ha cedido su obra después de haber hablado con nosotros y haberles explicado el proyecto.

¿Cuál es el principal problema al que se enfrenta alguien que edita una revista?
Sería muy fácil decir que la Crisis, pero no lo haré. El principal problema es la educación, la falta de sensibilidad hacia cualquier tema artístico y la “robotización humana”.

¿Cómo ves el panorama cultural valenciano?
Pese a no defender en ningún caso los patriotismos, aquí diré que el panorama cultural valenciano está despertando, esa es mi sensación y la recibida cuando hacemos presentaciones en otras ciudades. Yo quiero creer que es así.

¿Y el panorama de las revistas en papel en toda España?
Para ser coherente con la contestación de la anterior pregunta, está un poco más oxidado. Aquí, cierto sector artístico, lleva muchos años reivindicando su papel en la cultura valenciana, así que llevan (llevamos) algo de delantera.

¿Portada /artículo imposible hasta el momento? (imposible porque se os haya resistido)
Somos muy jóvenes, editorialmente hablando, como para tener imposibles, pero sí,… hay uno: cualquier artículo que pudiera aportar Fernando Arrabal, uno de nuestros maestros más admirados, pero lo vamos a intentar!!!


LLETRAFERIT

Lletraferit

La segunda etapa de la revista Lletraferit es como la carrera de uno de tus grupos favoritos. Cada entrega la esperas casi con ansiedad y nunca te defrauda. Es admirable la capacidad que tienen para seguir descubriendo artículos interesantes en torno al pasado, presente o futuro valenciano, bien sea sobre los barrios de la Cruz Cubierta o El Carmen o hablando con el artista Moisés Mahiques. Letras, arte y pasión, un lema que da en el clavo. Responde Toni Sabater.

¿Qué es Lletraferit?
Lletraferit es una revista cultural escrita íntegramente en valenciano, de periodicidad semestral y vocación de eternidad.

¿Cómo y por qué surge la revista?
Por la necesidad de demostrar que es posible hacer una revista de calidad y con contenidos culturales amplios y ambiciosos en la lengua propia del país.
 
¿Quienes forman parte de la misma?
El Consell de Redacció lo forman Felip Bens, Vicent Baydal, Josep Vicent Miralles, Vicent Molins, Vicent Chilet y Toni Sabater, que son quienes siempre participan en los contenidos, tanto en la proposición de temas como en su redacción final. Después hay una nómina muy amplia de colaboradores que van variando en los diferentes números.

¿Qué sistema de trabajo seguís? ¿Pedís artículos sobre temas concretos o hacéis una selección de los que recibís?
Los temas salen de las diferentes reuniones -en realidad comidas o cenas- del Consell de Redacció. Una vez fijados, se distribuyen entre los miembros del Consell y diferentes colaboradores externos.

¿Cuál es el principal problema al que se enfrenta alguien que edita una revista?
Conseguir que una revista en papel sea atractiva para un público que busca mayoritariamente formatos digitales.

¿Cómo ves el panorama cultural valenciano?
Muy agitado, inquieto e ilusionante por lo que hace a la iniciativa privada, sea individual colectiva, y arrasado por la nefasta gestión cultural de los gobiernos del Partido Popular, que tanto podían hacer pero actúan en contra de la ciudadanía.

¿Y el panorama de las revistas en papel en toda España?
Complicado porque para mucha gente el papel es el pasado como soporte de casi todo. Nosotros creemos en el valor de la letra verdaderamente impresa y pensamos que son formatos perfectamente compatibles y complementarios, teniendo el papel la ventaja de la perdurabilidad frente a la fugacidad del contenido digital.

¿Portada /artículo imposible hasta el momento? (imposible porque se os haya resistido)
Ninguno. Todo es posible. Es cuestión de tiempo.


VA!

VA

La revista VA! es un lujo y más en los tiempos que corren. La selección de sus fotografías (en su nº3, el más reciente, obras de Carla Andrade, Adrián Zorzano, Lúa Ocaña y Pablo Casino), el nivel de sus textos (interesantísima reflexión de Mónica Lozano en el ejemplar referido), el papel, el formato, el diseño (con un empleo de los blancos que ayuda a la reflexión y mejor comrpensión de algunas imágenes) y, por si fuera poco, su precio: ¡¡¡Es gratis!!!. Responden Ana March, Marta Peréz y Pili Lidón.

¿Qué es VA!?
VA! es una revista de fotografía contemporánea, en papel y gratuita.

¿Cómo y por qué surge la revista?
El proyecto de VA! surge de la iniciativa de un grupo de fotógrafos/as  que entienden la fotografía como medio de expresión, creando una posibilidad de publicación que impulse el recorrido de nuevas propuestas. Solíamos hacer “quedadas fotográficas” para intercambiar opiniones acerca de proyectos propios, de otros autores,  visionados de libros de fotografía, etc., con el tiempo surgio la idea de llevar entre todos un proyecto en común; así nació VA!

¿Quienes forman parte de la misma?
Actualmente está formada por seis personas, fotógrafos  y diseñadores, aunque la idea surgió de un grupo mucho más amplio.

¿Qué sistema de trabajo seguís? ¿Pedís fotografías a autores concretos o hacéis una selección de los que recibís?
Seleccionamos a los autores mediante convocatoria pública. Visionamos todos los proyectos recibidos hasta el momento, incluyendo los de convocatorias anteriores. Nuestro criterio de selección parte de la calidad de los trabajos fotográficos, independientemente de su temática o género, prestando especial atención a la contemporaneidad y coherencia discursiva del proyecto. Una vez seleccionados los proyectos más destacables, trabajamos en la búsqueda de un hilo conductor o un nexo, siempre buscando una pluralidad en cuanto a técnica, puntos de vista, etc. Cerrado el contenido del número, contactamos con una persona del ámbito fotográfico para que realice un texto editorial; le enviamos el contenido del número por si quiere hacer una reflexión sobre el tema propuesto o desarrollar un tema a su elección.

¿Cuál es el principal problema al que se enfrenta alguien que edita una revista?
Uno de los principales problemas a los que nos hemos enfrentado en los tres número que llevamos publicados es la selección de los contenidos; recibimos una gran cantidad de propuestas entre las cuales hay trabajos muy buenos que nos encantaría publicar pero no encajan dentro del contenido del número, es muy difícil tener que descartarlos!!

Por otra parte nuestro gran problema es la financiación; VA! funciona a través de aportaciones y colaboraciones externas por lo que nos resulta muy complicado, al ser una revista en papel, conseguir la financiación necesaria, este tercer número hemos reducido la tirada a la mitad de ejemplares.

¿Cómo ves el panorama cultural valenciano?

Hay mucha gente en Valencia generando y creando proyectos interesantes pero creemos que no hay un apoyo por parte de las instituciones publicas por ello los trabajos o no se llevan a cabo, o no tienen visibilidad o tienes que moverte a otras ciudades.

¿Y el panorama de las revistas en papel en toda España?
Actualmente y gracias a la tecnología digital podemos acceder  a publicaciones de una forma online pero aun así y en contra de todo pronóstico vivimos  un auge de la autoedición y autoproducción.  En el caso de la fotografía el papel es muy importante como soporte

¿Portada /artículo imposible hasta el momento? (imposible porque se os haya resistido)
Hasta el momento nada imposible!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.