Artículos Música

Bravo por la música

Los Tiki Phantoms.
Los Tiki Phantoms.

Parece que fue ayer cuando Mear en la Nieve abrieron la primera edición del Deleste, pero ya han pasado tres años. En ese tiempo, el certamen se ha desdoblado en dos jornadas y ha ido creciendo con el ritmo pausado que sus organizadores quieren que lo defina. Una cita sin las aglomeraciones de otros festivales y en el que la música se erige en la principal protagonista. Respecto al año anterior desaparece el espacio Loft dedicado a la electrónica y vuelve a haber presencia internacional en el escenario. En su cuarta edición (viernes 23 y sábado 24 de octubre en La Rambleta), probablemente, el Deleste ha conseguido el mejor cartel de su (corta) historia.

Pep Gimeno "Botifarra".
Pep Gimeno “Botifarra”.

Con V de Viernes y de Valencia

Desde el principio el festival ha mostrado su compromiso con la música que se hace en la ciudad donde se celebra. Sin embargo, este año, parece que ese marcado acento local tiene mayor protagonismo. Y en la jornada inaugural más aún. El auditorio de La Rambleta, esa joya en la que uno vería todos los conciertos del mundo, transmutado en Escenario Budweisser acogerá las actuaciones de We Used To Pray (se ganaron el derecho a formar parte del cartel al alzarse con el primer premio del Concurso de Maquetas Vinilo Valencia 6.0), Pep Gimeno “Botifarra” y La Habitación Roja. Pleno valenciano absoluto.

La presencia de Pep Gimeno “Botifarra” no debería entenderse como una excentricidad, sino asumirla con la normalidad con que en otros festivales se programan artistas similares. No hay que olvidar que su labor, como recuperador de la tradición sonora valenciana y como intérprete, lo aproxima a otros referentes de la música folk. Su portentosa voz y su personalidad escénica auguran uno de los momentos que la memoria grabará de este Deleste 2015. Llega, además, con dos discos recién editados (y sobre los que habrá tiempo de volver). Por un lado, “A un home que ve del poble ningú fa abaixar la cara”, grabado en compañía de Pau Chàfer; y por otro, “Home romancer”, junto a Hilari Alonso, Xavier de Bétera y Naiet Cirerer.

Los cumpleaños siempre son mejores si se celebran con la familia y los amigos de siempre. La Habitación Roja soplarán las velas por sus veinte años de canciones en casa. Ajenos a modas y cantos de sirenas, han sabido construir su carrera siendo fieles a sus canciones de largo recorrido, a sus hits instantáneos, a la pasión melódica, al pop en todas sus dimensiones, a la melancolía inspiradora y a algunos de los mejores estribillos en castellano de los últimos años. Trabajando mucho, además, han llegado donde están.

El cartel del viernes lo completan los huracanados Perro, el tecnopop de muchos quilates de El Último Vecino, el intimismo con altibajos de Tulsa, la frescura contundente de Mourn y el arrollador pop sucio de Mike Krol. Ley DJ y Wear DJs tendrán la misión de hacer bailar al personal desde los platos.

Ramírez. Foto: César Sabater.
Ramírez. Foto: César Sabater.

Dejad que los niños se acerquen al Deleste

La jornada del sábado por la mañana (gratuita) es uno de los momentos más entrañables del Deleste. Con la resaca sonora del día anterior, ver a los niños correteando o bailando es toda una experiencia gratificante. Fluyen las conversaciones en las que se comentan las mejores jugadas de la tarde-noche anterior y se producen reencuentros con algunos a los que la paternidad apartó de las salas de conciertos. Resulta todo muy familiar, pero sin que lo que ocurre en el escenario quede en un segundo plano. Ramírez será el encargado de que eso se cumpla. Su pop-folk psicodélico, de militancia lofi, ideal para escuchar a cualquier hora del día se ajusta a la perfección a la idiosincrasia de esta sesión. El concierto de una banda sorpresa y las canciones que seleccionen Guateques Que Yo Te Pinché DJs completan la oferta matinal.

Low.
Low.

Alta intensidad

El grueso del sábado resulta estilisticamente de lo más variado, pero con el máximo común denominador de la intensidad de todos los convocados. Desde la propuesta volcánica de El Páramo (que recoge el testigo atronador y musculado de Toundra y Za! en ediciones pasadas) a las melodías hipnóticas elevadas al cubo de Ocellot, pasando por esa mezcla chispeante de The Cure y Phoenix que son Exsonvaldes o el folk intimista de La Familia del Árbol con magnífico disco (“Odisea”) recién salido del horno.

Aunque para álbumes nuevos, “Ones and sixes”, de Low, absolutos cabezas de cartel del festival. Doce canciones que trituran la etiqueta slowcore, que ya hace tiempo que se les quedó pequeña. Vayan cogiendo sitio en el teatro de La Rambleta, un escenario que el grupo ya conocen porque lo pisaron hace dos años, porque este es de esos conciertos que hay que ver enganchados a la butaca.

Allí también volverán McEnroe, un grupo que es historia viva del Deleste por el directo que regalaron en su primera cita. Forman parte del pelotón que ha sacado trabajo nuevo este 2015. En su caso, “Rugen las flores”, en el que siguen destilando tragos de pop introspectivo, pero al que parece que ahora le tiñe cierta luminosidad, melancólica eso sí. El desopilante e irresistible repertorio de Los Tiki Phantoms y el pop poliédrico de Mist (junto a los sets de Los Átomos DJs e Indipop DJ) rematan la nómina de bandas que hacen del Deleste 2015 un encuentro imprescindible.


Grupos Deleste en Verlanga:

La Habitación Roja entrevistada por 19 músicos hace un año.

Un vermut con Jorge Martí (La Habitación Roja).

Entrevista con Ramírez.

Los recuerdos musicales de Rick Treffers (Mist).

Los recuerdos musicales de La Familia del Árbol.

Entrevista con McEnroe a raíz de su disco anterior, “Las orillas”.

Entrevista con Albert Montón, director del documental sobre “Botifarra”.