Jesucristo Superstar ha vuelto

caifas1

Un año más, el Dúo Caifás se calza sus mejores galas y recorre con su Gira Crucis varios locales de Valencia extendiendo la palabra de Jesucristo (Superstar) entre sus fieles. Una experiencia nada religiosa, aunque pueda parecerlo. El plan ideal para que la vista descanse de tanta procesión y penitencia, porque estos días también pueden ser divertidos.

¿Quienes son y qué es el Dúo Caifás?
El Dúo Caifás de algún modo es un grupo tributo. Pero no homenajeamos a ninguna banda sino a un disco, doble eso sí. Somos Gilberto Aubán (Gilbertástico) y Antonio J. Iglesias (1/2 Dwomo), tocamos juntos en varios proyectos desde que nos conocemos y como Dúo Caifás interpretamos y adaptamos el musical Jesucristo Superstar en su versión española (la de Camilo VI, la buena) a un formato de salón. Más cercano y a la vez más ajeno al despliegue de una obra de esa magnitud. Una propuesta musical con trasfondo místico en estas fechas de recogimiento y reflexión…

¿Comó surgió la idea?
Antonio- En el amplio baúl de nuestros gustos comunes se encuentra entre muchas otras cosas la devoción por este disco desde siempre. A fuerza de tararear las canciones, evocar la puesta en escena y sumergirse en la ópera rock surgió el hacerlo en directo en formato dúo, sin más. Dimos forma al primer Gira Crucis y nos lanzamos a cantar nuestra visión del disco. Pocos instrumentos, desdoblamiento de personajes. Dos voces y una pasión.

Gilberto- Creo que fue en la gira de “Disco Dios” de Dwomo cuando descubrimos nuestra pasión mutua por este musical, haciendo versiones furtivas en los camerinos.

Los dos miembros del Dúo Caifás estáis metidos en mil proyectos. ¿Cómo os las arregláis para llegar a todo?
Antonio- A veces hay que multiplicar los minutos como los panes y los peces. Es cuestión de inquietud y organización. De todos modos el Dúo Caifás sólo saca su procesión sonora en Semana Santa, así que es compaginable. Es un alto en el camino hacia la salvación. Este año nos ha pillado dentro de la gira de presentación del nuevo disco de Gilbertástico, pero como te he dicho ha sido compatible sabiendo que al tercer día vamos a resucitar.

Gilberto- También es verdad que, al ser el tercer año consecutivo que lo hacemos, la función es más de repasar un repertorio que de emprenderlo desde cero. Pero si te refieres a nivel físico y espacial, la respuesta es Blablacar.

¿Por qué Jesucristo Superstar?
Antonio- Porque es el musical que más hemos oído desde niños, sobre todo en su versión española y hay discos que te marcan. Somos soñadores, hombres de fe (no confundir con religión) y visión transgresora de ciertas cosas. Hacer el musical de los musicales desde el otro extremo es un reto. También porque a mucha gente le gusta, o se lo sabe y se contacta con un público peculiar que puede verlo así, lejos de ir a una ópera magna en teatro.
Tiene un punto pagano muy seductor. Y, por encima de todo, la música es genial pese al setentómetro extremo… Hay que saber superstar.

Gilberto- Para mí era la banda sonora de los veranos, el viaje de ida con la primera casette y el de vuelta con la segunda, todos los años. Cuando escuchabas esas canciones sabías que empezaban las vacaciones, eso quizá les dio esa fuerza especial, aparte de que se convirtió en una tradición.

Es el tercer año que hacéis la Gira Crucis. ¿Hay alguna novedad respecto a la del año anterior?
Antonio- Tenemos varias ideas para ir innovando cada Gira Crucis, a medida que lo desarrollas surgen cambios o novedades que enriquecen el show…Pero este año confieso que no sacaremos a jugar nuevas ideas respecto al anterior. Hemos estado más centrados en la otra gira y las novedades se limitarán a la intervención de algunas personalidades de la escena musical valenciana interpretando a personajes puntuales en cada punto de la gira, invitad@s superstar.

Gilberto- También hay que reconocer que la composición tiene cierta enjundia y el repertorio es largo, y sólo somos dos personas así que de momento mantenemos la esencia de otros años con un margen para la sorpresa.

Al margen de la música, ¿hay algo de escenografía, vestuario, representación especial en el show?
Antonio- En un futuro quizás proyectaríamos diapositivas o jugaríamos más con la iluminación, pero como caprichos añadidos y dependiendo del lugar. Esta es la versión salón y la idea es ir con lo básico, el extremo opuesto de la ópera rock. Usaremos algo de caracterización estética, algún toque performático, coral poular, éxtasis místico…lo tradicional, vaya.

Gilberto- Creo que las explicaciones de Antonio entre tema y tema son bastante interesantes y particulares. Quien no conozca la historia se enterará de todo riéndose un rato.

¿Es en algún momento un espectáculo que interactúa con el público?
Antonio- La implicación del respetable en momentos de muchedumbre y coral se agradece. En las voces de tod@s está hacer de cada punto del Gira Crucis nuestro pequeño Jerusalén.

Gilberto- Un verdadero fan de Jesucristo Superstar no es capaz de ver el musical sin cantar una, tres, o todas las canciones, así que damos por hecho que habrá participación.

Es una versión acústica de Jesucristo Superstar, pero si no fuera así y pudiérais contar con los músicos que quisieráis, ¿a quién fichariais?
Antonio- Vaya! no nos la hemos planteado nunca así, con otros músicos y tal… pero te diría que más que músicos para tocarla (que seguro habría bastantes dispuestos y versátiles de sobra) ficharíamos gente para la representación teatral. Imagino ciertas coreografías o personajes de la obra y me vienen caras a la cabeza para ciertos papeles…después se disipan de mi mente pecadora a golpe de corona de espinas.

Gilberto-
Hombre, por pedir, a Los Canarios, ¿no?

¿Cómo veis la Valencia musical?
Antonio- Tuve un sueño. Gentes del periodismo musical y de las pseudoescenitas se abrazaban con los ojos llenos de lágrimas de emoción, después marchaban juntos a ver atardecer en la Malvarrosa y dispuestos a adorar a un becerro de oro que les guiase en su travesía por el desierto. Con hojas de palmera hacían pasillo de campeones a las figuras destacadas del nuevo pop y todos, como un sólo hombre unían sus voces para cantar a pleno pulmón…Hossana en el Mediterráneo!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.