Los discos favoritos de Ricardo Vicente

Foto: Nahúm García.

Foto: Nahúm García.

Ricardo Vicente solo ha firmado dos discos con su nombre en solitario (“¿Qué haces tan lejos de casa” – Marxophone, 2013 y “Hotel Florida” – Cydonia, 2015), pero para nada es un recién llegado a la música. Este profesor de filosofía ya vistió la camiseta de Tachenko, La Costa Brava o Francisco Nixon, además de colaborar con este último y The New Raemon. La frescura de sus composiciones, a mitad camino del folk dylaniano y el pop sin corsés, maridan a la perfección con la afilada nostalgia de sus letras. Este viernes, 29 de enero, desplegará sus canciones en el Deluxe, acompañado de Nahúm García al bajo y Enrique Moreno a la batería. Antes, le interrogamos por sus discos favoritos.

“Muchacho” (Phosphorescent, 2013)

Phosphorescent

Es un disco que muestra una cosa complicadísima: Se puede tener un estilo sin renunciar a la verdad. La forma de interpretar estas canciones es un manual para cualquiera que pretenda dedicar su vida y su salud a escribir canciones para otros.


“Deserter’s Songs “ (Mercury Rev, 1998)

Mercury Rev

Yo siempre soñé con hacer un disco que me acerque a lo que Mercury Rev me transmitía cuando los conocí. Me llevaba a un sitio genial, yo tenía veinte años y me parecía que hacía crecer cualquier historia, libro o película.


“Sing When You’re Winning” (Robbie Williams, 2000)

Robbie Williams

Sé que hablamos de discos enteros, pero yo aquí hablo de lo pequeño y lo grande. Hablo de una cosa grande que yo aprecio y es la capacidad de reinventarse y de lo pequeño, tan pequeño como una gran canción, “The Road To Mandalay”.


“City Zen” (Kevin Johansen, 2005)

Kevin Johansen

Uno, a veces, se pregunta qué magia se requiere para ser un gran mezclador de ideas. Escuchando a Kevin Johansen entiendo que la magia requiere profesionalidad, algo prestado, algo trabajado y atreverse a exponerse. Si encima no caes en el cliché, creo que vas por buen camino.


“La vida mata” (Los Enemigos, 1990)

Los Enemigos

Recuerdo escuchar este disco con emoción y pensando que la vida iba a ser otra cosa. Recuerdo escucharlo mientras me afeitaba por primera vez, digamos que esto es algo iniciático y por eso tengo este disco dentro de mí para siempre. Cuando intento hacer buenas letras pienso que tengo toda la vida por delante y una barba por salir, y pienso en ellos, en Los Enemigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.