Conversaciones Música

Alegría de vivir

Odd-Cherry-Pies

La manera más fácil de definir a Odd Cherry Pie es apuntar que hacen música folk. Pero eso sería tan cierto como injusto, porque sus canciones tienen ese detallismo diferencial que otorga el violín, la frescura propia de las melodías pop y el calado de muchas horas escuchando a clásicos de verdad  para buscar su propio camino. Marta Domingo y Nando Vidagañ (ambos con recorrido en otras bandas locales) son el centro neurálgico del grupo y puede que sólo fuera un guiño entre ellos, pero la etiqueta “canción popular melodramática”, de su bandcamp, es un pleno en la diana.

¿En qué momento se encuentran Odd Cherry Pie?

Estamos a punto de grabar nuestro segundo EP y nos llaman para bolos guapos. Alguna gente nos dice que le gustamos muchísimo, otros que mucho, nadie ha tenío el detalle o la impertinencia de venir a decirnos que no le gusta lo que hacemos pero de momento tampoco nos ofrecen un millón de pavos. Somos felices porque disfrutamos con lo que hacemos y gastamos poco. El amor y la música de lujo, la pasta ni fred ni calor.

“Samarkanda” lo publicasteis este mismo año. ¿Contentos con el resultado final?

Sí. Lo grabamos con buenos amigos y creemos que es rico. Hay muchas ganas de grabar otras cosas pero regret nothing, get up, stand up, don’t give up the fight.

La manera más fácil de definir a Odd Cherry Pie es apuntar que hacéis música folk. Pero eso sería tan cierto como injusto. ¿Estáis de acuerdo?

Nos gusta el folk, pero estamos de acuerdo: no hacemos folk. Solemos responder que hacemos canción popular y que nuestra banda preferida y principal influencia es The Beatles. La tradición a la que nos debemos también tiene muchísimo que ver con la literatura universal. No sé, puede que cuanto más concreta sea la determinación, más traicione al asunto. Puede ser orientativa en plan prensa y tal, no sé. Creo que la intención acertada es pretender sonar a uno mismo.

¿Sois conscientes de que el violín os confiere cierto apunte diferencial respecto a propuestas similares que puedan haber?

Hay violines en otras bandas como nuestros compis de La Hora del Té o Badlands. Nos gusta prestar atención a nuestros instrumentos pero casi la verdad es que nos centramos más en “Lawrence de Arabia”.

En vuestras canciones hay como una base que parece que beba de las fuentes clásicas (The Beatles, Bob Dylan, Buffalo Springfield, Neil Young,…). ¿Cómo es vuestra relación con la música?

Nando.- Yo escucho muchísimas veces los mismos discos. Me gusta encontrarme con cosas nuevas pero a Dylan lo escucho fijo todas las semanas. Especialmente si estoy un poco de bajona, aunque mis amigos saben que soy to alegre. Creo que las canciones son fundamentalmente espacios que necesito habitar y que le dan mucha vidilla al rollete.

Marta.- Yo soy muy de The Beatles desde pequeña y siempre son referencia, pero me gusta descubrir constantemente cosas nuevas. Me gusta mucho Nuria Graham o St. Vincent, por ejemplo. De hecho, bastante gente a la que he escuchado hace muy poco ya ha pasado a formar parte de mis clásicos.

También hay ciertas melodías pop en algunas de las composiciones. ¿Son buscadas intencionadamente pensando en al riqueza de la propia canción?

Entendemos que al componer lo que buscas es hacer buenas canciones. Para nosotros son buenas las canciones que te vuelan el cabeso y te sacan la risilla. Supongo que eso es un poco lo que buscamos.

¿Qué hay de broma en lo de “canción popular melodramática” y cuánto de cierto?

Una puta farsa. Qué va, tiene su aquel, aunque en realidad no sabemos muy bien qué entender por “canción popular melodramática.” Lo pusimos un poco en plan mofa pero claro, como dice la Pauli en plan mofa: “entre broma y broma la verdá s’asoma.”

¿En qué medida beneficia a Odd Cherry Pie vuestra participación en otras bandas?

Lo principal es lo que aprendes de tocar con gente buena. Como buena crew contamos con tantos instrumentos, cables, pedales, etc. como podamos reunir entre todos. Conoces a más gente a base de hacer bolos como una escopeta repetidora y rezas para que no se solapen fechas. Tiene algún inconveniente pero sobre todo pros y es pride and joy.

¿Cómo veis la escena musical en Valencia?

Desde nuestra perspectiva hay un crecimiento agradable de vidilla. Hay cada vez más bandas, prensa y salas que se mueven y hacen cosas guapas y con buena fe por la música. Hay auténticos cebáos que merecen mención especial porque se pasan el día de conciertos y comen de camino como Víctor García, y garitos por los que sentimos mucho cariño y que se lo curran mucho como el dELUXE o el Gestalguinos. Lyann, Acapvlco, los Kojaks (está claro que Holy Paul y Johnny B. Zero), Best on the Road, Dezervers, Chöe’s Clue, Lost River Bastards, Badlands o La Hora del Té son ejemplos de buena peña y buenas bandas.