Veinticinco años no es nada

doctor_divago_aperitiver

25 años llevan Doctor Divago en plena forma. Durante ese tiempo, 10 discos en los que había unas cuantas razones para quedarse en ellos. Rock, blues, pop, etiquetas que no hacen sombra a las canciones, porque en definitiva ellas son lo importante. Con su trabajo más reciente, “Imperio”, han publicado algunas de los mejores temas de su carrera y conseguir eso, a estas alturas del partido, dice mucho del grupo y de su estado de forma. Este sábado, lo podréis comprobar en el Aperitiver (a partir de las 20’00h en Tulsa Café) en el que el grupo subirá al escenario en formato acústico con Manolo Bertrán y Chumi. El primero de ellos, responde nuestras preguntas.

Hace unos meses salió “Imperio”, vuestro último disco hasta la fecha. Con la perspectiva que da este tiempo transcurrido, ¿Cómo lo veis?
Ha tenido muy buena acogida, muchos medios lo califican como el mejor de nuestra trayectoria y eso, a estas alturas, es importante para nosotros. Desde luego, como han comentado en alguna crítica, hay algunas canciones que parece que han llegado para convertirse directamente en clásicos de nuestro repertorio.

“Imperio” transmite cierto apego por unos personajes de un mundo que parece que os resistís a que desaparezca, cómo si fueran parte esencial de nuestra memoria, incluida la familiar.
Sí, me han comentado también que éste es “el álbum de la memoria”. Y, bueno, en este mundo conviene tener memoria, no para estancarse, sino para saber de dónde viene uno, por ejemplo. Lo hacemos sin nostalgia, pero conscientes de que Valencia es una ciudad que, lamentablemente, tiene muy poca memoria (más o menos, lo que dura la cremà de la falla), y de que tiene personajes e historias muy reivindicables.

Entre esos protagonistas de las canciones se encuentran Gracia Imperio o Julio Galcerá, ambos relacionados con Valencia. ¿Crees que en ese sentido (y aunque haya una canción como “Barney Ross”), es vuestro disco más local en el buen sentido de la palabra?
Sí, seguro. En la canción “Gracia Imperio”, que cuenta la historia de la “supervedette de los ojos musulmanes”, una de esas historias que Valencia ha desterrado de su memoria, hay citas a calles concretas, a bares, a teatros desaparecidos. Por otro lado, se cita en el estribillo de otra canción a un músico estupendo y con personalidad, que todavía sigue en activo haciendo magníficas canciones, como Julio Galcerá.

¿Cómo crees que ha ido evolucionando tu manera de escribir letras de canciones?
Dicen que se ha ido haciendo más clara mi forma de escribir, que en los primeros discos era más críptica. Yo también aprecio esa evolución, aunque cada canción es un mundo. Con los años, incluso me he abierto a contar historias reales, en plan cronista, cosa que no había hecho antes, por falta de necesidad o porque no sabía hacerlo, no lo sé. Es curioso que, paralelamente, en la música se aprecia una evolución similar, se ha ido haciendo menos oscura con el tiempo y, sin renunciar a su personalidad y a nuestra acidez o aspereza naturales, se ha ido decantando por unas formas más clásicas.

Cumplís 25 años de carrera y 10 discos grabados, ¿qué veis si miráis hacia atrás?
Doctor Divago es algo para lo que hemos vivido a lo largo de todos estos años, ensayo tras ensayo… se convirtió en una forma de vida incluso antes de existir. La impresión que tengo es que todo ha pasado muy rápido aunque, si me pongo a reflexionar y a hacer recuento, como estoy haciendo últimamente, veo una ingente cantidad de esfuerzo y trabajo. Y lo vemos todo con satisfacción, orgullosos de nuestros discos y de nuestra carrera. Como en todas las trayectorias largas, ha habido momentos más dulces y otros más agrios y más difíciles que dejaron sus heridas, no somos la excepción.

¿Hay algún programa de festejos preparado para tan importante fecha?
Sí, parece que hay bastante interés en celebrar este aniversario. Por un lado, una productora valenciana nos ha propuesto hacer un documental y, por otro, hay un libro en preparación. Todo tiene que ver la luz en este otoño. En mayo celebraremos el aniversario en Madrid, en una fiesta en la que tocarán nuestros amigos Los Radiadores y pinchará Jesús Ordovás. Y en Valencia haremos una gran fiesta con invitados allá por el mes de noviembre.

Doctor Divago ha estado en un buen número de sellos durante su carrera. Ahora vuestra casa es Bonavena, de la que tú eres el 50%. ¿Cómo está resultando la experiencia y en qué crees que habéis salido ganando?
Sí, Bonavena es el sello y agencia que montamos hace cosa de un año y medio Raúl Tamarit y yo. La experiencia ha sido positiva, el disco se ha movido muy bien y lo mejor es que tienes el control absoluto del proceso, si no llegas a un determinado medio o no suenas en determinada radio, no es que a nadie se le haya olvidado hacer una llamada, ya sabes que no depende de nadie más que de ti, o de nosotros en este caso. Por otro lado, es mucho trabajo porque al final acabas echando más horas en cuestiones burocrático-promocionales que en la propia música. Pero éste es el signo de los tiempos.

¿Qué ventajas e inconvenientes encontráis a actuar de manera acústica o eléctrica?
Son cosas distintas, en eléctrico se suele tirar más de artillería y de maquinaria engrasada. Es el medio natural para un quinteto de rock que ha chupado miles y miles de horas en su local de ensayo. Es más adrenalínico frente al intimismo del acústico. Pero las canciones nacen siempre con una guitarra acústica y voz, que es como yo compongo, así que no cuesta mucho volverlas a llevar al sitio del que salieron. Nos gusta también el formato acústico, tiene mucho encanto, permite cierta libertad y potenciar el aspecto emocional de la canción.

¿Cómo veis la Valencia musical?
En cuanto a grupos yo siempre la he visto interesante. Es un mundo difícil y cuesta mucho llenar una sala, salir a tocar fuera o sonar en los medios estatales, no ya por la crisis de la que tanto se habla; es que esto del rock en Valencia siempre ha estado en crisis. Pero ahora mismo, como casi siempre, hay muchísimos grupos de diferentes estilos haciendo cosas interesantes y batiéndose el cobre dignamente.

¿Qué se va a encontrar la gente que se acerque el sábado al concierto?
La actuación del Aperitiver es una de esas citas especiales, un verdadero aperitivo a todas estas celebraciones del 25 aniversario que comentaba antes, ya que Chumi y yo, aprovechando el formato acústico, vamos a repasar buena parte de las versiones que han aparecido en nuestros discos y algunas canciones con nombre propio, buena parte de esos personajes singulares que pueblan nuestro repertorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.