Comer

Comer, Paladar

Foto: Eva M. Rosúa.

La gran familia de El Niza

En el bar El Niza (desde 1958), las mesas no son fronteras: aunque se vaya solo, siempre se encuentra a alguien conocido para sentarse y compartir conversación (lo que más alimenta), comida, y bebida. En su cocina se rescatan pucheros, guisos, arroces y legumbres de las abuelas de los dueños.

Comer, Paladar

Foto: Eva M. Rosúa.

La comida más importante del día (II): Bastard

Mesa colectiva, mesa individual exterior en la entrada, mesa en taburete alto junto al ventanal, o simplemente chester. Siguiendo la ruta de dónde empezar el día por Valencia aquí la opción Bastard, que abre de lunes a domingo, de 8:00 a 00:00.

Comer, Paladar

Foto: Eva M. Rosúa.

La masa de la pizza no es broma

No hay calle de Valencia que no ofrezca pizza en su carta o letrero, pero con bajos niveles de calidad por lo general. No todo lo que lleva el nombre de “pizza” merece tal calificación. Aquí os recomendamos dos sitios donde comerla bien buena.

Comer, Paladar

Foto: Eva M. Rosúa.

La carne lenta de A Contracorriente

Rafa Delmonte, es un cocinero aficionado por los guisotes lentos de la abuela, el chup-chup de toda la vida. Poco a poco irá introduciendo cambios en la oferta de su actual casa, A Contracorriente (es su intención), pero su llegada ya se ha hecho notar en una carta con mayor preponderencia de carne.

Comer, Paladar

Foto: Eva M. Rosúa.

El reencuentro con la buena pasta

Gaspar Martínez, Massimo Bicego y Mariló Giner, estos dos últimos del añorado Il Ritrovo, juntan fuerzas en el restaurante La Aceituna. Hay reencuentros que bien merecen unos años de ausencia para desearlos con más fuerza.

Beber, Comer, Paladar

Foto: Eva M. Rosúa.

Fierro & Zeta

Que las cervezas Zeta están impresionantes, ya lo sabíamos. Que Fierro ofrece, en Ruzafa, una cocina emocional y milimétrica en su edificación, lo intuíamos. Una conjunción afortunada propició esas uniones que son un hito en el calendario lunar.

Comer, Paladar

Ilustración: Eva M. Rosúa.

Valencia bien vale una clóchina

Junio es sinónimo de clóchina (meses sin “r”) y Valereta es un centro neurálgico para hacerse con bivalvos de calidad. El origen de la pequeña casa se remonta a 1957, nos cuenta Laura Valero, cuando su abuela empezó a vender clóchina en una parada en la plaza de San Pedro del Cabañal.

Comer, Paladar

En casa de Rakel

En casa de Rakel

En Karak, Ka-Rakel (Cernicharo) la potencia con control sigue las premisas de anarquía, respeto al producto y comida saludable. La primera es la más genuina y tienen que ver con seguir su propio instinto, un camino que pasa por todo aquello que le gusta hacer.

Comer, Paladar

Ilustración: Eva M. Rosúa.

Olfateando el hot dog

Un perrito caliente, un hot dog, requiere pese a su condición de fast-food, todo el esmero de las comidas que se retratan en el impacto de un buen punch. En Valencia, la ruta diletante en busca de diversión perruna, nos lleva de norte a sur de la ciudad, siguiendo el rastro del ketchup por el camino.

Comer, Paladar

Lo griego sienta tan bien

Lo griego sienta tan bien

Hay gastronomías que divierten, las hay que directamente alimentan, y unas cuantas podríamos definirlas como del bienestar. La griega es una de ellas. Una sencilla ensalada de queso feta con D.O., tomate, pepino y aceitunas de kalamata sabe bien y te lleva al olimpo de la digestión.

Comer, Paladar

Novela de autor en The Book

Novela de autor en The Book

Alfonso J. Lanzas escribe con excelente caligrafía cualquier menú de mediodía. Entrantes que pueden abarcar tapas apetecibles como el hojaldre de anchoa con crema de queso y mango o una hamburguesita thai mar y montaña.

Comer, Paladar

Foto: Eva M. Rosúa.

Y al séptimo día, Ciro

Condensar en el pequeño espacio de una tapa los sabores de nuestras referencias más cercanas con técnicas que las subliman, es hacer lo sencillo doblemente deseable. Capturar el tiempo, provocando que dentro de este ruido infernal en el que vivimos, otro tiempo suene más despacio.

Comer, Paladar

Foto: Eva M. Rosúa.

El misterioso caso del alimento seco

El cucurucho de papel con las compras a granel de alimentos secos es uno de los placeres privados que solo se reviven en mercados y escasísimas tiendas. En ellas, es muy importante la mesura y la magia de estos alimentos, que rehidratados pueden devenir en un plato sencillo con sabores que el paladar explorará.

Comer, Paladar

Foto: Eva M. Rosúa.

El garage del pollo

En El Garatge, haciendo honor a su lema “tapes i pollastre”, la carne está suculenta, bien comprada y elaborada. Desde unas admirables croquetas de puchero hasta las brochetas de pollo saté marinadas al estilo tailandés con salsa de cacahuete.

Comer, Paladar

Foto: Eva M. Rosúa.

La pastelería china de Pelayo

Desde tartas por raciones, pasando por bubble teas, donuts clásicos, una amplia selección de panes tipo molde, brioche rellenos de ingredientes dulces o salados, como los panecillos que en su interior esconden una brizna de carne seca al horno.

Comer, Paladar

Foto: Eva M. Rosúa.

La vuelta al bao en 7 días

Las delicias del mollete oriental en My Bao. Un caliente bocado callejero de esos que chorrean, te zampas con una sola mano y ya estás pensando en el siguiente. En MyBao, te puedes sentar y revivir la euforia de los sabores con el clásico panceta asian style que lleva salsa de cacahuete, pepino, sriracha y cilantro.

Comer, Paladar

Foto: Eva M. Rosúa.

Lleterola fina

Lleterola fina, repetían madres y abuelas para anunciarnos el manjar en días contados a la mesa, famoso por su fósforo. Los niños, tan poco dados en general a la exploración de sabores, la desdeñábamos hasta que en la edad adulta la buscamos con indesmayable deleite.

Comer, Paladar

La imaginación es verde

La imaginación es verde

La carta-pizarra de Nehuen es corta. Sin huevos, ni lácteos. Pero eso, lejos de ser un problema, anima a su creador a idear nuevas propuestas como la tosta de falso cheddar elaborada con altramuces. Hace lo mismo con almendras.

Comer, Paladar

El pequeño japonés de la esquina

El pequeño japonés de la esquina

Cuando aún no teníamos muy clara la diferencia entre sushi y sashimi, cuando nuestro paladar desacostumbrado arrugaba la nariz con el sabor del jengibre perfumado y el wasabi no era ni una opción, Sushi Cru ya estaba allí.

Comer, Paladar

Foto: Eva M. Rosúa.

La comida más importante del día (I): Monviso Italian Café

El ineludible desayuno. La comida mas económica del día y la que nos puede salir más cara. Porque un mal desayuno deriva en un mal comienzo que te puede arruinar toda la jornada. Una estupenda opción es hacerlo en Monviso, con denominación de origen italiano.