Comer

Comer, Paladar

Guía exprés para comer Ramen

El ramen comparte la filosofía del cocido: una variedad de ingredientes cocinados con paciencia en la que el sabor de uno, supera al anterior en ¡wow! Aquí hay fideos largos en lugar de arroz, también hay carne (de cerdo), verduras (de mar) como el alga nori, además de bambú, maíz, chalotas, cebollino… Solo que todo de un vuelco.

Comer, Paladar

El lenguaje universal de las tapas

Las bravas del bar Ricardo merecen la peregrinación. Si el Dr. Zamenhof que da nombre a la calle del bar, fracasó en su idea de una lengua común, el esperanto; la receta de estas bravas podrá ser entendida por cualquiera que las pruebe.

Comer, Paladar

Sencillas cosas, bien dispuestas

Para que nada se olvide hay bares como Taberna Vasca Che. Su oferta de platos combinados merecen un aplauso o dos. Imposible no hacerlo cuando las maravillas visitan tu mesa: bacalao a la vizcaína, pimientos rellenos de carne, croquetas, albóndigas con patatas fritas,…

Comer, Paladar

Y Gadhus se tragó a la ballena

En el estómago de la galería Jorge Juan habita desde hace menos de medio año el restaurante Gadhus. De Rocafort al centro de Valencia para ampliar la cocina, que con maestría realiza el cocinero Richi Goachet. Perú-Valencia-País Vasco sería el triángulo de unos platos que combinan mucha locura con técnica.

Comer, Paladar

It’s nacho problem

Los nachos son a la vez pan y tenedor. Corresponden a esa categoría de alimentos que sirve para acompañar cualquier salsa y permite prescindir de cubiertos. Un invento con pericia de pala para arrastrar todo lo que se pone por delante. Triángulos de maíz frito por obra y gracia de la fusión Tex-Mex. Marchando una cata.

Comer, Paladar

¿De dónde vienes? Arepas traigo

Cerca de la plaza de la Virgen en una calle pequeña y estrecha que serpentea y que lleva el precioso nombre del Peso de la Harina, si dejas de mirar hacia arriba a los edificios, entrarás por la puerta trasera a Maracaibo Olé, cocina venezolana en el corazón de Valencia.

Comer, Paladar

La puerta blanca de la calle En Llop

A Chez Lyon no se va sólo a comer. Mejor dicho, uno cree que va solo a comer y acaba por formar parte para siempre, de ese restaurante que no debería nunca desaparecer. Con una cocina de raíces francesas, se peregrinaba aquí y a El Gastrónomo (ambos nacieron en los ochenta), cuando el cuerpo rugía por un steak tartar.

Comer, Paladar

El cheesecake palestino que se hace en Valencia

Uno de los bocados dulces con queso más consumidos en Israel, Jordania, Líbano, … es el knafeh. Porque ya sabemos que en cuestión de autorías cada uno quiere llamar a la creación por su nombre. En esta ocasión el origen apunta a Nablus, Palestina. Lo que no cambia es la admirable mezcla de este pastel dulce para tomar a cualquier hora.

Comer, Paladar

Cuatro placeres sin complicación

Hay que reivindicar el placer de los bocados sencillos sin más aderezo que una buena materia prima y algo de gracia en forma de aceite, o un buen condimento. Al igual que uno visita una ciudad atraído por un único monumento, a estos lugares valdría la pena acudir con burreras para catar ciertos tesoros de su carta. Ojo, no son hallazgos a precio de oro.