Comer Paladar

La comida más importante del día (III): Federal Café

Federal cafe desayuno
Foto: Eva M.Rosúa.

Seguimos esta ruta de sitios para desayunar, recorriendo aquellos lugares en los que por lo general, tomar un buen café y un digno acompañamiento que nos eleve el espíritu y el día.

La calle de Prócida huele a leña en invierno. Es una calle que le hace sentir al ciclista que pasa por ella, que posee su ciudad, que la vive a su ritmo. La calle olía también en su esquina fotogénica con la plaza de los patos (Plaza Rodrigo Botet), a goma milán nata. La Papelería Vila y sus mapas mudos geográficos desaparecieron casi de la mano. De ella no queda ni el cartel, no hubiera costado mucho conservarlo en el interior de Federal Café como se han conservado las antiguas columnas de fundición.

La historia de Federal es más corta que la de la Papelería Vila de la que siempre me maravilló su trastienda y su estantería. Establecimiento tipográfico y centro de modelación impresa (desde 1888) como se anunciaban en prensa. El café cuenta con sucursales en Cataluña y Madrid, y tiene su origen en una pareja de australianos, y ya sabemos cómo ha calado y se ha exportado la renovación del café en el continente de las antípodas. Esto me lo reafirma un barista de urgencia en otra ciudad (los baristas son como el librero de cabecera, hay que reconocer uno en cada lugar que se visita): “La revolución del café se inició en Australia y hasta hoy”. Un barista con experiencia, una marzocco y un café obran la maravilla de un genial capuchino tan difícil de encontrar aquí (Retrogusto Coffeemates y Bluebell Coffee Co. mediante). El goloso se sentirá a gusto en Federal con su tartas del día. Y el apartado salado lo coloniza un listado en modo brunch. Opto por la sencillez de la buena grasa verde de una tostada de aguacate. Si la comida más importante del día es la idónea para hacer acopio de energía, voy servida.

Lo mejor de la decoración de Federal, son sus vistas al exterior. Las mesitas del fondo que dan a la plaza del Picadero de Dos Aguas, descubren en el relajado desayuno, otro cartel que ha corrido mejor suerte: “Taberna Casa Pedro” (un cenáculo de la vida cultural de la Valencia de los 50) con una flecha que dirige al actual restaurante La Utielana (que conserva los murales de un grande, Manolo Gil). Este cartel, no podrá ser derribado tan facilemente, ya que se encuentra pintado sobre los muros traseros de la iglesia San Juan de la Cruz. Alguna ventaja tendría que tener habitar la parte trasera de la religión.

Federal Café. C/Embajador Vich, 15. La Xerea.

suscripcion-newsletter-paladar