La ciudad despierta

La ciudad despierta

La letra con música entra

Corren buenos tiempos para el binomio música y literatura. Después de años de cierta sequía, va siendo hora de hablar de una realidad constatable y dejar de referirnos a la aparición de nuevos libros como de un hecho sorprendente. Además, que algunas de esas novedades provengan de aventuras al margen del negocio editorial clásico hace que aumente la posibilidad de crecimiento.

La ciudad despierta

Ábranse de orejas

Lo mejor para combatir el ombliguismo es abrir las orejas. Escuchar a otras personas y salir de la burbuja en que se acaba convirtiendo nuestra existencia. Una buena cura contra egos desorbitados y encantados de conocerse y una oportunidad única para seguir aprendiendo, que de eso trata el juego de la vida.

La ciudad despierta

Viaje en metro

El turista vuelve a recorrer su ciudad, pero esta vez opta por coger el metro para pasearse por la Valencia subterránea. Y como ocurre con muchas otras instalaciones descubre la dejadez administrativa ante unos espacios que ofecen unas posibilidades infinitas.