La ciudad despierta

La ciudad despierta

Ábranse de orejas

Lo mejor para combatir el ombliguismo es abrir las orejas. Escuchar a otras personas y salir de la burbuja en que se acaba convirtiendo nuestra existencia. Una buena cura contra egos desorbitados y encantados de conocerse y una oportunidad única para seguir aprendiendo, que de eso trata el juego de la vida.

La ciudad despierta

No había en Valencia dos artistas como ellos

En Verlanga no tenemos un John Dos Passos, así que nos hemos sacado de la manga un Tres Passos para comentar aquellas cosas de la actualidad (o no) que nos parezcan más relevantes. Para empezar, un cóctel con Sorolla, Estellés, la obra “Femenino singular”, la revista Bostezo y Jesús Ge.

La ciudad despierta

Viaje en metro

El turista vuelve a recorrer su ciudad, pero esta vez opta por coger el metro para pasearse por la Valencia subterránea. Y como ocurre con muchas otras instalaciones descubre la dejadez administrativa ante unos espacios que ofecen unas posibilidades infinitas.

La ciudad despierta

Paseando por Calatravalandia

Antes o después tenía que ocurrir. Y ha llegado el día. Toca hacer turismo tradicional. El lugar escogido es la Ciudad de las Artes y las Ciencias. ¿Sobrevivirá nuestro turista en su propia ciudad al envite?

La ciudad despierta

Un lugar llamado La Torre

El turista recorre una de la antiguas pedanías de Valencia, el actual barrio de La Torre, y no puede evitar imaginar en lo que se podría convertir, sin tener que renunciar a su personalidad, si se apostara por la cultura en esta ciudad.

La ciudad despierta

4 cafés con una pequeña (gran) historia

Muchas páginas de la historia de una ciudad se escriben en sus bares y cafeterías. Por eso, cuando estas cierran justo sería que alguien nos contará lo que allí pasó. Este es el homenaje del turista en su ciudad a 4 locales que o ya no son o están de manera diferente.

La ciudad despierta

Donde fueres come lo que vieres

El turista decide comprar productos autóctonos para la comida y cocinarlos él mismo. Por la tarde, completa el día marítimo con tres misiones que cumplir: un canódromo, una empanadilla y unas películas serán la clave.

La ciudad despierta

Viaje al centro de la nostalgia

Una de las cosas que se pueden hacer cuando haces turismo en tu ciudad, y que no puedes hacer si viajas fuera, es recorrer las calles y lugares de tu pasado. O lo que es lo mismo, hacer turismo en tu propia vida.

La ciudad despierta

Hay otros mundos, pero están en este

No hay nada como callejear, girar una esquina, cruzar un paso de cebra, voltear un grupo de viviendas y encontrar un tesoro. En Valencia es posible. El Barrio de la Virgen de los Desamparados (o Barrio de la Aguja) es la mejor de las pruebas.

La ciudad despierta

Un día cualquiera en la Biblioteca

Libros, revistas, cómics, discos, dvd’s o fanzines. La Biblioteca Pública de Valencia es un paraíso en el que perderse durante horas y llevarse el botín preciado a casa. Un “must” de la ciudad, sin duda alguna.

La ciudad despierta

El álbum de fotos

¿Qué sería de un turista sin su álbum de fotos? Posiblemente una de las armas más temidas por amigos y familiares a su regreso. Como servidor aspira al cum laude en su turisteo también tiene el suyo.