Héctor Campoy

Hector Campoy

Foto: Jennifer Pérez

Soy Héctor Campoy (o Héctor Merienda). Me autodefino como un pequeño diseñador barbudo. Lo de la barba es obvio y me viene de lejos, lo de pequeño es porque mi niño interior pasa casi más rato fuera que dentro. Me encanta la tipografía, trastear con las manos y ensuciármelas, jugar con el color y las retículas para mantener (a veces) el orden. Actualmente compagino mis labores como diseñador gráfico en Pixelarte junto con mi proyecto personal al lado de Jennifer Pérez en Villa Merienda y mi pequeño gatito Arenque. También soy 1/3 de Estudio Merienda. Me encanta el mar, los globos aerostáticos, las acampadas, el tacto y el olor del papel, adoro las casitas de pájaros, trastear en Instagram, ir en bicicleta y coleccionar llaves de juguete. Llevo siempre un puñado de confeti en el bolsillo por si en algún momento me lo tengo que tirar por encima.

Aviso de antemano:
Una de mis características (de las cuales no me siento excesivamente orgulloso) es la indecisión, así que no prometo nada en cuanto a que solo me quede con una respuesta. La verdad por delante.


Un disco:
Canciones de Temporada de Niza. Por la voz, por la melodía, por las letras, por Septiembre y por todos los recuerdos e historias que me envuelven cada vez que lo escucho. Aquí va un escalofrío.

Una película: Life Aquatic de Wes Anderson. Mar, Bill Murray y Seu Jorge versionando a Bowie. Planazo.

Un libro: Los manuales de instrucciones o uso, sobretodo si tienen ilustraciones detalladas y/o explosionadas. Me quedo también con cualquiera de Alianza Editorial con portada del ausente maestro Daniel Gil y uno que me regalo mi padre cuando era pequeño para dormir en el que aparecían preciosas ilustraciones de ovejitas para contarlas y donde de vez en cuando aparecía alguna negra. Gracias papá.

Una serie de tv: Superagente 86 antes. Modern Family ahora.

Una serie de dibujos de tv: Popeye, gracias por hacer que me gustasen las espinacas tanto como me gustan ahora. Y el mar. Por cierto, ¿sabíais que el nombre de Popeye viene del inglés Pop-eye y hacer referencia a su ojo entornado? Porque yo no hace mucho que lo descubrí…

Una revista: Cereal / Kinfolk / COOKBOOK. Si tiene buenas imágenes, la maqueta es deliciosa y está impresa en papel offset, ñam ñam. Y si además trata sobre disfrutar de la comida o de los pequeños detalles, mejor.

Un icono sexual: Durante muchos años fue Drew Barrymore o al menos eso decían los disquetes en los que a mediados de los 90 me guardaba fotos suyas. Si es hombre, Brett Anderson y su juego de caderas, supongo.

Una comida: Arroz al horno. El de mi madre, el de mi suegra, el de mi suegro, el de la madre de Gloria, el de Kike y Empar, el de Mireia, las raciones que hace la señora delante de la palmera de la calle Julio Antonio y el que hago yo cuando voy al mercado a comprar, que le tengo pillado el punto al cocido y hago un caldo de lágrima, nivel padre.

Un bar de Valencia: Para desayunar los artesanitos de La Estrella, para vermú o caña el 5 en Ruzafa, para merendar Dulce de Leche, para cenar el Tonyina o el reciente (y más que agradable) descubrimiento del Rodamón y para tomar un gintonic de Xoriguer y desgastar las suelas, el Calypso. Casi todo en Ruzafa, porque parece que si salgo del barrio me dan descargas o algo.

Una calle de Valencia: Las paredes decadentes y las puertas del Cabanyal. Así como cualquier calle de Valencia que guarde legado tipográfico y fachadas de gremios. No entiendo en que momento se dejaron de hacer las cosas bien en este aspecto.

Muchas gracias por la invitación, ha sido un placer.
El próximo vermú en Villa Merienda, acompañado de papas con mejillones.

Estáis todos y todas invitados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.