Un suspiro

Tan lejos, tan cerca

Foto: Ryan McGuire (gratisography.com).
Foto: Ryan McGuire (gratisography.com).

Hay imágenes que valen más que dos mil palabras. Donald Trump con una gorra. En su brazo izquierdo sujeta un cartel que pone “Women for Trump”. En su brazo derecho, otro con la leyenda “Blacks for Trump”. La foto la firma Mike Segar para Reuters. Los aficionados al baloncesto recordarán a Segar. Fue en las Olimpiadas de Londres, de 2012. España jugaba contra Australia. En un lance del partido, Rudy Fernández salió disparado. Golpe tremendo y cae a los pies de Segar, que cubría sus primeros juegos. Segar olvida su trabajo y auxilia como puede al jugador que está sangrando. Rudy se sujeta la cabeza y Segar intenta calmarle con algo que parece el boceto de un abrazo. Sus colegas disparan sus máquinas y le convierten en noticia. Si Rudy hubiera sido una mujer y Segar, Donald Trump, este le hubiera agarrado por el coño y le hubiera hecho lo que quisiera. Cómo nos escandalizan las palabras de Trump. Qué lejos resuenan. Qué pronto olvidamos al exalcalde de Valladolid, a Jesús Gil, a Castelao Bragaño, a García Serrano, a Diego Díaz Jiménez y a tantos otros que han vilipendiado a mujeres por el mero hecho de serlo. Qué pronto olvidamos el posicionamiento de la práctica totalidad de la prensa cuando saltó el escándalo de Torbe que salpicaba, presuntamente, a algunos futbolistas. Desde que el Rey pidió perdón, todo se soluciona así. Y cuando no funcione, siempre quedará la opción de la gorra y los carteles. Tiempo al tiempo.