El bus fantasma de la Plaza de Sant Agustí

Hay otra València que no se ve, pero existe. O no. ¿Qué más da?