La ciudad despierta

Comer, La ciudad despierta, Paladar

Bares

Ahora que las redes sociales han enfriado las relaciones personales, hay que reivindicar los bares como lugares para quedar y hablar. Un papel que siempre han tenido y no pueden perder. Llama la atención que sean las personas mayores las que más claro lo tienen.

La ciudad despierta

A la felicidad por las siglas

Dos citas ineludibles, culturalmente hablando, llegan esta semana. Por un lado el PAM!, festival de arte y multimedia que alcanza su tercera edición; y el MAC, (Mislata, Art al Carrer) que, curiosamente también lleva tres años celebrándose y que este año vuelve a girar en torno al circo. Además, fiesta de despedida de un programa de radio.

La ciudad despierta

Triple salto mortal

Una revista mensual en papel, para niños y en valenciano. Hay gente que hace triple saltos mortales en el circo y otros que prefieren la realidad para practicarlos. Xiulit, que así se llama la publicación, nace con una ilustración de Miguel Calatayud en la portada.

La ciudad despierta

Grafitis, mafiosos y zombis

Pasear por el barrio del Carmen entre las tres y las cuatro de la tarde debería ser obligado por prescripción facultativa. La modorra post-comida paraliza a la gente en terrazas, casas y negocios, y la ciudad vieja se abre al viandante en su máximo esplendor.

La ciudad despierta

Domingo en la ciudad

El día que se adelanta la hora parece que el tiempo se convierta en Ben Johnson dopado. Las horas avanzan a una velocidad inusual y no importa lo mucho que se madrugue, para comprar la prensa, porque la sensación de ver diluirse la mañana será constante.

La ciudad despierta

La letra con música entra

Corren buenos tiempos para el binomio música y literatura. Después de años de cierta sequía, va siendo hora de hablar de una realidad constatable y dejar de referirnos a la aparición de nuevos libros como de un hecho sorprendente. Además, que algunas de esas novedades provengan de aventuras al margen del negocio editorial clásico hace que aumente la posibilidad de crecimiento.

La ciudad despierta

Ábranse de orejas

Lo mejor para combatir el ombliguismo es abrir las orejas. Escuchar a otras personas y salir de la burbuja en que se acaba convirtiendo nuestra existencia. Una buena cura contra egos desorbitados y encantados de conocerse y una oportunidad única para seguir aprendiendo, que de eso trata el juego de la vida.

La ciudad despierta

Viaje en metro

El turista vuelve a recorrer su ciudad, pero esta vez opta por coger el metro para pasearse por la Valencia subterránea. Y como ocurre con muchas otras instalaciones descubre la dejadez administrativa ante unos espacios que ofecen unas posibilidades infinitas.