Música

Clubz, viajando en primera de los ochenta hasta el presente

Clubz. Foto: Lluis Tudela.

Clubz son Orlando Fernández y Coco Santos, vienen de México y procesan auténtica devoción por el tecno ochentero y el electropop noventero, pero sin olvidar la década en la que viven. Su disco Destellos, es una hedonista sucesión de invitaciones a la pista del baile. Hablamos con ellos del grupo, de los años ochenta y de su disco largo.

Clubz

Nace en 2013, con la intención de hacer un proyecto nuevo, “experimental”, con ganas de hacer cosas que no habíamos hecho antes y con la idea de intentar hacer letras en español. En realidad surgió como un side project sin ninguna gran expectativa, pero poco a poco se ha convertido en nuestro proyecto musical mas importante hasta la fecha. Venimos de publicar nuestro último album, Destellos, en septiembre del año pasado, girando por México, Estados Unidos, España y algunos lugares de Latinoamérica. Ahora mismo nuestras mentes están enfocadas un poco en el tour, pero sobre todo en lo que será nuestro próximo material, ya tenemos un avance y queremos sacar un nuevo sencillo a fines de este año.

Años 80

Todo empezó porque nos compramos instrumentos usados por eBay: guitarras, sintetizadores, efectos y cajas de ritmos y al parecer todos pertenecían a esa época. Al mismo tiempo un amigo (Lucas Cantú) nos introdujo a la escena que existió en España, la movida, que nos encantó y tomamos un poco de referencia para música y letra. Después descubrimos algunas bandas anglosajonas como Orange Juice, The Wake, entre otras de esos mismos años que nos motivaron a experimentar con sonidos de este tiempo, pero siempre ha estado muy presente combinarlo con el mundo moderno.

Destellos, el disco

Destellos lo hicimos en diferentes momentos, los primeros recuerdos de la composición son desde verano de 2014 ó 2015, poco después de terminar los primeros dos EP’s Texturas y Épocas. Fue un proceso que retomábamos cada cierto tiempo. Lo grabamos todo en home studios diferentes entre Monterrey, Ciudad de Mexico y Los Ángeles. Tratamos de evolucionar el sonido con los pocos recursos que teníamos y al mismo tiempo fue cuando tuvimos que aprender a autograbarnos y automezclarnos, una de las razones por la cual todo tardó tanto.

Hubo muchas influencias pero la meta o referencia principal fue el Thriller, de Michael Jackson. Un disco pop que se sienta clásico y que todas las canciones tuvieran un mundo propio y pudieran ser sencillos. Fue la primera vez que colaboramos con otros artistas, por casualidad todas fueron mujeres y nos gustó agregar un lado más femenino a nuestra música. Colaboraron Ela Minus de Colombia, Buscabulla de Puerto Rico y Girl Ultra de México, muchos sabores diferentes de Latinoamérica.