Amy Winehouse

Gran bola de fuego

Todos los discos deberían ser como el debut de Nikki Hill. Directos, frescos y tremendamente sensuales. Al fin y al cabo, eso era el rock and roll. Si ya después tienen su prodigio vocal y un acompañamiento instrumental que, como una apisonadora, se lleva por delante hasta al más inmovil de los talibanes, la alegría sería triple.

Cargando

PUBLICIDAD

Boletín


Empieza el fin de semana con una selección cultural que incluye noticias, fotografías, historias y mucho más.



* Campo obligatorio

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD