La portada de “Aquelarre de muñecas” contada por Carlos Rubio, su diseñador

Una foto antigua de una niña disfrazada de bruja y un chiclé pegado encima son sus elementos centrales.