“Flam”, la emoción elevada a la máxima potencia

Roger Bernat presenta una obra sin historia, ni personajes, ni tan siquiera palabras.