El sur también existe

Aparecieron como un soplo de aire fresco en una escena independiente excesivamente endogámica y rindiendo homenaje, en clave de rock sureño, a los futbolistas Montero Castillo y Aguirre Suárez. Tuvieron que convivir con la incómoda etiqueta de “grupo paralelo de”. Desde el primer instante dejaron bien claro que hacían lo que querían y cuando querían (o podían).