steak tartar

La puerta blanca de la calle En Llop

A Chez Lyon no se va sólo a comer. Mejor dicho, uno cree que va solo a comer y acaba por formar parte para siempre, de ese restaurante que no debería nunca desaparecer. Con una cocina de raíces francesas, se peregrinaba aquí y a El Gastrónomo (ambos nacieron en los ochenta), cuando el cuerpo rugía por un steak tartar.

Cargando

PUBLICIDAD

Boletín


Empieza el fin de semana con una selección cultural que incluye noticias, fotografías, historias y mucho más.



* Campo obligatorio

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD