Arte Exposiciones

10 cosas que deberías saber sobre Equipo Crónica

Equipo Crónica
Pintar es como golpear, 1972. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

La antológica más completa de Equipo Crónica se inaugura el 22 de septiembre en Fundación Bancaja. Más de 165 obras de un colectivo artístico fundamental (formado por Rafael Solbes (1940-81), Manolo Valdés (1942) y Joan Antoni Toledo (1940-1995)) para explicar la historia del arte contemporáneo de nuestro país y por tanto, la evolución de nuestra sociedad. Una crónica real de una época coincidente con el ultimo decenio del régimen franquista y con los inicios de la transición. Un trabajo grupal excepcional al que acercarse y razones no faltan:

1.- Sus obras son piezas de colección y a la vez documentos históricos.

El Equipo, activo desde 1964 hasta 1981, fue testigo de tres décadas que condensan la evolución sociopolítica más angular de España. Pero lo mejor, es que aunque hayan pasado 35 años de su extinción, muchas de las lecturas reflejadas en su universo pictórico siguen aún vigentes. Lo ha dicho otro pintor valenciano coetáneo, Juan Genovés: “Su pintura es histórica pero está viva, se sostiene”.

2.- Equipo Crónica nace como un desafío singular.

El movimiento artístico Estampa Popular, que se extendió desde Madrid a Valencia y otras ciudades de España, fue el origen de todo. Formado por una nómina de artistas que impresiona: Andreu Alfaro, Anzo, Ana Peters, Francesc Jarque, Rafael Solbes, Joan Antoni Toledo y Manolo Valdés, entre otros. El grupo nace con el objetivo de formar una consciencia social desde lo colectivo. Una crónica de la actualidad que derivará, en 1964, en el proyecto paralelo de Equipo Crónica, con Solbes (que les abandonará tempranamente en 1966), Toledo y Valdés. Juntos emprenden un compromiso de trabajo en equipo, sobre la actualidad social y política, en el que cada elemento del cuadro, cada detalle, tiene su justificación.

3.- La crónica de la realidad incluye también cómics, calendarios, la artesanía del ninot y objetos-escultura.

En una primera etapa, dibujan varios títulos de cómics (1966-67) que nunca llegan a ver la luz por las dificultades económicas de la editorial valenciana que los encarga. Además, participan con Estampa Popular en la realización de los calendarios del IVAM, que cuentan con textos en verso del escritor Josep Vicent Marqués. En 1968, Equipo Crónica realiza sus primeras esculturas policromadas de cartón piedra, sus múltiples, siguiendo la tradición de la artesanía fallera del ninot. Y en 1977 sus obras con las técnicas del assemblage y encolado abarcan en la serie “La partida del billar”, el ámbito de los objetos-escultura-cotidianos elevados a la categoría de arte. Experimentación y técnica.

Equipo Crónica
La antesala, 1968. Colección Fundación Juan March. Museo Fundación Juan March

4.- La firma de sus cuadros esconde varias manos y más de 20 series.

Las obras de Equipo Crónica son altamente identificables. Una producción que se agrupa por series temáticas, entre las que se cuentan más de veinte. Cuando pensamos que fueron pintadas en colectividad asombra esa cohesión que transmiten, fruto de compartir curiosidades, técnicas, compromisos políticos y estéticos. En su cartel-manifiesto lo expresaron con claridad: “Aplicamos métodos colectivos de trabajo para fines sobreindividuales”. El proceso de trabajo empezaba por identificar un tema de la realidad socio-política, pasaba por la realización de los primeros bocetos a partir de la reflexión, para continuar con la pintura propiamente dicha. Tomàs Llorens (historiador y crítico de arte), inspirador y guía teórico del equipo lo ha explicado: “Se comenzaba a pintar repartiéndose el trabajo día a día, según las capacidades y el estado de ánimo de cada uno de los pintores”. Un trabajo entendido como oficio.

5.- Si Nueva York tiene a Warhol, Valencia posee su propio colectivo artístico pop.

Los mass media, la publicidad, el cómic, la propia historia de España… son generadores de iconos reconocibles. Equipo Crónica los toma con la intención de criticar los contenidos de unos medios a los que hay que quitarles la careta. Ellos lo hacen pictóricamente y lanzan mensajes de gran impacto para el espectador (de cualquier época), directos y con gran potencia narrativa. La estética al servicio de la sociedad para que el arte cumpla su misión fundamental.

El bosque maravilloso, 1977. Colección Arango.

6.- Equipo Crónica sitúa a Valencia en la modernidad.

La primera exposición individual como Equipo Crónica en la ciudad será en la Galería Val i 30, que se inaugura 1967 con dicha exhibición. En una ciudad en la que las galerías de arte moderno escaseaban (o directamente no existían), la muestra tiene repercusión y lo que es crucial, vende. El escultor Andreu Alfaro les comprará el colorista lienzo “Latin lover”. Un artista que compra la obra de otros artistas, eso sí que parece una novedad para la Valencia de la época.

7.- Homenajean a la pintura dentro de la pintura.

Sorolla, Picasso, Kandinsky, Lissitzky, Lichtenstein, Fernand Léger, Cézanne… Muchos son los pintores que aparecen de alguna forma en sus cuadros, en ocasiones directamente a través de sus obras, otras, ampliando su discurso pictórico mediante un emulado trazo. Un juego de espejos para reflejar la historia de la pintura y sus grandes maestros que adquiere con los años una belleza y elegancia absolutas. En contraposición Goya, Velázquez (con una obsesión evidente por “Las meninas”), El Greco… y sus iconos reconocibles servirán para criticar las viejas estructuras políticas y sociales de la realidad. La cultura española clásica ejemplifica la rémora para que el país avance.

8.- Son maestros del collage, la distorsión, la ironía…

Los elementos dispares en origen y tiempo que pueblan sus cuadros, ese corta-y-pega que pareciera aleatorio, adquiere un nuevo significado en la recuperación, al ser agrupados de nuevo en el mismo encuadre. La mirada es irónica, humorística… Las imágenes a veces, se deforman como esas aplicaciones fotográficas que nos distorsionan. La producción de Equipo Crónica provoca la sonrisa, el juego de complicidades, e ingenio: descubrir el porqué de la asociación mostrada. Un explícito homenaje al admirado maestro Josep Renau, como en la serie “El cartel”, que retrata el cartelismo como un arte frente a los detractores que lo tildan de panfleto.

Equipo Crónica
El Acorazado Potemkin, 1971. Colección Guillermo Caballero de Luján

9.- Algunas de sus series más emblemáticas son la dedicada al Guernica o la contundencia de su “Serie negra”.

“Guernica 69” es una brillante distopía pictórica de la España franquista de 1969. Una serie concebida como un falso relato de la vuelta del Guernica de Picasso dictada por el régimen, que incluye las escenas de su instalación en un museo, la visita de la autoridades… En “Serie negra”, su pintura da un giro de lo político al propio proceso pictórico. Los elementos más significativos del cine negro norteamericano se mezclan en esta serie, con escenas de violencia donde la referencia al oficio de pintar es constante.

10.- Sin componentes no hay equipo: fin de la crónica de la realidad.

Aunque con el temprano abandono de Joan Antoni Toledo, el equipo continuó, el golpe certero será la muerte de Rafa Solbes en 1981. “El Equipo se ha terminado” afirma entonces Manolo Valdés. Él sigue en activo con su prolífica carrera en solitario, en su estudio, donde se declara totalmente feliz con sus pinturas.

 

La antológica sobre el Equipo Crónica se podrá ver en la Fundación Bancaja desde el 22 de septiembre hasta el 8 de enero de 2017.