Arte Diseño

Manual para la subasta de Brew Toys II

Subasta
Brew Toys #1 en Plastic Murs (Russafa). Fotografía: Zeta Beer.

Una subasta tiene mucho de palpitante (cada obra expuesta es un tumbo del corazón), de acción y reacción (subir la mano para pujar o bajarla), de competición (contra los deseos irrefrenables de uno mismo y de su competidor, la sala entera). La primera celebración de Brew Toys (exposición y posterior subasta de art toys inspirados en la fábrica de cerveza valenciana Zeta Beer) fue un subidón de adrenalina por el diseño de 25 piezas que se hicieron merecedoras de un hueco en la casa de los ganadores. Un toy es un objeto de deseo y de culto que puedes poseer, como un gremlin bueno que no ofrecerá resistencia.

La segunda edición de Brew Toys promete mucha adrenalina, el 25 y 26 de junio, en Las Naves. Eleva el listón un peldaño más de emoción: todo el proceso de fabricación de los toys a subasta, se podrá contemplar en vivo y en directo el sábado 25. Veinte creativos frente a veinte muñecos en blanco, el tictac de un trabajo en el que el ingenio operará a contrarreloj. Una tensión que se podrá admirar hasta el estallido de la espuma al día siguiente, con la subasta (biblioteca de Las Naves, previa mesa redonda coordinada por la ADCV, “Del fetiche artístico al diseño experimental”), cuyos beneficios se destinarán a un fin solidario: el proyecto Free Design Bank. Porque el diseño también puede ser una herramienta de empoderamiento en la mano de los artesanos en los rincones más desfavorecidos del planeta.

Como a las subastas (al igual que a las elecciones) hay que ir estudiado, te proponemos un catálogo rápido de estilos para identificar a los diseñadores de los toys. Un día coincidente con la jornada electoral, que puede convertirse en un mejor día. Elijan y ganen sus muñecos, pero antes ¡pujen por ellos!

El cabreo-toy como arma creativa

El toy propone un mundo mejor en el que su fantasía reina. El toy nos hace mejores personas aunque nuestro entorno nos haga criar mala leche. En la subasta encontraremos nuevamente a Flüke y su imaginario sobre el enfado creativo con megapoderes. Su adorable criatura de la edición anterior pasó a dar la chapa en un nuevo hogar al que seguro habrá hecho más feliz. También repiten el estudio Doctor Zamenhof, coleccionistas de toys desde hace una década, que ya participaron con su simpático desdentado Froth lover. Seres irresistibles a los que no podrás decir que no.

El toy, prodigio de la sencillez

Otro estudio de diseño gráfico, Mr.Simon, caracterizado por la síntesis y la sencillez en la comunicación de sus propuestas, podría hacerte pensar sobre  la esencia mínima necesaria de estos pequeñajos. Su creación, será seguramente, un toy que nos hará la existencia más agradable, sin estridencias. Su filosofía también la comparten Kilo, que desde Ruzafa promueve el cuidado por las pequeñas cosas que tienen un peso en nuestra vida cotidiana. Y es que la liviandad es una cuestión muy seria cuando hablamos de diseño. Menos es más, ya lo sabemos, y estas criaturitas ocupan muy poco espacio.

Esos toys que se ríen hasta de sí mismos

Dani Salvador y Alberto Silla  (Quematenaldiseñador, QMAD) comulgan con ese gamberrismo que les llevará a maquinar unos toys que no pasarán desapercibidos por su sentido del humor. Sus Sugarman y Sr. Espumoso del Brew Toys #1 fueron verdaderas chucherías apetecibles para llevárselas bajo el brazo. Mucha guasa también la de Vinyl Escape  que son los proveedores oficiales de ese lienzo en blanco que es un toy. Además, presentarán su creación que, quizás, comparta con su Beerboy del año pasado la afición por las cabelleras de espuma. Y más diversión asegurada con Juan Díaz-Faes  que tiñe de humorismo cualquiera de sus ilustraciones haciendo hasta comedia del drama. ¿No es esa una de las funciones más básicas del toy?

Los toys de la pasión

Un toy, es un concepto o varios. Un muñeco para sintetizar el amor por una cuestión o muchas. Al toy se le ama en la medida que se ha depositado amor en él. Jorge Lawerta repite participación, su futbolero Conejo Saviola encontró un hogar donde seguir dando rienda suelta a sus pasiones: fútbol y cerveza. ¿Nos sorprenderá el diseñador con un nuevo toy del deporte rey? Es el caso de In Bad Company, alter ego del diseñador J.C.Guerrero. Un amante del papel pulp, las series B… Su creación vivirá en una dimensión alejada de esta fase, quizás en la tercera, o un paso más allá. Porque quien mira con tal agudeza el pasado puede ver con clarividencia el futuro. Miradas necesarias desde otros universos.

Más pulsiones representadas en estas pequeñas figuras. Ojalá Mik Baro condense su amplio conocimiento y pasión por la música en tan mínima densidad. Si los mecanismos lo permitieran, este toy tendría que emitir rock and roll. Larga vida para su toy, allí donde recale. Y qué decir de Juan Carlos Iñesta (Domanises). Pensando en artesanía y piezas creadas con la manos, su nombre es sinónimo de una pasión que es forma de vida. Una capacidad para insuflar alma a los objetos, trasladada al toy, un experimento artístico que estamos deseosos de admirar.

Con un toy en la mano, se es capaz de todo

El toy tiene la capacidad de materializar todo lo que uno se proponga. Es un formato amable aunque a veces plantee muchos retos. Estudios multidisciplicares como Swing que son capaces de crear un packaging, hasta realizar el estampado de unos calcetines, pasando por el diseño para la agricultura ecológica; buscarán cualquier solución factible para su toy. Como las figuras de Jorge Lizandra con su conocimiento anatómico masculino más que aprehendido, su arte no tiene un reto, sino muchos (uno por cada músculo de sus cuerpos fornidos). Mucha curiosidad por ver cómo encaja su imaginario en el universo toy de curvas tipo rotonda. El letterist Joan Quirós sí consiguió encajar su caligrafía en la pasada edición con su Brew Pride. ¿Repetirá el diseñador gráfico el traje alfabético para vestir a su muñeco?

El toy ilustrado

Un cuento es igual a un niño, o a un adulto con el mal llamado síndrome de Peter Pan. La ilustración didáctica, interesada por el mundo literario infantil de Cristian Fish, nos ayudarán a discernir si el que puja por un toy, ¿es un grande que se siente niño o un adulto-adulto que se sigue permitiendo el lujo de jugar? Y más ilustración, de la mano de Kike Correcher, su F*ck Pasteur reposa feliz en la redacción de Verlanga.  La capacidad del diseñador para contar una historia en su toy podría repetirse en esta edición; esta vez también con Alicia García (ambos parte en Filmac) que participará en el ejercicio de síntesis que supone narrar en este peculiar formato. Una toy story en toda regla.

Toy ilustrado o iluminado es el que presentó Mr. Zyan. Un señuelo que se veía hasta en las peores condiciones de luminosidad. El lettering al servicio de un oficio que también requiere de tecnología y manualidad. La unión del tech & arts & crafts. Y un toy, el de Syntetyk estudio de diseño gráfico y multimedia que podrá ilustrar a la perfección de qué hablamos cuando hablamos de toys y cerveza. Además de intervenir, organizan y coordinan esta segunda edición. El año pasado sorprendieron con su Cerveza ficción que se podía casi beber. Una de las lecturas más literales y táctiles de la burbujeante y espumosa bebida. ¡Admiren los toys, beban y alcen manos!