Paco Roca vs Cachete Jack

Calle Carteros. Bar Previsora. Un pequeño chaletito con una acogedora terraza. Fuera la ciudad sigue su curso diario con sus ruidos incorporados. Valencia es tierra fecunda de dibujantes e ilustradores. Nosotros hemos juntado a tres de los mejores. ¿O sería más correcto decir a dos? Paco Roca y Cachete Jack (Nuria Bellver y Raquel Fanjul). Él es, posiblemente, el historietista más importante del país. Ellas son la gran esperanza blanca. A todos, hace tiempo, que la ciudad se les quedó pequeña.

Paco Roca vs Cachete Jack. Fotos: Diego Obiol

Fotos: Diego Obiol

Paco Roca es dibujante e ilustrador. En su curriculum luce un Premio Nacional de Cómic por “Arrugas” (2007) y un montón de obras absolutamente imprescindibles (“El faro”, “Las calles de arena”, “El invierno del dibujante” o “Los surcos del Azar”). Resumir su vida artística nos llevaría un artículo entero, así que como vivimos tiempos de recortes, utilizaremos una sola palabra para definirle: Talento.

Cachete Jack son Nuria Bellver y Raquel Fanjul. Coloristas, divertidas, irónicas, imaginativas, … sus ilustraciones recrean tanto mundos reconocibles (y bien radiografiados que los dejan) como otros en los que sería un placer vivir. Han conseguido, en poco tiempo, tener un estilo propio (pero no repetitivo) que no deja de crecer y expandirse. Ahora tienen su residencia en Londres.

INICIOS

Paco Roca- Todos los niños empiezan antes a dibujar que a comunicarse de cualquier otra forma. Es la primera manera que tenemos de expresarnos. Y, curiosamente, cuando hice “Arrugas” descubrí que es una de las últimas cosas que se olvidan. Todos empezamos dibujando, pero por distintas razones luego unos lo dejan y otros continuamos. A mí me servía para contar historias. Desde muy pequeño dibujaba cómics. Además, como por entonces no existía el vídeo, me gustaba cuando veía una película dibujarla después, la hacía mía en formato cómic.

Nuria Bellver- Yo siempre dibujaba en clase, a los compañeros, los personajes de los libros, me inventaba otros,… y si había que hacer un cartel de algo siempre lo hacía yo, me salía de clase y esas horas que me libraba y me lo pasaba muy bien dibujando. Dibujaba mucho. En mi casa igual. A mi familia les hacía un montón de retratos. Pero sin un argumento, nada de cómics ni narrar historias.

Paco- Era más el placer de dibujar, ¿no?

Nuria- Sí. Exacto. Dibujar porque me lo pasaba bien.

Raquel Fanjul- Mi caso es muy parecido al de Nuria. Y más que dibujar una historia, hacía más una viñeta en la que pasaban muchas cosas. Pero era algo sin pretensión.

Nuria- Por entretenerte.

Raquel- Sí, era eso, usar acuarelas, mancharte las manos con las ceras, cosas de niños.

Paco- Yo recuerdo que en el colegio había mucha gente que dibujaba muy bien, mucho mejor que yo, pero se lo dejaron. No sabes bien el porqué.

Paco Roca vs. Cachete Jack

Raquel- Si no tienes la motivación de hacerlo por ti, yendo a tu propio ritmo, llega un punto en que los niños dejan de ser tan creativos por culpa de los profesores. No es que dejen de ser creativos…

Nuria- … les da miedo hacerlo mal.

Raquel- Los profesores de Plástica no ayudan, no saben. Siempre te piden que copies otro dibujo y premian eso.

Nuria- No dejan que te salgas de eso. Y si no te sale igual es que no sabes dibujar.

Raquel- Y los niños que son más creativos o se salen del dibujo muchas veces deben acabar frustrados porque les dicen que no llegan a los mínimos requeridos …

Nuria- …cuando no debería haber mínimos.

Paco- Y también la familia, al menos en mi caso. No sé que os dirían a vosotras, pero en mi casa dedicarte a algo artístico era que como hobby estaba bien, pero que eso no podía ser una profesión seria.

Raquel- En mi casa siempre me han apoyado en todo, pero como sacaba buenas notas en todo cuando dije que quería estudiar bachillerato artístico mi madre no paraba de preguntarme si estaba segura (risas).

Nuria- Pero nos han apoyado siempre.

Paco- Si es que al final no tienen más remedio (risas). Apoyan porque saben que va a ser así.

Nuria- No tiene otra opción (risas).

Paco- Pero yo empecé estudiando otra cosa. Electrónica. No tenía nada que ver con el dibujo. Al final mis padres se dieron cuenta que por ahí no me iba a ganar la vida y además iba a ser un infeliz y me dijeron que hiciera lo que quisiera.

Nuria- Yo nunca tuve conciencia de que dibujara especialmente bien, pero claro, si te eligen para hacer un cartel, se supone que lo haces mejor que el resto.

Raquel- Algo consciente sí que eres.

Paco- Sí.

Nuria- Bueno, sabes que no te sale mal.

Raquel- Y que te lo pasas muy bien e inviertes mucho tiempo. Y ves que hay niños que les gusta más jugar al fútbol o al tenis y a ti te gusta dibujar. Y ves que te sale bien y te gusta.

Paco- Hay una mezcla de todo. Imagino que en otras profesiones también pasará, pero en la nuestra no debes sólo tomártelo como un trabajo, es tu forma de vida. Dibujas porque no te supone ningún esfuerzo hacerlo.

Nuria- Exacto.

Paco- Y si estas viendo una película estas pensando en clave de dibujo. Es algo continuo. Y de críos también pasa.

Raquel- Eso que dices es verdad (risas). No desconectamos nunca. Puedes estar haciendo otras cosas, pero tu forma de procesar la información te lleva a lo mismo. Puedes estar regando una planta y si luego tienes que dibujar una, te vas a acordar de esa misma planta.

Nuria- O sacas la gama de colores de ahí, de esa planta.

Raquel- Nosotras es que apuntamos ideas todo el rato que se nos van ocurriendo.

Paco Roca vs. Cachete Jack

EL HOBBY SE CONVIERTE EN UNA PROFESIÓN

Raquel- Siempre he sentido que esta iba a ser mi profesión. Igual es que soy muy soñadora, o que siempre creo que lo que pienso puede pasar. Nunca me pongo límites. Cuando eres pequeño te diviertes con eso, pero luego te preguntas ¿y por qué no va a ser mi trabajo? Y vas creciendo y te vas acercando a ello y va siendo real.

Paco- ¿Empezasteis juntas o por separado?

Nuria- Nos conocimos el día de la matrícula en Bellas Artes, el primer día. Yo enseguida pensé “esta va a ser mi amiga” (risas).

Raquel- Y así fue (risas). Pero no trabajamos juntas hasta el último año. Nos reíamos mucho y todo eso, pero hasta entonces no había surgido.

Nuria- Estábamos haciendo Diseño Gráfico y no parábamos de hacer bromas de todo lo que aprendíamos, del programa InDesign, de lo que fuera, y se nos ocurrió que lo podíamos ilustrar. Empezamos a hacer cosas juntas y no paramos.

Raquel- Así hasta hoy que seguimos juntas (risas). Una vez salimos de la facultad fue cuando decidimos tomárnoslo en serio.

Nuria- Nos dimos cuenta que podía ser real.

Raquel- Y lo intentamos.

Nuria- Empezamos a mirar cómo lo hacían los demás, mirar mucho otros trabajos, …

Raquel- … mandar el dossier, y poco a poco surgió algún trabajo editando cosas. Y vimos que era algo real.

Paco- Pero, ¿a qué edad terminasteis?

Nuria-  A los 23.

Paco- ¿Y qué edad tenéis?

Nuria- 25 (risas).

Raquel- Sí, en realidad fue hace nada.

Paco- Pero es una buena carrera en tan poco tiempo.

Raquel- Bueno… (risas).

Paco Roca vs. Cachete Jack

Paco- En mi caso sí que hubo un hecho que fue decisivo para dedicarme a dibujar. Desde pequeño quería dedicarme al dibujo en lo que fuese. Yo veía los dibujos del Pájaro Loco en la tele y antes de empezar los episodios aparecía su dibujante, trajeado, detrás de un escritorio, hablando con el muñeco, y yo lo veía como un triunfador (risas). Yo quería ser ese señor (risas). Luego me puse a estudiar electrónica. Pero en las libretas seguía dibujando. Y una profesora que tenía me salvó de haber acabado en el lado oscuro de la infelicidad. La mujer era una progre y coincidiendo que la VI Flota norteamericana, con su portaviones y toda la historia, estaban aquí no recuerdo muy bien para qué, como me había visto dibujar en clase, me preguntó si yo le podía hacer un cartel que pusiera “Fora la VI Flota”. Y me dijo que, además, me iban a pagar. Fue como el primer encargo que alguien me hacía por dibujar algo.

Nuria- ¿Y qué dibujaste?

Paco- Ahora lo pienso y debió ser algo de lo más cutre (risas). Seguro que muy naif o algo así, porque yo era un chaval que estaba estudiando otra cosa y dibujar era como un hobby. Hicieron una tirada importante de carteles que colgaron por toda Valencia y yo estaba encantado. A partir de ahí lo que quise fue dedicarme a dibujar. Dejé los estudios de electrónica y con el primer dinero que me pagaron me compré un aerógrafo, que ahora es algo que sólo usan los maquetistas, pero en aquella época en la ilustración publicitaria, que es donde me centré, si no tenías un aerógrafo no eras nadie. Era como ahora un ordenador (risas). Y vuestro primer encargo, ¿cual fue?

Nuria- ¿El primero pagado?

Paco- Sí, sí.

Nuria- Un encargo de una diseñadora de moda.

Raquel- Que no tenía nada que ver con lo nuestro para nada (risas).

Nuria- Le mandamos el portfolio y nos pidió ver otras cosas. Preguntó si teníamos chicas, flores, … y le dijimos “sí, sí, sí tenemos” y no teníamos nada (risas). Nos pusimos a dibujar corriendo y por la tarde le enviamos un portfolio nuevo. Y le gustó.

Raquel- Aquello nos sirvió para no volver a hacer algo que no nos guste o no vaya con nosotras.

Nuria- Fue un poco duro.

Raquel- Nos sirvió para aprender.

Paco Roca vs. Cachete Jack

Paco Roca vs. Cachete Jack

Paco- Cuando yo empecé en la ilustración publicitaria no tenías estilo, hacías lo que te pedían. Durante mucho tiempo trabajé como ilustrador anónimo e hice desde cosas infantiles como Pin y Pon a imitaciones de Jordi Labanda pasando por dibujos hiperrealista. Vamos, lo que me pidiesen. Es divertido, pero nunca llegas a tener un estilo propio. Pero vosotras sí que lo tenéis.

Raquel- Yo creo que fue tan frustrante lo que nos pasó con ese encargo que dijimos “nunca más”.

Nuria- Está bien adaptarse a lo que te piden y estar abiertas a cambios, pero sin perder tu estilo.

Raquel- Eso es lo principal. Porque eres una mano que dibuja, pero no una máquina que no piensa a la que le tienen que decir cómo hay que hacerlo todo. Algo tendrás que aportar, porque de lo contrario da igual que seas tú o que sea otro el que lo haga.

Paco- Ese es el mejor camino. Ahora los encargos que me llegan son por mi estilo determinado. Aunque he de reconocer que lo otro tenía una parte que era divertida.

Nuria- Claro, te permitiría hacer cosas que igual tú nunca hubieras hecho.

Paco- Exacto. Me permitía experimentar de alguna manera. Pero es cierto que en ocasiones no me sentía cómodo, sobre todo cuando me acercaba al dibujo hiperrealista porque ahí opina todo el mundo, desde el de la imprenta al último de la agencia. Eso ahora no ocurre.

Nuria- Suele pasar (risas).

ESTILO PROPIO

Paco- Mucha gente confunde tener un estilo personal con tener un estilo gráfico personal. Si sólo te quedas en la parte gráfica, primero es muy predecible y luego es que puedes pasar de moda muy pronto. El estilo personal es el enfoque que tú tienes.

Nuria- La manera de contar.

Paco- Ante un mismo encargo, cada uno tiene una visión personal. Es más importante, por ejemplo, saber cómo vas a resolverlo que el estilo gráfico que emplees. El Roto, gráficamente tiene un estilo muy reconocible, pero si quitases ese tipo de dibujo, el concepto seguiría siendo reconocible. Y eso es algo que la gente que está empezando debería tener muy en cuenta. No tanto que gráficamente se te reconozca, sino que quede plasmada tu forma de afrontar un proyecto.

Raquel- También importa mucho lo que te influye en cada momento. Estás todo el tiempo viendo cosas y chupando información, así que no vas a dibujar igual en enero que en diciembre porque habrás digerido tantas cosas, sea música, películas, otros dibujos,… que no eres la misma persona a ese nivel.

Nuria- También depende de la ciudad en la que vivas.

Paco- ¿Habéis notado que os ha cambiado el estilo de Valencia a Londres?

Nuria- Que hemos parado un poco sí (risas). Es que hay tantos sitios a los que ir y de los que coger información, que estamos trabajando un poco menos.

Raquel- Hay muchos estímulos e ideas surgen muchas, pero vamos más lentas.

Paco- ¿Y cómo trabajáis en equipo?

Raquel- Básicamente estamos casi siempre juntas.

Nuria- Siempre.

Raquel- Una de las dos tiene una idea, la comentamos, nos reímos mucho y de ahí vemos si puede salir algo.

Nuria- Si puede ser un cómic, una serie de posters,… elegimos el formato y nos ponemos a hacer bocetos a lápiz. Y ya nos repartimos lo que tiene que dibujar cada una.

Paco- Pero tenéis un estilo que es muy homogéneo, ¿no? No se notan dos estilos diferentes.

Paco Roca vs. Cachete Jack

Raquel- Desde que empezamos a trabajar juntas fuimos Cachete Jack, no Nuria y Raquel, tuvimos muy claro que teníamos que ser un colectivo que funcionara como un colectivo. Y como tenemos influencias muy parecidas nos sale.

Paco- Vamos, que las dos os encargáis de la idea, del dibujo, del color, de la tipografía, de todo.

Nuria- Sí, así es. Y una vez tenemos claro lo que queremos hacer nos repartimos el trabajo. “Tú haces esa parte y yo hago esta”.

Paco- Os pasáis todo el día juntas.

Nuria- Sí. Más o menos (risas).

Paco- Yo tenía el estudio de ilustración y lo desmonté cuando ya pude vivir de los cómics. Entonces me di cuenta que había pasado 20 años, más o menos, trabajando en publicidad y que mi socio, Juan Manuel Aguilera, era la persona con quién más tiempo había convivido durante ese tiempo. Cuando nos separamos… vamos, no he tenido ninguna otra relación que hubiese sido tan duro (risas).

cachete+paco07

Nuria- Esto es más intenso que un novio (risas).

Paco- Y tanto. No pasas tanto tiempo con él seguro. Ni con ninguna otra persona.

Nuria- Es imposible.

Paco- Sus momentos buenos, sus momentos malos, el estrés con las empresas,…

Raquel- Todo, todo (risas).

Paco- Si mi socio y yo éramos de distinta edad y muy muy diferentes, pero acabamos casi pensando de la misma forma.

Raquel- Nosotras es que somos muy parecidas, también, en el día a día. La energía que tenemos. Igual si una fuera más tranquila, no podría ser. Hay mucho nervio.

Nuria- Nunca hemos pensado en trabajar en solitario. Esto funciona y estamos muy a gusto.

Paco- ¿Y nunca os peleáis? Que una diga que está muy convencida de una idea aunque a la otra no le guste.

Raquel- No, es que no somos así (risas).

Paco- ¿Os convencéis fácilmente?

Nuria-(risas). Si a una no le gusta algo nada, lo descartamos. Pero ya nos conocemos tanto que ni siquiera se lo propones, porque ya sabes que no le va a gustar.

Paco- A mí me gusta mucho los trabajos que he visto vuestros. Cómo planteáis el color, es muy arriesgado, por los colores que usáis, cosas muy contundentes. Y la tipografía. Yo tengo cierto pudor a la hora de incorporarla porque no sé y vosotras habéis sabido integrarla en la ilustración sin que chirríe ni parezca metida a la fuerza.

Raquel- Igual es que como estamos empezando no tenemos miedo a probar cosas. Puede que dentro de unos años lo veamos y digamos ¡madre mía!

Nuria- Miedo no hay, igual hay inconsciencia (risas).

Raquel- Empezamos sin tener clientes y sólo respondiendo ante nosotras y haces todo lo que te apetece.

Paco Roca vs. Cachete Jack

Paco Roca

EL HUMOR

Paco- Cada uno acaba reflejando como es en sus obras. Yo creo que soy optimista y acabo buscando un lado bueno a todas las cosas. Y dentro de eso, el humor hace mucho más accesible el mensaje. Si estás con un cómic que es un drama y le metes algún toque cómico es mucho más llevadero. Incluso en una ilustración. No me lo planteo a la hora de abordar una obra nueva, pero sí es cierto que siempre aparece.

Nuria- A nosotras también nos pasa eso.

Raquel- Cuentas lo que eres.

Nuria- Y nosotras todo lo pasamos por el filtro del humor. De lo contrario, ¿qué nos queda? (risas).

Raquel- Es como dices tú, no se pueden forzar las cosas. Si tú eres de una manera tienes que contar las cosas a tu manera. No puedes pretender ser alguien que no eres porque se va a notar.

Nuria- No es auténtico.

Raquel- Queda como rígido.

EL ENTORNO COMO MATERIA CREATIVA

Raquel- No hace falta tener una gran imaginación para contar cosas.

Nuria- Si estás atenta a lo que te pasa y a lo que ocurre a tu alrededor tienes material de sobra.

Raquel- Es observar. Vas por la calle y ves mil cosas. Te llaman. Luego es, simplemente, unirlas y darles un poco de forma.

Paco- Tanto para un cómic como para una ilustración necesitas historias. Son trabajos que estás siempre a la caza de todo lo que te rodea. Desde una canción o una película a otra ilustración o algo que te han contado. Y todo eso es como lo que tienes en un cajón para usarlo cuando lo necesitas. Paul Auster decía que las cosas le pasan a quien sabe contarlas. A todos nos pasan cosas, pero unir esas piezas y darle una intención es el oficio. Vas aprendiendo con el tiempo que las cosas que le pasan a todo el mundo a ti te pueden servir para hacer una ilustración o para contar una historia.

Nuria- Por eso, para nosotras es muy importante viajar y conocer gente. Como contamos lo que nos pasa, siempre tiene que pasar algo.

Raquel- Si te quedas en casa no va a pasarte nada. Puedes leer, escuchar música, pero ya te viene de fuera.

Paco- Yo, últimamente, viajo mucho e intento que a parte del placer que supone viajar, poderle sacar algun partido. Llevo siempre una libreta y dibujo. Y luego esos dibujos los reciclo para otras cosas. También al tener la serie de “Un hombre en pijama”, cada viaje me da, para al menos, una historia. Cuando eso ocurre es la felicidad absoluta, porque has viajado y has conseguido traerte trabajo por el que te van a pagar.

cachete+paco30

LA GUERRA CIVIL

Nuria- El año que hicimos “Todo lo que nos contaron nuestros abuelos” ella estaba en Praga y yo en Valencia.

Raquel- Y en mi clase de Praga nos dijeron que teníamos que hacer un cómic.

Nuria- Cuando me lo contó, yo le dije “¡Qué?, Si no lo hemos hecho nunca” (risas).

Raquel- Yo no sé si estábamos un poco mal (risas), no sé, y pensamos en nuestros abuelos que ya estaban muertos todos…

Nuria- Y pensamos en la guerra.

Raquel- No recuerdo cómo llegamos ahí. Pero decidimos hacerlo. Las dos teníamos mil historias que nos habían contado ellos y … ¡ah! ya recuerdo porque lo hicimos (risas).

Nuria- ¿Y por qué fue?

Raquel- Porque nosotras teníamos por entonces 24 años y descubrimos que no habíamos tenido adolescencia y pensamos en lo que hicieron nuestros abuelos durante su adolescencia. Que seguro que ellos valoraron mucho más la vida. Y nosotras, teníamos 24 años, teníamos mil cosas…

Nuria- …y no aprovechamos nada.

Raquel- Teníamos que liberarnos más, que hay gente que sufrió mucho y nosotras esa carga no la teníamos.

Paco- ¿Y lo hicisteis a partir de historias que os contaron?

Nuria- Sí. Tenía muy poco texto.

Raquel- Intentamos buscar que hubiera algo lineal y era todo más gráfico.

Nuria- Y las historias eran lo que recordábamos que nos contaban ellos.

Paco- En mi caso es muy similar. Es un tema que ha estado ahí y a nosotros, aunque parece que no, en cierta forma sí que tiene influencia. Mi padre fue un hijo de la guerra civil, no la vivió intensamente, pero mi abuelo sí. No hay que remontarse mucho para encontrarla en tu vida. Descubres que esa gente con 20 años han vivido mucho, les han pasado muchas cosas, habían estado en situaciones límite, lucharon por unas ideas que creían que tenían que defender. Y te preguntas si tú lo harías ahora. Es un buen ejemplo para el presente. Además,  a medida que pasa el tiempo se va perdiendo, porque las nuevas generaciones no tienen ninguna conexión con la guerra civil. Olvidar el pasado es perderte como persona. Es muy importante recuperarlo.

RUTINAS LABORALES

Paco- ¿Vosotras tenéis un horario de trabajo?

Nuria- No (risas).

Paco- ¿Y os ponéis las dos a trabajar a la vez?

Raquel- Sí, sí, claro.

Paco- Yo sí que tengo rutinas laborales. Trabajo con pijama, pero con un horario. Imagino que algo tiene que ver el haber trabajado en publicidad, donde tenía un horario y unos tiempos de entrega que no se podían retrasar. Incluso en los días más caóticos que tengo, que podría decir “hoy me salto el horario”, no, lo cumplo también. Pero es que siento mal cuando tengo una vida así como dispersa.

Paco Roca vs. Cachete Jack

Paco Roca vs. Cachete Jack

Raquel- Eso también nos ha pasado a nosotras.

Paco- A mí me sabe muy mal.

Raquel- Sí, es esa sensación.

Nuria- Que no te cambiarías el pijama ni nada (risas).

Paco- A mí lo que me falta es tiempo para poder hacer todo lo que quiero. Pienso en ocasiones si no estaré bajando el nivel por coger varias cosas. Pero a veces es necesario, porque hacer un cómic no es rentable en sí. Imagino que esto le pasa también a la mayoría de escritores cuando escriben una novela. Lo que pasa es que es lo que mantiene el motor de tu trabajo en marcha. Pérez Reverte vive de los libros, por supuesto, pero también vive de la prensa, y las columnas no le llegarían si no siguiese publicando libros, apareciendo en lo medios,…

Raquel- Hay que tener proyectos paralelos.

Paco- Sí, mantener un equilibrio. Si yo cuento lo que gano por un cómic en royalties y demás, la hora me saldría a una ruina. Pero, por un lado, compagino los cómics con otros trabajos, con ilustraciones u otros encargos, y al mismo tiempo a partir del cómic me surgen un montón de charlas, talleres o trabajos. También es cierto que igual podría montarme un estudio, tener a gente que me ayudara a colorear o alguna fase más automática del trabajo, pero te planteas ¿para qué?, ¿para qué dar ese paso y perder lo que me apetece hacer que es un trabajo personal que yo pueda controlar?

VALENCIA CULTURAL

Nuria- Valencia está parada. Es una ciudad parada.

Raquel- Se hacen cosas, pero está muy parada si la comparas con otros sitios.

Nuria- Pero bueno, hay gente que hace cosas con ilusión.

Raquel- También es verdad que ahora si quieres algo tienes que ir tú a buscarlo. Ya no es cosa de Valencia u otra ciudad, es cosa de internet. A día de hoy, todo lo que te muevas, ya no te lo va a dar el sitio en el que estés. Y es como todo, si aquí hubieran ayudas, pues la gente haría más cosas y colaboraría más. Pero a nivel institucional no hay ningún tipo de facilidades para los jóvenes. No hay ayudas.

Paco Roca vs. Cachete Jack

Paco- Yo es que estoy un poco aislado de todo y no tengo una idea de como funcionan las cosas en Valencia. Sí que conozco a mucha gente que hace cosas aquí, pero no hay ninguna unión entre ellos. No veo que exista eso del ambiente cultural en Valencia. Y sí, como decís vosotras, a veces tiene la sensación de ciudad parada, como que no hay mucho movimiento cultural, pero también es verdad que yo estoy un poco recluido en ese sentido. No salgo a exposiciones, ni me muevo con ese tipo de gente, así que mi visión es de alguien que lo ve todo desde fuera, que no ves que haya nada.

Nuria- Igual que nosotras. Totalmente desde fuera. Nosotras no estamos ni en la asociación de ilustradores.

Raquel- Cuando hemos vivido aquí y hemos ido a exposiciones no hemos visto galerías con espacio para gente joven. Es todo como muy de pose. Como apoyar a amigos de, figuras X con un nombre y más mayores, pero no se le da oportunidad a mucha gente nueva que está haciendo cosas muy interesantes.

Paco- Igual esa disgregación tiene algo que ver con internet. Puedes tener más cosas en común con alguien que está en Málaga con el que hablas a diario por mail que con alguien de tu ciudad. Tienes un entorno virtual de amigos e influencias que no tiene nada que ver con la ciudad en la que vives.

Raquel- A nosotras nos pasa eso.

Nuria- Internet es todo. Por ahí nos llegan las influencias, los clientes, publicidad, todo.

Raquel- Conoces a mucha gente y surgen muchas cosas.

Nuria- Hemos hecho trabajos que ni hemos visto la cara del cliente, ni los conocemos. Con el mail es suficiente, ni skype ni nada.

Paco- Yo no consigo tener al día el mail. Es algo que me estresa. Ahora contesto los correos los fines de semana. El domingo ya lo tengo todo perfecto, pero claro el lunes te llegan todas las respuestas a esos mails y muchos otros (risas). Otra vez igual.

Un comentario

  1. Pingback: Pistas para no despistarse en la ciudad | Verlanga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.