Etiqueta: Eduardo Guillot

Cine-TV

A vueltas con el cine valenciano

Bonus-track del artículo “Pero, ¿existió alguna vez el cine valenciano?”, en el que preguntamos a unas cuantas voces autorizadas al respecto. Como siempre ocurre en estos casos, al seleccionar las declaraciones que aparecían en el texto, dejamos fuera otras cuantas. Por su interés, recogemos aquí, íntegramente las contestaciones de cada uno de los participantes.

Letras, Revistas

La revista que es como un domingo

Las revistas en papel viven un momento dulce en Valencia. Bostezo, Lletraferit, Cuadernos Efe Eme, Canibaal o las recién incorporadas Gràffica y Dúplex así lo atestiguan. Unstate pertenece a este último grupo. Un viaje placentero, y sin prisas, con el depósito de la capacidad de sorprenderse abierto.

3Q

Tal vez mañana

“Tal vez mañana” es un programa de música, pero buscando el formato magazine, que sea dinámico. Se habla de novedades y de algo del pasado, que no viene mal recuperarlo de vez en cuando, sin abusar, eso sí. También hay opinión, un formato periodístico a reivindicar más allá de las RRSS.

Fotografía

La juventud ni se crea ni se destruye

A partir de determinada edad se comulga con aquello de que la juventud es más una cuestión de actitud que una fecha en el DNI. Sin embargo, cuando coinciden ambas es como un big bang al que nada parece detener. Así los muestra la exposición “Wasted Youth”.

Tres Passos

La letra con música entra

Corren buenos tiempos para el binomio música y literatura. Después de años de cierta sequía, va siendo hora de hablar de una realidad constatable y dejar de referirnos a la aparición de nuevos libros como de un hecho sorprendente. Además, que algunas de esas novedades provengan de aventuras al margen del negocio editorial clásico hace que aumente la posibilidad de crecimiento.

Tres Passos

Ábranse de orejas

Lo mejor para combatir el ombliguismo es abrir las orejas. Escuchar a otras personas y salir de la burbuja en que se acaba convirtiendo nuestra existencia. Una buena cura contra egos desorbitados y encantados de conocerse y una oportunidad única para seguir aprendiendo, que de eso trata el juego de la vida.