Después de un 2020 para olvidar, 2021 va regalando buenas noticias, aunque sea con cuentagotas. La Sala L’Horta protagoniza una de ellas y es que a partir de esta semana estrena una nueva programación para público adulto que rescata algunas de las comedias valencianas más celebradas de los últimos tiempos, pero también apuesta por las nuevas producciones.

Así, este sábado, 27 de febrero, llega Divina Aberració, comedia musical de la compañía Cashalda que toma inspiración en la figura de David Bowie y el pop español de los ochenta y en la que se mezclan poesía, gamberrismo y humor. Un viaje musical subversivo con las voces de Noèlia Pérez y Josep Zapater. “Un canto a la debilidad humana. Una obra-concierto donde dos artistas de enorme locura y larga trayectoria, cuestionarán el bien y el mal y romperán con este Adán y Eva que todos llevamos inoculados antes del primer llanto. Es la cura para el alma. ¿O alguien pone en entredicho que la música es la salvación?

Esta nueva línea, con la que la Sala L’Horta se abre a nuevos públicos, se llevará a cabo el último sábado de cada mes, con un precio fijo de diez euros por entrada. Continuará en marzo con De Fora Vindrem, una pieza basada en sketches de humor absurdo de la compañía Purna Teatre. En abril llegará el turno de Pot de Plom, que rescata una de sus comedias más populares, La Bíblia contada per Xavi Castillo. Por último, en mayo la Sala L’Horta acogerá la última producción de la veterana compañía valenciana Albena Teatre, Waterloo. Esta comedia, escrita por Pasqual Alapont y Carles Alberola, es un viaje en el tiempo que tiene la intención de dar voz a los que ya no están.