A cau d’orella se presenta como una experiencia sonora para la primera infancia. Detrás de ella están Cuneta, o lo que es lo mismo, Alba Murcia y Vicent Pelechano, acompañados en esta ocasión de Vir Roig. A Cuneta es mejor conocerlos que contarlos, podéis investigar en su web, escuchar su estimulante bandcamp o entrar en su apasionate cosmos a través de su canal de youtube. O, también, podéis acercaros a ellos sin conocimiento previo, con ganas de descubrir. Este sábado, 22 de mayo (a las 12h y a las 13h), en La Nau, es una magnífica oportunidad para ello, porque “A cau d’orella” forma parte de la programación del Festival 10 Sentidos. Para los que sí quieren saber más, les hemos pedido a Alba y Vicent que nos den unas cuantas pistas sobre su pieza:

A cau d’orella es:

➡️ Una propuesta de arte sonoro para la primera infancia y sus familias. Desde Cuneta tenemos muchos motivos para plantear una propuesta de arte sonoro específicamente para este tipo de público donde priorizamos el sonido frente a otros estímulos escénicos. En nuestra trayectoria dentro de la experimentación sonora nos hemos dirigido a público familiar en otras ocasiones pero a día de hoy, nuestro interés es más profundo todavía dada la existencia de nuestro hijo que tiene ahora casi dos años. En este pequeño e intenso tiempo de crianza hemos podido aprender mucho de cómo los bebés se relacionan con el sonido y de cómo es una compleja y bella manera de comunicación. Nos parecía interesante llevar a escena todas aquellas pequeñas acciones sonoras y visuales que han despertado el asombro de nuestro hijo durante este tiempo.

➡️ Un poema inspirado en la luna, el espacio y el paisaje sonoro de la noche. En él, suenan, aparecen y desaparecen objetos, animales e instrumentos. Una tela brillante, peluda o floreada. La luna convertida en piedra. Una bandada de flamencos que viene a visitarnos y también un pulpo que surca el cielo estrellado. Un conejo, arroz y hasta un piano raro.

➡️ Una experiencia sensorial. Se trata de un viaje a través del sonido encontrado en las pequeñas cosas. Es un manojo de castañuelas, diez dedales y tres muelles dentro de una olla. Es un papel que se arruga y estira, y también unos palillos chinos que caen desde el cielo.

➡️ Una pieza sensible hacia las lógicas de la primera infancia donde se propicia diálogo con la poesía encontrada en las pequeñas cosas y que forma parte central de sus vidas. Tiene un ritmo tranquilo y contínuo que huye de aquello llamado “estimulación temprana”. Se centra en el asombro que provoca la cotidianeidad más cercana.

➡️ Una creación de Cuneta en colaboración con Vir Roig. Cuneta es un colectivo formado por Alba Murcia y Vicent Pelechano. Juntos se dedican a la experimentación sonora, la creación escénica y la mediación cultural con un marcado carácter social e integrador. Investigan nuevos lenguajes escénicos en relación con el arte sonoro en colaboración con otros artistas como ahora, la creadora y artista sonora Vir Roig.

A cau d’orella no es:

➡️ Exclusivamente para bebés, niños y niñas. La dramaturgia está planteada en diferentes capas para dirigirse también al público adulto que acompaña a las criaturas.

➡️ Una animación infantil. En un presente de imágenes y sonidos a gran velocidad nosotras nos detenemos. Nos detenemos para encontrarnos en aquello imperceptible a primera vista o a primera escucha. Para adentrarnos en un estar lleno de vibraciones y sonidos que se contextualizan allá donde estemos y aquello que hacemos. Sonidos e imágenes que transforman la percepción del tiempo. Nos relacionamos con los ruidos que parece que no estén pero están, con el silencio, con los sonidos espontáneos, con los ordinarios y los extraordinarios.

➡️  Un concierto. Más que un concierto es una especie de diálogo sonoro en el que, aunque existen tramos musicales, no encontraremos canciones infantiles ni letras demasiado pegadizas.

➡️ Una obra pedagógica. Aunque quizá los adultos sí aprendamos a detenernos y volver a asombrarnos, no pretendemos educar ni explicar grandes cosas.