Los cinco libros de este artículo tiene varias cosas en común: están dirigidos a un público infantil o juvenil, cuidadosamente editados, con un afán didáctico y para el disfrute de su lectura no hace falta estar dentro de ninguna franja de edad.

La niña que paró el tráfico
Fabrício Valério / Bruna Assis Brasil
VR Editoras

Transmitir mensajes sin caer en el panfleto facilón debería ser norma obligada en todos los libros, no solo en los catalogados como LIJ. Este lo cumple con creces. Es (como ya se avanza en el título) una reivindicación de la calle para los ciudadanos frente al alocado tráfico (motorizado) que inunda cada rincón. Las ilustraciones de Bruna Assis Brasil, mezclando varias técnicas (dibujo, fotografías, collage….), con un tono tan elegante como cercano y reconocible, podrían funcionar perfectamente sin el texto, dado su alto grado de atracción y fuerza narrativa. (+)

La curiosa librería
Shinsuke Yoshitake
Pastel de Luna

Una librería especializada en libros sobre libros. Lo de Shinsuke Yoshitake es un regalo por el que pasear y volver. Cómo cultivar un árbol escritor, el robot de lectura, el campamento intensivo para libreros, La Cabalgata de Libros Usados, el pueblo donde llueven libros, la Bibliolápida o cómo hacer libros, son algunos de los pasajes que harán las delicias de los amantes del papel impreso y encuadernado. La imaginación, y la diversión puesta a su servicio, del autor japonés convierten este volumen en una pequeña joya. (+)

Ahora jugamos a que somos monos
Barbro Lindgren
Niño Editor

El libro de la sueca Barbro Lindgren es una invitación al juego, a las aventuras, a aprender que solo hace falta creatividad e ingenio para inventar las más peligrosas y divertidas peripecias en, por ejemplo, una selva. Es lo que hacen los dos hermanos que deciden convertirse en monos para pasarlo bien. Ese aire de libertad y desenfado que se transmite en el argumento está presente en cada aspecto del libro, en las desañiladas e imperfectas (y al mismo tiempo adorables) ilustraciones, en lo gamberro de algunos momentos dibujados, incluso en el tamaño escogido y la opción bicolor verde / negro, haciendo imposible no unirse al convite festivo que se ofrece. (+)

Cosas que parecen cosas
Mar Benegas / Alberto Albarrán
Combel

La curiosidad nunca debería abandonarnos en la vida. Ella y la capacidad de sorprenderse siempre han sido motor de muchos estímulos creativos. Mar Benegas (aquí puedes leer una entrevista que le hicimos recientemente) tiene a ambas en un lugar privilegiado de su inquieto cerebro. Inventar e idear historias, sin ponerse límites en el formato o el lenguaje, parece tan importante para ella como el comer o respirar. En este libro, cuenta con la mejor complicidad posible en las ilustraciones de Alberto Albarrán, dando forma a una adivinanza continua porque “a veces, las cosas ¡no son lo que parecen!”. (+)

Un día en el parque
Marta Orzel
La Topera

Este libro es cuatro en uno. Por un lado está la historia que se nos cuenta, una visita a un parque y lo que allí nos encontramos y lo que más le gusta hacer a la protagonista en él. En segundo lugar (y uno de sus mayores atractivos) funciona como un vocabulario ilustrado de todo aquello que podemos ver en nuestro paseo (deportistas, habitantes del estanque, flores y bichitos, pájaros, árboles, comida, plantas, juegos….) con una ilustración por término. También es una unidad didáctica como refuerza el ejercicio final que complemente a los que surgen durante su lectura. Y, finalmente, está la proyección que sobre lo leído se produce cuando salimos a la calle y entramos en un parque. (+)