Xelon XLF. Foto: Lluneta Holmes.

Los trabajos de Xelon XLF (XLF hace referencia al colectivo de artistas murales al que pertenece) son una fiesta. En el sentido del disfrute que conllevan su contemplación. Sea en el campo gráfico, del street art, de la ilustración o de la escultura. Siempre subyace un componente narrativo asociado a ellos. Una historia que puede que nunca conozcamos, pero que no impedirá que cada cual construya la suya propia. En su obra conviven estilos diferentes que, lejos de excluirse, forman parte de una misma manera de mirar. En la mirada de las cosas está casi todo. Sus robots son un buen ejemplo, más humanos que los humanos.

A finales de 2020 publicó Rewrite your code, libro producido por Galeria Sabotage – Vinz Feel Free, que se agotó en su primera edición (está previsto que vuelva a imprenta), “112 páginas en tapa dura con sus mejores murales, obra original, bocetos y textos”. En marzo tiene prevista nueva muestra, esta vez en Caos Community. Para conocerle mejor por dentro, creativamente hablando, le pedimos que nos desvele su ABCD.

A

Amor

Creo que el amor es lo que mueve mi vida, es el combustible que enciende mis motores, amor por las cosas bien hechas, y por hacerlas bien yo. Amor por mis elecciones, aunque sean duras, aunque ser artista es la ostia de duro, amo haber elegido esta vida, porque tengo la suerte de que amo dibujar y me encanta pensar continuamente en crear cosas nuevas y meterme en jardines que no controlo, amo NO ser un asalariado más al que no le motiva nada su trabajo, tengo mucha suerte. Y amo locamente a Célia.

B

Plan B

He aprendido a que siempre hay que tener un Plan B, una alternativa, una opción que te salve cuando al Plan A falla, en realidad hay que tener un plan B, C, D, para saber reaccionar bien frente a los problemas, tengo la capacidad de ser bastante resolutivo y capaz cuando las cosas se ponen feas, además soy rápido y “doctor honoris cum laude” en algo que debería ser asignatura troncal en primaria: Hacer de tus errores, aciertos. Equivocarse no es malo, significa que estás trabajando y ocupado en algo que te conlleva un esfuerzo, que estás fuera de tu zona de confort, aprendes de los errores, hay que saber sobreponerse y mejorar, no encallarse y seguir andando, dar solución, adaptarse, yo no pienso en negativo cuando me viene un palo, (bueno, hay un primer momento que sí) después ya pienso en cómo solucionarlo y sacarle partido, para mí es una de las claves de mi felicidad.

C

Ciencia ficción

De muy niño ya devoraba libros y cuando llegó la ciencia ficción a mi vida fue increíble, recuerdo los primeros libros de Isaac Asimov y realmente flipar muy fuerte con los robots, en realidad todos tenemos la ciencia ficción dentro de nosotros, ¿quién no ha imaginado el futuro alguna vez?, lo que pasa es que yo no he parado de hacerlo y es sumamente placentero practicarlo a diario, uso los robots como medio para transmitir mis inquietudes y mis pensamientos, soy como un buscador de archivos de un futuro que ya ha pasado, es una especie de retro-futuro, una utopía distópica, un futuro atemporal…vaya lío. Lo podréis entender en mi próxima exposición individual en Valencia, en la galería Caos Community.

D

Diversión

Hagas lo que hagas debes intentar pasarlo bien y que sea motivador, en el día a día las cosas ya son bastante duras como para poner más obstáculos en nuestro camino profesional o personal, hay que buscar el lado divertido al trabajo y a casi todo, yo me río mucho de mí mismo e intento tener buen ánimo, lo contrario significa estar mal y no me lo puedo permitir. Siempre he dicho que he venido a este mundo a ser feliz. Pero esto hay que trabajarlo y ser constante, ser feliz es un trabajo en el que ficho todos los días religiosamente, como un funcionario.