Quiosco no es una secta, pero sí tiene mucho de devoción. No andan con vestidos extravagantes ni juran fidelidad a seres superiores, pero como se les cruce una revista, un diario, un fanzine, o cualquier publicación en soporte papel, reíros de los Gremlins mojados después de medianoche.

Quiosco es una iniciativa, más o menos trimestral, surgida para reivindicar el quiosco como lugar en el que comprar publicaciones en papel, pero también como espacio para relacionarse, para saludarse, para hablar, para abandonar un rato la realidad digital. Detrás, Diego Obiol, Pablus y Herminio J. Fernández.

La primera cita fue prepandemia y con Ferida como revista invitada. La segunda hace unos meses con Solo Magazine. La tercera será este sábado, 2 de octubre, a partir de las 18h y, como siempre, en Bangarang y con entrada libre.

Esta vez los invitados son la comeletras Ana Moliz y el huelepáginas Salva Cerdá, que lejos de ser dos simpáticos monstruos de alguna serie de animación, son los responsables del excelso Rayitas Azules, “un blog dedicado al diseño editorial y a la tipografía en todas sus formas y manifestaciones”. Sí, otros enfermos del papel.

Además, como publicación invitada estará la revista literaria y cultural creada por mujeres Dolora que acaban de publicar su número 4.