Alineación actual de Redacción Atómica: Sergio F. Fernández, Rocío Tuset, Mar Espinosa y Sergio Calvo.

La revista digital valenciana Redacción Atómica cumple 10 años informando sobre música, atentos a los que se cuece en la ciudad, para captarlo con sus textos o con sus cámaras. Dos lustros bien merecen una revisión, por eso les pedimos que elijan diez momentos especiales de su trayectoria.

1

✍️ Sergio F. Fernández (director de RA desde 2014)

Cuando en el verano del 2014 Quique Medina me legó los mandos y el destino de Redacción Atómica yo no tenía ni idea de cómo se dirigía una publicación cultural, y más una con tanta solera y con una base de lectores tan identificable. Lo único que se me ocurrió entonces es hacer lo que he hecho durante toda mi vida: rodearme de los mejores y contar las cosas como lo hago yo.

Le propuse a Fran Agulló, Marco Huertas y Fernando Moreno grabar en un fin de semana (aprovechando la tan añorada incesante actividad de festivales y conciertos) un corto documental sobre el sentido de la música, que dio como resultado Membrana. Un año después ganaríamos en el Hollywood International Independent Documentary Awards, pero lo más importante es que con nuestro primogénito estábamos trazando sin saberlo las líneas maestras de lo que han sido todos estos años atómicos.

2

✍️ Iván Navarro (fotógrafo 2015 – 2018)

Hay bastantes buenos momentos que me llevo de mi paso por la Redacción Atómica, que comprendió desde 2015 hasta 2018, pero si me tuviera que quedar con algo, serían las sesiones de fotos que hicimos con los grupos, destacando sobre todo las que servían para dar a conocer los semifinalistas del concurso Vinilo Valencia. La razón principal es descubrir que existe tanto y tan variado talento en esta ciudad y que desconocía por completo, pero también porque siempre se mostraron dispuestos a que probáramos lo que nos apetecía en ese momento, confiando siempre en que iba a salir algo interesante y espontáneo. Y por supuesto a la revista, que en ningún momento me dijo cómo había que hacerlo. Trabajar con ese nivel de libertad hace que salga lo mejor de ti, y por eso les estoy muy agradecido. ¡Larga vida a RA!

June’s Kaleidoscope. Foto: Iván Navarro.

3

✍️ Sergio F.F.

Mi máxima siempre ha sido que para poder hablar de música hay que consumir mucha música, y si es en directo mejor. Incluso antes de comenzar esta aventura en RA éramos unos acólitos a las salas valencianas. Conciertos como el (primero) de Manel en el Loco Club presentando su primer disco, el de Willy DeVille en el Greenspace o el de Andrés Calamaro (también en el Greenspace) presentando La lengua popular siguen en mi top de conciertos de siempre. Por ello, poder llevar a cabo el ciclo de conciertos Mala Vida en la Sala Wah Wah fue algo así como un sueño y a la vez el mejor máster posible: Tórtel y Malva-rosa, Naima y Pablo Casal Group, Soledad Vélez y Manderley, Badlands y Pastore y King Korea y Astronauta protagonizaron cinco citas en las que durante seis meses fuimos pioneros en algo tan sencillo como acompañar la música con vino.

4

✍️ Rocío Tuset (subdirectora de Redacción Atómica desde 2018)

El FIB es para Sergio y para mí una de esas citas marcadas a fuego en el calendario anualmente. En 2018, rodeados de un equipo inmejorable, grabamos junto a la ilustradora Aída Nastiplastic y Fran Agulló un total de 16 entrevistas en cuatro días. Una experiencia maratoniana que nos brindó la oportunidad de charlar con grupos de gran relevancia nacional como Carolina Durante o The Parrots.

En 2019 nuestra alianza con el festival más internacional de la Comunitat Valenciana se selló con el Escenario Redacción Atómica dentro del ciclo “Rock This Town”, celebrado en las semanas previas al festival en las calles de Benicàssim. Contamos para esta ocasión con Johnny B. Zero y We Used To Pray, dos bandas importantes para nosotros. Ese mismo 2019 grabamos tres entrevistas durante el transcurso de festival, repitiendo con Carolina Durante por segundo año consecutivo y conversando con Belako y Wisemen Project.

5

✍️ Sergio F.F.

Pocas veces he contado el inicio de todo: en torno al 2012, cuando aún era estudiando de Comunicación Audiovisual, tuve el placer de conocer a Quique Medina, gracias al programa que realizábamos en RadioCEU, Los que más suenan. Juraría que fue para un aniversario de Vinilo Valencia que se celebraba en la Wah Wah, con McEnroe y Tórtel como maestros de ceremonias. De esta forma, lo que unió la radio tenía que seguir en la radio. En septiembre del 2016 y gracias al respaldo de Play Radio Valencia comenzamos la andadura de Versión Atómica, que duraría dos años, con el equipo formado por Carlos Ortigosa Arnau, Julio Fontán, Rocío Tuset y servidor. Fue una hora de radio en directo a la semana con enormes invitados, siempre con música en vivo, y una de las mejores experiencias profesionales de nuestras vidas. ¡Viva la radio!

Versión Atómica, julio 2017.

6

✍️ Joecar Hanna (redactor 2014 – 2018)

Recuerdo que el primer espacio público (y virtual) en el que pude exponer un poquito de mi mundo interior fue esa sección con la que, si no recuerdo mal, Sergio estrenó su aterrizaje en esta entidad como maestro de ceremonias: “La esquina de la barra”. Un espacio en el que pude exponer, junto con otros músicos, por capítulos, ideas de temática abierta. Fue una experiencia brutal para mí. Tan en serio me lo tomé, que llamé a mi sección “El Confesionario” (único aquello a We Used To Pray). Nadie me había ofrecido la oportunidad de vomitar mis verborreas intrascendentes con formato libre, y lo aproveché para hacer terapia, transformando letras de canciones en texto digerible. Y fue un momento importante, porque me permitió ordenar muchas ideas y tomarlas en serio sobre papel, no solo dejarlas vagar por mi cabeza en horas muertas. Y a cobro revertido, también recuerdo el Singin’ In The Cave al que pude asistir para escribir sobre una experiencia musical surrealista y a tomar fotos y hablar sobre la mística que producía escuchar a Enric Montefusco sobre un bote en una cueva milenaria con todos los demás botes llegando a él como fieles feligreses. Estos dos momentos los recuerdo con mucho cariño en mi paso por Redacción Atómica.

7

✍️ Sergio F.F.

Permitirnos el lujo de crear nuestro propio festival y mantenerlo con el paso de los años es otro de los grandes regalos atómicos. El Atomic Art fue un sueño surgido de una tarde de cervezas junto con Estefanía Mora. La cita nació siendo nómada por naturaleza, por eso creo que no sorprendió a nadie cuando tras las dos primeras ediciones en La Fábrica de Hielo (2017 y 2018) en el 2019 nos mudamos al (ya extinto) Convent Carmen. Lo que sí que nos sorprendió a los organizadores (a Rocío Tuset y a mí) fue el tremendo éxito de la cita respaldado por los extraordinarios conciertos de Filipinxs, Íñigo Soler y We Used to Pray, todos ellos brindando por el arte de Chavela Vargas en el centenario de su nacimiento.

8

✍️ Carlos Ortigosa Arnau (redactor 2014 – actualidad)

Mis buenos recuerdos de Redacción Atómica son como los disgustos que provoca ser valencianista: abundantes. Apenas era un crío cuando junté mis primeras letras en la web, siempre procurando colar las propuestas musicales más ruidosas y garajeras en la línea editorial del Átomo. Luego, cuando cumplí la mayoría de edad, tuve el privilegio de llevar a cabo la humanitaria labor de acudir gratis a conciertos y festivales, regar con cerveza mis coberturas, y ¡además escribir sobre ello! Podría elegir en mi top las noches de radio de los martes en Versión Atómica, la tarde que estrenamos oficina por todo lo alto, o la vez que entrevisté a los Wolf Alice. Pero mi yo más costumbrista me obliga a darle la medalla de oro de todos los highlights a cada momento cotidiano compartido con Sergio y Rocío. ¡Larga vida a la mandanga atómica!

9

✍️  Sergio F.F.

Uno de los mayores placeres de dirigir durante más de 6 años una publicación como RA es ver crecer a bandas y músicos tangibles, esos con los que te puedes cruzar por la calle y siempre te van a devolver el saludo. Johnny B. Zero, es decir, Juanma, Julio, Pablo y Ben son a mi entender la cima del rock estatal del tercer milenio. Yo no tengo ni idea de cómo lo hacen, pero lo hacen. Además siempre han tenido un punto gentil a la par que anti-sistema, cosa con la que siempre me he identificado.

En otra de esas conversaciones entre birras, un día me confesaron que nunca habían tocado en Sevilla (esta cuestión, la de la lejanía musical entre ciudades que por influencias y tamaño deberían estar hermanadas bien merece otra entrada en Verlanga) cosa que me sorprendió bastante, pero a lo que encontramos rápidamente solución gracias a que anteriormente (Diosito bendiga al Monkey Week!) había tratado con Esteban de la Sala X. En definitiva fue un gustazo acompañar a uno de nuestros grupos de cabecera (aunque una DANA nos persiguió desde València) a Sevilla y estar acompañados de la contundencia de The Vibrowaves.

Por cierto, que esto fue el 23 de enero del presente año, pero parece que haya pasado más de una década.

10

✍️  Rocío Tuset

En mitad de una pandemia mundial, posiblemente el peor escenario imaginable para la cultura y la música en vivo, a Sergio y a mí se nos planteaba el reto de celebrar de una manera memorable pero plausible el 10º aniversario de RA. Tras descartar varias ideas, finalmente acordamos que lo mejor que podíamos hacer era conmemorar 10 años de música con más música. Así pues, grabamos durante el verano más raro de nuestras vidas y en colaboración con Carlos Ortigosa, fiel compañero de aventuras durante los últimos años, diez vídeos únicos: Diez sesiones en directo con vistas a la terreta. Bandas valencianas interpretando canciones de grupos estatales de los últimos 20 años. El contar con el respaldo de Turia, una de las marcas cerveceras más concienciadas con la cultura valenciana, nos abrió una ventana de posibilidades y nos ha permitido dar un salto cualitativo a todos los niveles.