Navidad de 2018, seis jóvenes desaparecen en el metro en el mismo lugar en el que un año antes lo había hecho otro chico. Para seguir el rastro de todos ellos, e intentar localizarlos, se cuenta con las imágenes grabadas por sus propios teléfonos móviles y por las cámaras de seguridad del suburbano. Esto es Circular, serie del canal Playz, que estrenó cada capítulo en formato storie de Instagram, y que ahora se puede ver reunida en su Youtube o justo después del siguiente párrafo.

Producida por RTVE y La Caña Brothers, grabada con iphones en formato vertical en el Metro de Madrid, Circular cuenta con adn valenciano, el de su director (Juan Olcina), el del director de fotografía (Nacho Toledo) y el de sus guionistas: el castellonense Jorge Navarro de Lemus y Nacho López Murria, que es quien contesta a nuestras preguntas.

¿Cómo nace Circular?

El concepto de “personas atrapadas en el metro que son amenazadas por una fuerza externa”, nos rondaba desde hacía mucho tiempo, pero no habíamos llegado a plasmar nada sobre el papel. Llegamos a hablar del tipo de peligro que podía ser… Desde extrarrestres, un monstruo muy chungo o incluso zombies, pero nunca llegamos a desarrollar nada hasta que el proyecto interesó a Playz. Cuando empezamos a desarrollar la idea, vimos clara la posibilidad de que fuera una ficción que se consume a través del móvil, que se narra en primera persona y que tiene un formato específico adaptado al canal por el que se emitiera. En este caso, los stories de Instagram. A Playz le gustó el concepto y a partir de ahí empezamos a escribir a contrarreloj.

¿En qué medida os influyó, a la hora de escribirla, el formato, la duración, las entregas y todas las particularidades de emisión que iba a tener?

Pues, prácticamente, en todo. En un primer momento la estructuramos o la pensamos como si fuera una película. A medida que íbamos escribiendo el guión, trabajamos junto a Juan Olcina, director de la serie, pensando de qué manera podíamos sacar más jugo tanto a la historia como a Instagram. Al final, terminamos por dividarla en tres capítulos, que después se convirtieron en cuatro (el programa Misterio Live) más la presentación individual de cada personaje a modo de teasers y nombrado como Capítulo 0, donde se muestra más material que te ayuda a conocer la personalidad de los protagonistas.

En cuanto a la duración, más de lo mismo. No es lo mismo sentarte en el sofá o tumbarte en la cama para ver cualquier ficción que verla a través de un móvil y en vertical. Sabíamos que el formato puede parecer original y aportar muchas cosas a favor, pero también tiene su parte negativa y es, que el móvil lo usas para más cosas: llamadas, whatsapps, etc. Entonces teníamos que generar una historia que de alguna manera no se extendiera en su duración, pero que el tiempo que invirtieras viéndola fuera muy entretenida, y ya si eso, dejarte con ganas de más.

También, sabíamos que a pesar de que se iban subiendo en los stories de Instagram, el destino de Circular sería juntar todo el material como si fuera una mini película-mediometraje para todo aquel que se la hubiera perdido y que se puede ver en Youtube y en la web de Playz.

El hecho de que su primer canal de emisión fueran los stories de Instagram, ¿os hizo resetear todos vuestros conocimientos y principios básicos de guion? ¿Qué reglas vistéis que eran necesarias cumplir? ¿Llevastéis a cabo algún tipo de aprendizaje mirando narrativas en otras cuentas?

Hemos mantenido bastante las estructuras de lo que funciona en el género de terror. Está claro que teníamos limitaciones. A medida que fuimos pensando la manera de lanzar la serie en las últimas versiones del guión, nos dimos cuenta de que no podíamos hacer una presentación al uso, ni ir generando la tensión de manera progresiva. Si subes tres stories en los cuales no “sucede nada”, la gente pierde interés en seguida y esa es una de las condenas que puede tener este tipo de formatos. Teníamos que empezar a lo bestia. Así pues, presentaciones de personajes a través del feed, el primer capítulo ya empieza poniendo la carne en el asador. No digo más para no hacer spoilers.

¿Qué os ha permitido Circular, como guionistas, que antes no habiáis podido hacer?

Lo primero, trabajar conjuntamente por primera vez. Nos conocíamos desde hace años, pero nunca habíamos escrito juntos. Y la verdad es que para mí ha sido lo más bonito. Somos muy diferentes y eso ha ayudado a crear un buen equipo. Jorge es el orden y la lógica. Y servidor, todo lo contrario.

Por otro lado, trabajar dentro de La Caña Brothers, con un equipo maravilloso. Donde todos han sacado lo mejor de sí para sacar el proyecto adelante. Es una productora en la que continuamente están pensando en ponerse retos difíciles, no para demostrar nada, si no para aprender y disfrutar. Por supuesto, nunca imaginamos escribir algo que formara parte de una producción así y encima con toda la libertad del mundo.

De nuevo, los tiempos, tanto de escritura, de preproducción, rodaje, casting… Ha sido una buena paliza, pero repetiría de cabeza. Todo se rodó en cinco días, con dos Iphone y con un plan de rodaje muy medido, ya que sólo podíamos rodar cuando el Metro cerraba sus puertas.

Nacho López Murria y Jorge Navarro de Lemus. Foto: Estefanía Cortés.

Además de la serie hay un especial del programa ficticio Misterio Live sobre los hechos que cuenta Circular.

También lo escribimos nosotros. También a contrarreloj. Fue una idea que llegó casi cuando quedaban días para rodar y la verdad es que ayudaba a entender la historia y a darle otro punto interactivo al espectador. Si Circular transcurre en las navidades del 2018, el programa de misterio se subió como un falso directo que tenía lugar la noche del 30 de diciembre de 2019. Además, contábamos con Marta Aledo, que es una pedazo de actriz y con Clara Alvarado, que toda su parte tiene una esencia a REC muy divertida.

El formato funciona muy bien para el género del terror. ¿Creéis que sería exportable a otros géneros?

Cualquier género es válido para cualquier canal de difusión. Es cierto que un smartphone te lleva a la interacción. Creo que es más importante pensar en aportar novedad en ese sentido más allá del género. Ahí tienes el caso de la serie Eva Stories, una especie de Diario de Anna Frank documentando la Segunda Guerra Mundial gracias a la cuenta de Instagram de una niña. Su propuesta es arriesgada porque podría parecer que no es accesible para cualquier público y la cuenta alcanza más de 1,4 millones. Al final es apostar por una narrativa diferente, nada más.

¿Qué referentes tuvistéis en mente mientras creabáis Círcular?

Hicimos un buen repaso a pelis del género. Sin duda alguna El Proyecto de la Bruja de Blair. También nos gustó mucho la amenaza de It Follows. Queríamos crear nuestra propia amenaza, dotándola de una entidad propia. La visita también estaba en la lista de deberes…

¿Qué importancia tiene PlayZ para las nuevas narrativas, desde el punto de vista de vuestro trabajo? ¿Creéis que sería necesario otro canal, de similares características, enfocado a un público más adulto?

Conocía algunos de los formatos de PlayZ, pero no había indagado demasiado. Me parece que intenta captar, a través de su contenido propio de ficción y otras tendencias, a un público muy, muy joven. Entre las ideas que presentamos para Playz, había una serie con estética K-Pop… Yo no tenía ni idea de lo que era… Cada día surge una nueva tendencia y la verdad es que ellos intentan amoldarse muy bien a ellas. También está la opción de Flooxer, que quizás abre más campo en cuanto a las direcciones de su contenido con series para treinteañeros. Gracias a portales así, jóvenes creadores tienen acceso a poder mostrar sus trabajos. Así que no me importaría que hubieran más canales y que tuvieran un perfil generacional más amplio.

Desde que hicimos Circular le doy vueltas a formatos que pudieras consumir únicamente en pequeños trayectos de metro o bus. He llegado a ver gente en el metro que está escuchando la serie y no viéndola a través de la pantalla de su móvil. Es como que necesitas acabar la historia y da igual si la ves o la entiendes. Tienes que terminar la temporada. Así que más que lo que ofrece PlayZ, habría que pensar en contenido que sea rápido de consumir. Aún así, es mi opinión personal, prefiero leer o escuchar música.

¿Tiene sentido seguir hablando, hoy en día, de webseries en lugar de series a secas?

Creo que no pasaría nada por quitar la etiqueta webserie. Entiendo que se siga usando. Pero al fin y al cabo es una ficción. Creo que al final incluso el creador es el que genera qué tipo de formato, así que, no sé…