“Hot Summer” (Hojoeng Kim).

La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de València (del 10 al 20 de noviembre) ya tiene Sección Oficial. Un total de 12 películas de países como Reino Unido, España, Suecia, Portugal, Francia, Alemania, Hong Kong, Francia o Corea del Sur optarán a los premios a Mejor mediometraje, dirección, guion, interpretación principal, interpretación de reparto, dirección de arte, diseño de producción, fotografía y música. Los films se proyectarán en una sola sesión por día, en La Filmoteca, a las 18 h., y cada pase incluirá tres títulos. A continuación, te hablamos de ellos, de uno en uno:

Aloma i Mila (Tuixén Benet)

Tuixén Benet es guitarrista de Les Sueques y codirectora de la compañía de danza Les filles Föllen, y esas dos referencias están muy presentes en Aloma i Mila, su primera experiencia en el cine narrativo. Con música de Odil Bright y Hans Laguna, y la inspiración de las novelas Aloma, de Mercè Rodoreda, y Soledad, de Víctor Català (Caterina Albert), la cinta nos presenta a “Mila, que trabaja en una tienda de cerámicas de la Nacional 340, donde conoce a Aloma, a quién pide ayuda para buscar un lugar dónde pertenecer”.

Mords-Les (Benoît Delépine, Gustave Kervern)

Es, sin duda, una de las cintas más esperadas de esta edición de La Cabina. No solo por su pareja de directores, los prolíficos, irreverentes y multipremiados Benoît Delépine y Gustave Kervern, sino sobre todo por su protagonista, la gran e inclasificable Brigitte Fontaine, con quien ya habían trabajado en Le grand soir (2012). En Mords-Les da vida a Diogenia que se levanta de su tumba después de 20.000 años y vuelve a su Morlaix natal. En palabras de la propia Fontaine en una entrevista, en el film (cuyo rodaje fue bastante accidentando por encontrarse enferma) ” hay insultos, cosas hermosas y maravillosas del pueblo de Morlay, un teatro subterráneo y estatuas policromadas. Y luego, tumbas con vacas. Hice un espectáculo para vacas. Camino por las tumbas, insultando a todos. La película no tiene ni pies ni cabeza, pero tiene algo más”.

Les Mauvais Garçons (Elie Girard)

La carrera del francés Elie Girard está ligada a ese milagro digital llamado La Blogothèque, con los que ha trabajado en diversas ocasiones. Cineasta bastante prolífico (basta darse una vuelta por su web), en Les Mauvais Garçons coloca la amistad en medio de un kebab con patatas fritas. Cyprien, Guillaume y Victor son tres amigos que ya no quedan casi todos juntos desde que la novia del tercero se quedó embarazada.

An Arabian Night (Pierre Mouzannar)

Un soldado británico. Su última noche como civil. Al día siguiente parte hacia Irak. Un club de tenis. Su futuro a partir de mañana. Con estos mimbres, el libanés Pierre Mouzannar rodó An Arabian Night, su ópera prima, premiada en el Festival de Clermont-Ferrand. Sin ser un film autobiográfico, Mouzannar sí vuelca en la cinta su propia experiencia entre sus dos mundos (vive en Londres desde hace cinco años) e insta a que dialoguen entre ellos, alcanzado incluso a la música con una versión asiática de Satie.

Off Season (Henning Beckhoff)

Presentada en la edición del año pasado del Festival de Berlín, Off Season, del alemán Henning Beckhoff, nos muestra la descomposición de un matrimonio, a punto de ser padres, durante lo que deberían ser unas vacaciones de relax en Sicilia, en un hotel en el que al ser temporada baja está desierto, agrandando de alguna manera, todavía más, la distancia entre ellos.

My World In Yours (Jenifer Malmqvist)

Asidua al Festival de Sundance donde ya estrenó su trabajo de graduación, para la sueca Jenifer Malmqvist el cine es como una religión. En My World In Yours (Min värld i din en el original) nos presenta a Shams y Stella, que están enamoradas. Shams no le ha dicho a Stella que busca asilo, quien casualmente comienza a trabajar en la Junta de Inmigración de Suecia. Durante la entrevista a la primera, la segunda descubrirá la existencia de Hanine, la novia que dejó en Palestina.

Hot Summer (Hojeong Kim)

Producción de Coreal del Sur dirigida por Hojeong Kim, Hot Summer narra la relación entre Boko y Seung-hyun, dos aspirantes a novelistas que comparten un estudio. Un día, Boko descubre que Seung-hyun se relaciona con un escritor famoso, Hee-je, y se pone nerviosa. Para Kim, casi parafraseando a Virginia Woolf, sus intenciones con esta película se podrían resumir con la frase “Cuando persigas tus propios ideales, debes de tener tu propia habitación”.

Destiny Deluxe (Diogo Baldaia)

Lisboa, tres jóvenes, un día. Son los ingredientes que maneja el portugués Diogo Baldaia en Destiny Deluxe para trazar el relato de una generación perdida. Como bien recoge la sinopsis del mediometraje, “a medida que la realidad les sigue fallando, el destino crea un espacio virtual hecho de recuerdos, melancolía y raras ocasiones que conducen a un punto en el que todo puede ser absorbido”.

Lychen 92 (Constanze Klaue)

Hay dos temas que confluyen en la carrera profesional de la alemana Constanze Klaue y que coinciden también en su film Lychen 92: el punto de vista de los niños y las consecuencias que tuvo la reunificación alemana sobre todo para los habitantes de la RDA. Sobre ambos aspectos se construye su película. En el cámping al que van todos los años, el pequeño Mo empieza a percibir las diferencias que existen, sobre todo económicas, entre su familia y la de un amigo, que se estableció en la Alemania Occidental. La ficción se sitúa en 1992 y traza una primera reflexión sobre cómo perjudicó a los ciudadanos de la república democrática aquella unión y cómo a partir de ello se puede entener mejor la realidad actual con el auge de la extrema derecha.

Pyrale (Roxanne Gaucherand)

Pyrale llega a La Cabina con el recién Premio del Público Joven del certamen Curtocircuito 2020, de Santiago de Compostela, en el bolsillo, ganado este mes de octubre. La historia nos traslada al verano de 2016, a la Provenza, donde una misteriosa plaga de polillas del boj lo arrasa todo. Mientras fuera parece que el mundo se derrumba, refugiadas en una casa, dos amigas de la infancia viven su despertar sexual. Gaucherand acompaña esta doble realidad de distintos formatos narrativos, que van del documental al thriller.

The Withering (Yuen Chi Him)

El cineasta hongkonés Yuen Chi Him cuenta The Withering una historia que podría ocurrir (y ocurre de hecho) en cualquier otro lugar del mundo, como si alfinal la globalización la condujera la precariedad y las desigualdades sociales. En el film, conoceremos a “Hung, guardia de seguridad de un centro comercial, que vive en un pequeño apartamento subdividido con su esposa, Ping, camarera a tiempo parcial, y su hijo. Hung nunca desiste en su lucha por conseguir un alojamiento digno y asequible, pero la vida de la familia se complica cuando Ping descubre que está embarazada, les obligan a dejar el piso y no pueden encontrar uno nuevo”.

Masel Tov Cocktail (Arkadij Khaet, Mickey Paatzsch)

Dima es un emigrante ucraniano judío que vive en Alemania desde que era niño. Un día, en los baños de su escuela, un compañero de clase bromea sobre su circuncisión y sobre cómo los nazis gasearon a los judíos. Dima le pega un puñetazo y le rompe la nariz. Es expulsado y conminado a pedir perdón al agredido. ¿Qué ocurre después? Os dejamos como pista la ocurrente sinopsis de Masel Tov Cocktail: “Ingredientes del cóctel Mazel Tov: 1 judío, 12 alemanes, 50 ml. de cultura de la memoria, 30 ml. de estereotipos, 2 cucharaditas de patriotismo, 1 cucharadita de Israel, 1 falafel, 5 piedras de tropiezo, una pizca de antisemitismo. Instrucciones: poner todos los ingredientes en una película, llevar a ebullición y agitar vigorosamente. Acompañar con música klezmer. Sugerencia de presentación: flambear antes de servir; degustar en el cine. 100% kosher”.