comer

Y de repente, un cocido

Se traspasa la puerta y al habitual ronroneo de la televisión se suma el de un lleno absoluto en las mesas, entregados los comensales a devorar las viandas que aún lanzan pequeños destellos de humo. Es el bar La Luna, en la calle Río Arcos, y los lunes toca cocido.

Cargando

PUBLICIDAD

Boletín


Empieza el fin de semana con una selección cultural que incluye noticias, fotografías, historias y mucho más.



* Campo obligatorio

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD