Fargo

En busca de la ética perdida

Hay un tipo de periodismo al que la verdad le importa poco. Se mueve con el único fin de convertir en ciertas sus obsesiones. Hay un tipo de periodismo que huele muy mal. Hay que acercarse a él con una mano en la nariz.

Sonia Rayos

«Nací un día diez, era domingo, estos datos son importantes para entender por qué tengo tanta suerte en la vida. Mi apellido es Rayos, no es un pseudónimo. De pequeña era una carga, no por los compañeros de clase, sino por los profesores. Hoy me encanta ser Rayos», así se presenta la arquitecta Sonia Rayos mientras se toma un vermut.

Cargando

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Boletín


Empieza el fin de semana con una selección cultural que incluye noticias, fotografías, historias y mucho más.



* Campo obligatorio

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD