Me llamo Jorge Alamar, nací el 16 de diciembre de 1985 en el hospital de El Puerto de Sagunto al que llaman la Mini Fe. Los primeros 4 años de mi vida fueron en Puzol, apenas tengo recuerdos de la escasa luz que había en la cocina, de los campos de naranjos de enfrente que tenían una parte de descampado y de llenar el vídeo VHS de lápices de colores pensando que así funcionaría. Después, pasé el resto de mi infancia en el barrio de San Blas en Alicante, donde fui muy feliz hasta que 9 años después mi madre y mi padre decidieron volver a València, concretamente a Massamagrell, un pueblo a unos 10 km de la capital donde estaba gran parte de mi familia. Al principio el cambio no fue fácil pero poco a poco fui conociendo a quienes aún son mis amigos y todo volvió a cobrar sentido. A los 12 años también conocí gracias a mi tío Vicente a una tal “fotografía” y desde entonces nuestra relación es cada vez más libre, más intensa y más divertida. Llevo un tiempo pensando que lo que más me interesa del mundo es conectar, también lo que más hago de manera consciente e insconsciente, y la fotografía es un medio de transporte maravilloso que me va llevando de una cosa a otra, es mi tabla de surf. En las olas hay ideas, imágenes, personas, sentimientos…y en la orilla exposiciones, textos, charlas, clases, publicaciones…Desde hace 7 años vivo de forma estable y feliz en el barrio de Nazaret en Valencia.

 

Un disco: Diferente, de El Niño Miguel.

Una película: El Verí, de Mar Reykjavik, 2018. Aunque no es una película convencional porque no asume las normas sociales que dictaminan cómo ha de ser una película, de otras maneras es una película. Tengo un buen recuerdo de cuando fui a verla porque a partir de ese momento conocí a Mar, que ahora es mi amiga y una de las personas que más logran agitar mi cabeza.

Un montaje escénico: La actuación de María Salgado en el Ladyfest 2016. No estuve en directo pero desde YouTube la he visto muchísimas veces, me encanta.

Una exposición: A finales de febrero fui a “Luz de Domingo”, en València. Una expo colectiva y clandestina cuya existencia me llegó por WhatsApp, de la que no puedo revelar quién la organizó ni dónde. Duró desde la salida hasta la puesta del sol y me gustó mucho el espíritu que transmitía: cariño, humor, cercanía, sencillez…La visita guiada estuvo muy bien, cosa que casi nunca suele pasar. Es la última que sigo recordando.

Un libro: Y tú, ¿por qué eres negro?, de Rubén H. Bermúdez.

Una serie: Llevo bastante tiempo sin poder ver series, soy incapaz de mantener la atención. Pero hace justo un año, durante la cuarentena, vi de principio a fin Dawson’s Creek y me pareció maravillosa.

¿Quién te gustaría que te hiciera un retrato?
La fotógrafa Ariadna García.

Una app: iVoox

.

Una comida: Ahora que llega el verano me vuelve a apetecer mucho una buena ensalada.

Un bar de Valencia: El Mesó (Calle Alta del Mar, 58).

Una calle de València: Diré un lugar concreto…El Tinglado nº2 y sus alrededores, donde la gente va a patinar y demás. Me da mucha alegría el ambiente que hay.

Un lugar de València que ya no exista: La playa de Nazaret.

¿Con quién te tomarías un vermut? No me gusta el vermut, pero si yo puedo elegir otra cosa, con quien me lo proponga.