Arte Exposiciones

Cuando las hermanas Martí plantaron cara al poder a caceroladas

“Dones Valentes”, Maribel Domènech.

Tres mujeres, las hermanas Martí, protagonizando una cacerolada a la puerta de su casa de El Cabanyal. Una casa sobre la que pendía la amenaza de la desaparición por el plan del anterior equipo de gobierno municipal que pretendía la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez hasta el mar. Eso es lo que reproduce la obra de Maribel Domènech (artista, doctora en Bellas Artes y catedrática de Escultura de la Universitat Politècnica de València) que ocupará el vitral del MuVIM hasta el mes de noviembre. Su título, Dones valentes. “Con la traducción al castellano se suele perder ese matiz”, asegura Rafael Company, director del museo, “pero decir en El Cabanyal que una mujer es ‘valenta’ implica una connotación admirativa. Un modelo a seguir”.

La obra se puede contemplar en el hall del museo y está protagonizada por esas tres mujeres mayores vestidas de negro, de pelo blanco y rostros sonrientes, tocando la cacerola a la puerta de su casa contra la amenaza de derribo de su casa, construida por sus padres en 1908. En las manos llevan objetos cotidianos como mazas, cacerolas, martillos, que en aquellos días” se convirtieron en instrumentos de resistencia”, apostilla Maribel Domènech. Por eso mismo aparecen destacados en rojo en el vitral. Para la artista, las hermanas Martí representan a todos y todas las vecinas: su actitud, su fuerza y dignidad visibilizan el poder de la resistencia y del movimiento vecinal. Una resistencia que no fue baldía: “La casa se mantiene en pie y allí sigue viviendo la única de las hermanas que sigue viva, Pepa”.

“Cuando se habla de movimientos sociales”, apunta Maribel Doménech, “de salir a la calle para protestar o reivindicar algo, se suele pensar que se trata de acciones protagonizadas por gente joven y mayoritariamente masculina. Pero la realidad es que el grueso de esas reivindicaciones lo conforman mujeres y, en un número significativo, mujeres mayores. En mi obra yo he querido rendir homenaje a esas mujeres mayores que no han perdido el espíritu de lucha y rebeldía”.

La muestra del Vitral del MuVIM, comisariada por Elena Plaza, se complementa con Reina 135, en alusión a la calle de El Cabanyal y el número de la vivienda, un vídeo de 2001 de Pedro Ortuño en el que aparecen dos de las hermanas Martí (Lola y Antonia) relatando ante las cámaras las vivencias transcurridas en la casa que el plan urbanística pretendía derribar. Un documental “de gran valor etnográfico”, ha resaltado la artista. Otro vídeo, titulado Acción continua, repasa a su vez la trayectoria artística de Maribel Doménech.