Escenarios Exposiciones Música

La Mostra Viva del Mediterrani hace balance

Aplec de Dansa. Mostra Viva del Mediterrani 2018. Foto Vicent Gregori.

La Mostra Viva del Mediterrani finalizó el pasado domingo demostrando que la cultura es más fuerte que cualquier inclemencia meterológica. Durante casi 20 días, la sexta edición del certamen inundó la ciudad de música, danza, circo, literatura, arte, narración oral o formación educativa. Llega el momento de hacer balance y mirar hacia el año que viene. Nosotros preguntamos y Vicent Gregori, Coordinador de Mostra Viva, responde.

Balance de la edición de este año

A falta de un balance pormerorizado que haremos en la Junta Directiva de la asociación, el resultado de esta sexta edición podemos calificarlo de exitoso. El aspecto organizativo ha funcionado sin incidencias, a pesar de que hemos tenido que buscar alternativas de espacio para algunos actos y suspender algún otro a causa de la lluvia. La asistencia de público ha sido notable, en especial a la Mostra d’Arts del Carrer, la Trobada de Música y el Aplec de Dansa. La repercusión mediática ha sido enorme: los medios de comunicación han informado puntualmente de las actividades y novedades programadas. También la nueva televisión pública ha cumplido su papel de información de proximidad. En suma, Mostra Viva del Mediterrani ha alcanzado un nivel de madurez que responde a una necesidad de la ciudadanía. Lo que nos obliga a mantener y mejorar esta cita en el futuro.

Lo mejor

Por una parte, las actividades de circo en el jardín del Turia han reunido miles de personas en torno a sus espectáculos. La Trobada de Música se ha internacionalizado al contar, junto a los músicos valencianos, con tres grandes cantantes de países mediterráneos: Elena Ledda, Cigdem Aslan y Amira Medunjanin. Y la nueva experiencia de la Danza ha superado las expectativas, tanto en las acciones de calle como en las sesiones en sala, en las obras de repertorio como en las nuevas experiencias de fusión creadas exprofeso.

A mejorar

Debemos mejorar la conexión con alumnos de los conservatorios de música y danza para aprovechar mejor los talleres y master class, organizados para darles la oportunidad de intercambiar experiencias con músicos y bailarines que solo podrán conocer en los días del festival. También abriremos una reflexión sobre la conveniencia de concentrar las actividades en el tiempo -han sido tres semanas- y el espacio, hemos ocupado siete sedes.

Edición de 2019

Empezamos a trabajar hace meses en un anteproyecto, con ilusión renovada. Si nuestros patrocinadores mantienen su apoyo, hemos concebido la séptima edición con novedades significativas que ampliarán el carácter interdisciplinar, el intercambio internacional y el sabor mediterráneo del festival.