Inmersión placentera en papel

Input 01

Fotos: Eva M. Rosúa.

Hay revistas de largo recorrido y revistas que se leen de un tirón y, después, o se archivan o se reciclan en el contenedor azul. Input pertenece al primer grupo. Con sólo dos números ha conseguido eso por lo que los publicistas del mundo matan: crear marca. Un lujo al que aspira cualquier producto editorial y que se traduce en que la gente lo adquiere, independientemente de su contenido, porque confía en la labor selectiva de sus responsables. En esta segunda entrega son varios los que invitan a la inmersión placentera entre sus páginas, dejando las prisas para otra ocasión.

Hugo Álvarez es el director de la publicación y quien nos descubre cómo surgió el proyecto: “Una chica que me gustaba me propuso matricularme en una asignatura optativa de arte con ella. Ella lo hizo por curiosidad (pero sacó mejor nota) y yo empecé a considerar el arte como un campo de investigación. Ahí empezó todo. Muchas veces he pensado que si la filosofía era la teoría, la acción tenía que ser la política. Después pensé que si la filosofía es la teoría, la acción puede ser también el arte. Creo que en España no sobran este tipo de iniciativas, hay mucha gente haciendo cosas interesantes y tienen que salir publicaciones contemporáneas que den cuenta, reflexionen y promuevan esa nueva actividad cultural”.

Input 02

Contar, reflexionar y promover. Tres verbos que podrían aparecer junto a la cabecera de esta revista de arte y cultura contemporánea. Muchas veces las intenciones se quedan en las mesas de reuniones y el ombliguismo acaba rebosando con artículos firmados por colaboradores que imponen, en su texto, su ególatra protagonismo. En Input no ocurre eso. Basta escoger cualquiera de las magníficas entrevistas recogidas en este número para comprobarlo. Las preguntas están al servicio de la conversación y no como objeto de lucimiento del que las realiza. “En Input, desde el principio, la entrevista se consideró algo esencial, es un género que es necesario potenciar. Tenemos que leer muchas entrevistas de gente que lo está haciendo bien y tiene algo que contar, algo de lo que aprender, caminos que sirvan como ejemplo o inspiración. Es más fácil asimilar algunas cosas o creerlas cuando nos la cuenta una persona en una entrevista, en un diálogo vivo. Le damos mucha importancia a esto por tanto, e intentamos que sean lo más interesantes posible”, explica Álvarez.

Input 03

Y así son. Imposible no releer lo que cuenta Esther Ferrer (Premio Velázquez de Artes Plásticas hace unos días), tomar notas de todo lo que menciona María Pallier, directora del programa “Metrópolis” o paladear la coherencia del arquitecto Iñaki Ábalos, por poner algunos ejemplos. Los artículos mantienen ese nivel de interés con fidelidad a la tríada mencionada al principio del párrafo anterior, giren en torno al aura, Marina Abramović o Ed Atkins. Contenidos poco manidos con un enfoque, además, distinto. “En mi opinión, en la revista colaboran algunos de los mejores escritores de arte y cultura contemporánea de esta generación. La mayoría tienen menos de 40 años, están sintonizados con lo que se hace fuera y están generando la nueva teoría del arte, la nueva reflexión crítica, el nuevo periodismo cultural. Lo que hace diferente a Input, suelen decirnos, que es a la vez fresca y rigurosa. Pues intentamos seguir esa línea: que sea potente teóricamente y al mismo tiempo interesante por el tratamiento sugestivo y transversal de los temas y la propia diversidad de temas. A veces no es tanto decir cosas distintas o tratar temas distintos, a veces es solamente una cuestión de cambio de modo, de mirada o de tono. Input es un medio de expresión para nuevas voces y nuevos modos. Queremos que el lector de Input tenga en sus manos una publicación que le cuente algo distinto y mejor que el resto de información sobre cultura contemporánea que circula y que represente un espíritu nuevo”, especifica el director de la revista.

Input 05

Input cede un espacio a algunos artistas (Luce, Julia Mariscal o Ricardo Cavolo, por ejemplo) y les deja intervenir en la publicación con total libertad, reforzando su compromiso con el arte y el respeto al creador. Unas páginas que quedan perfectamente integradas en el resto con total normalidad. Un acierto que no se hayan presentado como un suplemento o algo similar. Algo habrá tenido que ver en ello Estudio Menta, encargados del diseño de este número dos. “La idea era redefinir el diseño editorial. El primer número tiene un diseño excelente pero queríamos un cambio hacia un concepto más de revista y un aire nuevo hasta alcanzar la personalidad propia de Input. En las reuniones con Menta comentamos objetivos y pautas, y ellos han hecho su trabajo y le han dado un carácter propio en la línea planteada. Una revista es una suma de aportaciones y perspectivas: fotográfico, textual, editorial, comercial y de diseño. Al final todas esas perspectivas están supeditadas a la experiencia del lector, que tiene que ser la mejor posible. Pero no cabe duda de que la tarea y la aportación profesional del estudio es básica y tiene una responsabilidad central en el producto físico. Estamos muy contentos trabajando con Estudio Menta y se encargan también del número 3”, puntualiza Álvarez.

Los dos números editados, hasta la fecha, de Input podéis adquirirlos en la Librería Dadá, el paraíso para cualquier revistófilo que se precie de serlo.

Logo_dadaMuVIM
Guillem de Castro 8. 46001 Valencia
Telf: (+34) 963 515 138
www.libreriadada.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.