Los recuerdos musicales de La Familia del Árbol

Ilustración: Eva M.Rosúa

Ilustración: Eva M.Rosúa

La Familia del Árbol son Nacho Casado y Pilar Guillén. Su disco La montaña y el río es una hermosa colección de canciones que te arrullan con mucho mimo y sentimiento. Canciones pausadas, bucólicas, delicadas, intensas, bonitas, envolventes, ricas en matices, y mil cosas más. Grabaron una soberbia versión de Harry Nilsson que entenderas mejor después de leer estos recuerdos musicales. Recuerdos desde que eran pequeños hasta hoy, de cinco en cinco años.

Nacho-  La música siempre ha estado ahí desde que era un niño hasta adulto, algunas veces sin poder evitarlo y otras consciente de que ese momento era especial. Esta tarea es muy complicada porque tenemos la cabeza llena de canciones.

De 0 a 5 años:
Sin duda mi recuerdo más musical cuando era niño es Barrio Sésamo y sus canciones. Me gustaba mucho cuando hacían eso de “1,2,3,4,5,6,7,8,9,10,11,12 uhhhuhhh 12”. También el principio de Bugs Bunny (el episodio por ejemplo que molesta a un tenor) o Hanna-Barbera que eran muy chulos. En realidad me gustaban todas las canciones de los dibujos.

De 5 a 10 años
Varias generaciones fuimos marcadas por La Bola de Cristal y El Planeta Imaginario. En aquel momento, música y televisión iban juntas y me gustaban muchísimo, más que ahora mil veces. Todo eso ya es mítico, yo flipaba de verdad. También me sabia todas las canciones de David el Gnomo, D’Artacan, Willy Fog, Ulisses 31, Sherlock Holmes… el que se acuerde de todo esto seguro que también se preguntaba, en la época, ¿por qué un perro monta a un caballo?. Pilar era muy fan de Rainbow Brite, Candy, Los Diminutos, Enrique y Ana, Parchís y todas las canciones de los anuncios que emitían en esa época.

De 10 a 15 años
Aquí ya empecé a interesarme más por la música, primero por el breakdance, por los grupos de la radio rollo Milli Vanilli,…jajajajaja. Mis hermanos escuchaban desde Iron Maiden, Queen, Michael Jackson, Tears for Fears, Pet Shop Boys o flipaban con OMD y mi hermana a The Pasadenas, Rick Astley o los New Kids on the Block. Mis padres ponían vinilos desde la E.L.O, The Beach Boys, Beatles pasando por Paco de Lucia, Chiquetete o grupos españoles de los 60´s como Los Brincos, Julio Iglesias, Pekenikes y Roberto Carlos. La verdad es que estaba hecho un lío, los ochenta fueron una época muy musical, había de todo y muy exagerado como esas baterías con reverb!!!!…

Recuerdo una cosa muy guay y es que un tío mio vivía en Alemania y siempre nos traía cintas de vhs grabadas con vídeos musicales, ahí fue la primera vez que vi a The Smiths, The Cure, Blondie, Joy Division, Billy Idol, Modern Talking, cosas de la época. En la tele había muchos programas de vídeos y cada día descubrías algo nuevo. Mi mejor amigo y yo compartíamos la afición por el basket, la NBA. Él comenzó a coleccionar Clásicos del Soul y fue ahí cuando me enamoré de la música negra desde Marvin Gaye, The Temptations, Smokie and the Miracles… gracias Miguel!

De 15 a 20 años
Aquí ya estaba un poco cansado de la música tan comercial y empecé a investigar por mi cuenta. Entonces cayó en mis manos un libro de partituras de Lennon, “Solo Years”, y me metí de lleno con los clásicos: The Beatles, The Doors, Led Zeppelin, The Byrds, Creedence. Casi al mismo tiempo llegó el grunge. Escuchaba grupos como Pearl Jam, Nirvana y cosas así, pero fue cuando ví en Canal Plus un vídeo de Oasis (era Live Forever) y pensé: Dios cómo se parecen a los Beatles!. Me pegó fuerte por grupos como Blur, The Bluetones, Supergrass, Pulp, Suede, The Charlatans, The Verve, Ocean Colour Scene, Kula Shaker, SuperFurry Animals, el BRITPOP me encantaba!!!

Pilar me regaló un radiocasete (no tenía reproductor de cd todavía), grabábamos cintas y nos pasábamos muchas tardes en mi cuarto escuchando a esos grupos y “hablando”. Como anécdota de esa época, fue cuando trabajé en un taller de zapatos y todas las tardes ponían un programa de radio, creo que se llamaba Las tardes de oro. Bueno el caso es que ponían clásicos de los 70 americanos y acabé amando esa música, que hasta entonces desconocía, como por ejemplo Harry Nilsson, Gilbert O´Sullivan, Carpenters, America, Tood Rundgren, 10cc.

De 20 a 25 años
Hay dos anécdotas con discos que me hicieron gran fanático de la música de los 60´s. Una fue que no tenía ni un duro y cada vez que acompañaba a mis padres a comprar a “Continente”, les metía en el carro de la compra un cd sin que se dieran cuenta. Uno de los que mas alegrías me dio fue uno de los Byrds, uno de mis recopilatorios favoritos, llevaba a David Crosby, Gene Clarck… Me adentré en los sesenta y setenta de forma más seria y no he parado hasta entonces: The Beach Boys, Love, The Zombies, The Kinks, The Hollies o el Harvest de Neil Young que, lo compré por su portada y, me marcó profundamente o el Pet Sounds, el mejor disco de pop de todos los tiempos. Discos que te dejan tocado por siempre, por lo menos a mí, que no he parado de escucharlos desde entonces.

Otro momento chulo fue ver el video de The Verve de Bettersweet Simphony. Fue el primer cd que le regalé a Pilar.También tuve mi época “beatlera” de escuchar mucho el álbum blanco a todas horas. Aprendí mucho de otros estilos. No fui ajeno a todo lo indie y me gustaban muchas cosas, pero la verdad es que tenía tanto que escuchar, que no escuchaba un estilo en exclusiva. También salió el OK Computer que a todos mis amigos nos gustaba, Radiohead era lo más. Había otras cosas como el shoegazer, postrock que me gustaban: Low, Slowdive, My Bloody Valentine, Ride, Mogway, Sigur Ros o The Flaming Lips. Recuerdo ver a grandes bandas en el FIB esos años, no nos perdíamos ni uno desde el 97, el concierto de Björk que vimos Pilar y yo fue apoteósico.Una cosa buena por aquel entonces era eso, ir al FIB a descubrir grupos y a ver otros. Pilar y yo hemos pasado momentos de autentico éxtasis viendo a Suede, Primal Scream, Doves, Pulp, Sonic Youth, SuperFurry, Low, Mercury Rev, Mogwai, Jesus and Mary Chain, Blur, Belle and Sebastian.. eran tiempos muy locos, jajaja.

De 25 a 30 años
Aquí ya con todo vas ampliando e investigando, si cabe mucho más, lo más significativo, y fue muy poco a poco mi interés por la música folk y el pop barroco. Quizás a raiz de escuchar a Midlake y su segundo album; y reencontrarme con Crosby, Stills and Nash o Neil Young; con Donovan por Belle and Sebastian; Fairport Convention, Simon & Garfunkel, The Incredible String Band, Bert Jansch, John Martyn, Dylan, The Band; y sobre todo a Nick Drake, que ya tenía sus discos desde hacía años, pero en ese momento canalizaron todo lo que buscaba en la música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.