Un vermut con...

Álvaro Pons

AlvaroPons01

Soy Álvaro Pons y en mi personalidad pública, dedico mi tiempo a dar clases en la Facultat de Física de la Universitat de València y a investigar sobre la visión humana. Pero en mi identidad secreta soy lector de tebeos irredento que se dedica a todo lo que tenga que ver con las viñetas: hago crítica de tebeos, escribo en el blog La Cárcel de Papel, monto exposiciones, escribo libros, doy charlas… Todo lo que sea hablar de tebeos, disfrutar con ellos, me vale.

Un disco: Reconozco mi analfabetismo funcional musical. Apenas escucho música cuando trabajo y mis gustos se circunscriben al jazz más clásico. Creo que el disco que más veces he escuchado es el “Singing the blues” de Billie Holiday, seguido muy de cerca por Charles Mingus y su “Mingus Ah Um”.

Una película: Imposible decir una, pero te doy dos que me sirven indistintamente para alegrarme el peor de los días: “Cantando bajo la lluvia”, de Stanley Donen y Gene Kelly, y “Mi vecino Totoro”, de Hayao Miyazaki.

Un libro: Un cómic para ya mismo: “Chapuzas de Amor”, de Jaime Hernández, uno de los libros más emotivos que he leído en años. Y de literatura, mi lectura preferida es “La escopeta de caza”, de Yasushi Inoué.

Una serie de tv: Ahora me estoy enganchando a esta maravillosa época de series prodigiosas, pero en mi corazoncito ninguna ha podido desbancar el encanto decadente de “Retorno a Brideshead”.

Una serie de dibujos de tv: ¡Todas! Me encanta ver series con mi hijo pequeño, estamos en una época dorada en la que es difícil elegir, pero creo ahora mismo que me quedaría con la locura destroyer de Tito Yayo.

Una revista: Sentimentalmente, Cairo. Definió una utopía, que los tebeos eran parte del tejido de los sueños. De hoy, sin duda, con Orgullo y Satisfacción.

Un icono sexual: Jean Simmons, sublime en “Angel Face”. Busquen imágenes y sabrán por qué.

Una comida: Canelones. Nuff said.

Un bar de Valencia: Huy, me pillas, soy muy poco de bares. Cualquiera en el que hagamos la tertulia de tebeos de los viernes.

Una calle de Valencia: Las de Ruzafa, el barrio en el que crecí y el barrio en el que vivo.