“Pèls de colom”.

Lleva València unas semanas como la capital no oficial de la danza. Los festivales Circuito Bucles, Dansa València y 10 Sentidos, este de manera intermitante, han ido llenando la cartelera de propuestas en torno a esta disciplina artística. Esta semana, el protagonismo se extiende además por varias de las salas de la ciudad, incluido un museo.

Asun Noales (con el reconocimiento como mejor bailarina en los Premios de las Artes Escénicas Valencianas por Vigor mortis aún fresco) dirige y coreografía La mort i la donzella en el Rialto (del 18 al 29 de noviembre), una revisión contemporánea del cuarteto de cuerda nº 14 en Re menor de Franz Schubert.

La compañía valenciana eLeCeDe afirma que se mueve “entre la cultura kitsch y la cultura trash” y quieren “reivindicar el carácter más popular y cotidiano de movimiento”. Su primera producción, Pèls de colom, que llega a La Mutant (del 20 al 22 de noviembre), se sumerge en el mundo de la danza, “una mezcla ácida donde lo “trendy” y lo “obsoleto” se convierten en dicotomías imposibles”, con dirección, coreografía y dramaturgia de Albert García Saurí y la participación de la grafitera Julieta XLF como artista circense e intérprete.

También en salas, LP (Carme Teatre, del 19 al 21 de noviembre), un solo de danza a cargo del catalán Arnau Pérez, sobre cómo “las limitaciones físicas abren el camino a nuevas experiencias con el cuerpo y su movimiento”; y Raíces de nacar (Sala Off, 19 de noviembre), espectáculo flamenco de En Clave de Clot, con un repertorio que combina a Tchaikovsky, Bach o Sarasate con Osvaldo Farrés, Miguel Gallardo o Juan Mostazo.

Una cita ineludible para testar la salud de la danza es el Cicle Migrats Dansa, que alcanza su cuarta entrega (comenzó la semana pasada y se prolongará hasta la que viene) y ocupa la Inestable del jueves 19 al domingo 22, con Sara Fondevila, Antes Collado o Elvira Madrigal, entre otros.

El menú se completa con la exposiicón Glacial Decoy, Robert Rauschenberg – Trisha Brown, que se inaugura en el IVAM este jueves. “Glacial Decoy es el título de la coreografía que la bailarina Trisha Brown estrenó el 7 de mayo de 1979 en el Children’s Theatre de Minneapolis”, obra que supuso un punto de inflexión en la carrera de Brown y que ahora es el eje sobre el que se desarrolla la muestra que incluye obras de arte, fotografías, revistas, grabaciones de la coreografía con la proyección de seiscientas veinte diapositivas, en cuatro pantallas…

Que ustedes lo bailen bien.