¿Qué?

En un pueblo manchego, de cuyo nombre nadie se acuerda, se esfuerzan por no desaparecer para siempre. Abandonado en medio de la España vacía, con malas comunicaciones y escasos servicios, su único patrimonio está en su pasado: ser la cuna del más famoso caballero andante, el ingenioso don Quijote de la Mancha.

La aparente intención del Gobierno de edificar un Parador Nacional de Turismo abre una ventana de esperanza para el pueblo, que se lanza a luchar por ser el lugar elegido para su construcción. De natural escéptico, con fuerte tendencia a la ironía y a cierto grado de locura, el pueblo entero decide armarse caballero andante y, haciendo honor a la memoria de su ilustre antepasado, pelear contra los gigantes que lo amenazan y alcanzar la gloria con todos los merecimientos posibles.

¿Quién?

La compañía aragonesa Teatro del Temple con una trayectoria de más de cuarenta obras (desde que en 1994 representaron Rey Sancho) son los responsables de Don Quijote somos todos.  Según sus propias palabras, “la originalidad de nuestra propuesta radica, en primer lugar, en su punto de vista. Con un tono de comedia crítica heredera de Cervantes, pero también de algunos de sus discípulos aventajados como Berlanga, Rafael Azcona o José Luis Cuerda, convertimos a don Quijote en un sujeto colectivo, encarnado en todo un pueblo que, en medio de su lucha por la supervivencia, experimenta alguna de las más famosas aventuras del ingenioso higalgo. Episodios como los molinos de viento, los galeotes o la cueva de Montesinos… adquieren en nuestra propuesta una nueva perspectiva, alumbrando una reflexión mordaz y desprejuiciada sobre nuestro propio quijotismo patrio”.

Carlos Martín firma la dirección, a partir de un texto de José Luís Estebán. Los dos forman parte del reparto junto a Félix Martín, Minerva Arbués, Francisco Fraguas, Irene Alquezar y Gonzalo Alonso.

¿Cuándo y Dónde?

Don Quijote somos todos se podrá ver del 18 al 22 de noviembre, en el Teatre Talia. Entradas aquí.